LOS “JUSTICIEROS” DIGITALES


VOXPRESS.CL.- El gran movimiento político/social del cual mucho se hablaba, pero que nadie visibilizaba, irrumpió con fuerza y sorprendió a medio Chile en las elecciones parlamentarias y la presidencial: el partido “De la Gente” (DLG). Su candidato en ausencia, Franco Parisi Fernández (54), ocupó el tercer lugar con un 16% de los votos, superando a los representantes de los conglomerados que gobernaron durante tres décadas. Para mayor abundancia, logró elegir a seis diputados.

Muy pocos, excepto una cuestionada encuestadora que terminó siendo matemáticamente certera, soñaron siquiera con la perfomance de un colectivo muy masivo que se sabía de su existencia, pero que nunca había sacado la cabeza a flote, como lo hizo ahora. Hasta el domingo 21, sólo se conocía de la persistencia de su fundador en ser candidato presidencial, con el conflictivo agregado de que en esta última ocasión le fue impedido pisar suelo patrio por existir una orden de detención en su contra por una millonaria deuda de pensión alimenticia.


“No es indispensable que yo esté allá” aseveró vía Zoom desde Alabama, su lugar de residencia desde 2016. Nadie lo entendió, ni menos comprendió una situación tan singular e inédita, salvo él mismo y los 43 mil militantes. “De la Gente” es una colectividad registrada desde el 2016 en el SERVEL y que le costó una enormidad constituirse como tal; está a lo largo de todo Chile y además de un presidente y un Consejo Nacional, cuenta con Consejos Regionales.


Tiene la militancia más participativa del país, porque ella se expresa y vota por internet -e-mail, facebook, twitter-, y hasta las reuniones las hace digitalmente. La reciente campaña presidencial de Parisi y la parlamentaria se realizó a través exclusivamente de la web. Muy pocos le creyeron al candidato cuando, desde Estados Unidos, informó que “estoy seis horas diarias comunicado con mi gente”.


Definido por sus cercanos como “inteligentísimo” y “avanzado”, Parisi es un ingeniero comercial bilingüe, doctor en finanzas por la Universidad de Georgia y académico, que ha ideado y encabezado proyectos -tecnológicos, educativos e inmobiliarios- que lo han puesto en la cresta de la ola de las críticas.


Esta fue la segunda vez que Parisi postuló a La Moneda. En 2013 lo hizo como independiente y obtuvo el 10,11% de los votos.


El concepto "gente" asociado al DLG viene de un programa de TV que hizo en 2011 con su hermano Antonino, también economista y que se extendió a la radio. “El Poder de la Gente” se llamó, y aludiendo a dicho nombre, Parisi explicó que “antes, el que tenía dinero detentaba el poder, pero ahora lo posee el ciudadano con conocimientos y con información”.

La niña bonita para la segunda vuelta por su 16% de los votos, públicamente no ha filtrado ningún plan de apoyo o neutralidad, aunque el candidato, ya antes de la primera, reveló que “bajo ninguna circunstancia votaré por Boric”. Un miembro de la mesa directiva lo reforzó, diciendo que “estamos más cerca de Kast que de Boric”, ello en virtud de que el partido aboga por el capitalismo popular. Aunque el 2013 dejó en libertad de acción a sus huestes, trascendió que la mayoría se inclinó por Matthei en contra de Bachelet.


Como su nombre lo define, el partido prioriza a la gente, rechazando todas las injusticias que atormentan su diario vivir. Aunque las bases son fieles a su líder, éste no impone su particular criterio, sino asume el sentimiento de la militancia que está diariamente expresándose a través de las redes virtuales del partido.


Es esta red digital de participación masiva la que le permitió al partido desarrollarse y afianzarse en tan breve tiempo y no existe a su interior una dispersión de sensibilidades como en otras colectividades. Es, después del PC, la segunda colectividad más numerosa.


Si no todos, gran parte de sus militantes se vincularon a la red “Ricos y Forrados” de Gino Lorenzini, ex dirigente partidista, destinada a obtener la mejor rentabilidad de sus inversiones en las AFP’s. Tras una disputa con Parisi, aquél se alejó para iniciar una fracasada aventura presidencial personal.


Fue “De la Gente” el partido que mejor recogió el sentimiento de la ciudadanía por el abuso de la inmigración ilegal, y ello se tradujo en el éxito de Parisi en Regiones nortinas.


Por su rico capital electoral, serán estos “justicieros” de la población visibilizados sólo en internet, quienes tengan en sus manos buena parte del destino del país. Hasta el sábado 20 de noviembre, hablar de ellos era como hacerlo de un fantasma, pero a partir de la noche del domingo 21, su sola mención llama a considerarlos y tomarlos muy en serio. Pese a las malas vibras originadas por su líder a causa de sus coqueteos con ciertos escándalos, sus votos son ahora extraordinariamente claves y decisivos.