LULA, DE NADA TE VALE