LAS CONTROVERSIAS PENDIENTES

October 8, 2018

 

VOXPRESS.CL.- La vida seguirá igual para Chile en cuanto a litigios fronterizos, y este reciente fallo de la CIJ es sólo un alto en un camino largo de transitar,   lleno de controversias.

 

Resuelto definitivamente, se supone, la histórica ambición peruana por recuperar territorio perdido en la Guerra del Pacífico, y sellado, también para siempre, el Tratado de 1904 con Bolivia, casi no habrá respiro a raíz de dos conflictos que se hallan pendientes: uno, las aguas del río Silala, y el otro, la demarcación de parte de Campos de Hielos Patagónicos del Sur.

 

El primero se encuentra en manos de la Corte Internacional de La Haya, en tanto el otro radica en los Gobiernos de Chile y Argentina.

Fue Chile el que demandó a Bolivia por alegar que las aguas del río Silala son sólo suyas, desconociendo el carácter internacional del cauce. Su recorrido se origina en Bolivia y tras avanzar centenares de kilómetros desemboca en el Loa.

 

Precisamente para esta semana están citados al Palacio de la Paz en La Haya los agentes de ambos países. Tras ser demandada por Chile, Bolivia le solicitó a la Corte dos postergaciones antes de presentar su contra memoria, por "falta de recopilación de antecedentes".

 

El rol boliviano en esta controversia puede verse complicado, ya que su argumentación la liga con la demanda marítima, recientemente sellada por el mismo tribunal, y desfavorablemente.

El Silala, debe recordarse, es un río binacional que se origina, como vertiente, en territorio boliviano a pocos metros de la frontera con Chile; sus aguas cruzan la frontera y por el declive natural de la cordillera andina, adquieren volumen y caudal.

 

La principal acusación que Evo Morales le formula a Chile es "hacer arreglos para cambiar los cursos de aguas". Esto es así, pero lo han efectuado empresas mineras del sector para canalizarlo, y ello en territorio nacional.

Si la Corte Internacional continúa con la tendencia exhibida en su fallo del 1 de octubre, en cuanto al  apego irrestricto al derecho internacional, esta disputa pareciera ser simple de zanjar, y agravada desfavorablemente para  Bolivia por su demora explícita para poder encontrar antecedentes para su defensa.

 

La que debería ser la última 'pata' de las controversias limítrofes,  tiene que ver con el territorio austral de Campos de Hielo Sur (Aysén/Magallanes), una de las reservas de agua dulce más grandes del planeta.

Todavía con la Guerra del Pacífico en desarrollo, Chile quiso neutralizar  otro  eventual flanco de agresión y solicitó a Argentina demarcar la Patagonia.

 

Con la intermediación  de la corona británica, ello se logró en parte y fueron ambos Gobiernos los que se pusieron de acuerdo para que peritos propios -uno de ellos, Diego Barros Arana- llegasen a un consenso limítrofe. Ello, después de muchos años, se logró en Campos de Hielo Norte, pero hasta la fecha se encuentra pendiente la demarcación en un rectángulo de Campos de Hielo Sur.

 

Se trata de una delimitación de especial sensibilidad por la estrechez del subcontinente sudamericano en esa zona,  y, muy especialmente, por el desplazamiento de los glaciares y más últimamente por los empequeñecimientos de éstos debido al  calentamiento global. El punto de inflexión es el progresivo acercamiento de aguas del Océano Pacífico hacia el interior del continente y, por ende, hacia la línea fronteriza.

La fijación del límite tiene a ambos países involucrados en una partida de ajedrez para "marcar presencia", con lo cual, llegado el momento, puedan demostrar su mejor derecho sobre el inhóspito lugar, hoy de ninguno.

 

Hubo un compromiso bilateral de abstenerse de acciones en el sector mientras no se delimite definitivamente: para ello, los ex Presidentes Patricio Aylwin y Carlos Menem firmaron un protocolo.  Ambos Gobiernos se comprometieron a signar con un rectángulo la zona en suspenso en todos los mapas, pero los planos turísticos de Argentina ignoran esa señal y presentan ese trozo de territorio austral como propio. Ante ello, el Ejército chileno creó una reducida unidad andina que se alterna durante todo el año para estar presente allí.

Su finalidad es evitar que se vuelva a repetir la negativa experiencia de Laguna del Desierto. Chile perdió un territorio equivalente a toda la Región Metropolitana por su desinterés en poblarlo, todo lo contrario de lo que hizo Argentina.

 

Son dos escenarios pendientes, uno al extremo del otro, y aparentemente menos significativos que los sellados por la justicia internacional por las  demandas fronterizas peruana y boliviana. Pero ninguno de estos casos aún sin solución se prevén  simples de arreglo, en especial el de Campo de Hielo Sur.

Es la historia que le toca protagonizar a Chile a causa de los límites que, a mano, dibujó el Libertador Simón Bolívar.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

SIGUENOS TAMBIÉN EN REDES SOCIALES

© 2023 por "Lo Justo". Creado con Wix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now