UN FIERRO CALIENTE PARA EL GOBIERNO