LA PALABRA EN POLÍTICA NO EXISTE