LA CONVENCIÓN QUE NO CONVENCE