UNA "PRIMERA LÍNEA" TRAICIONA AL SENADO