INSÓLITO: EL ESTADO, CULPABLE DEL VANDALISMO