LA POLITIQUERÍA, TODO IGUAL