SIGUENOS TAMBIÉN EN REDES SOCIALES

© 2023 por "Lo Justo". Creado con Wix.com

PORTAZOS A LA ALTA COMISIONADA

September 16, 2018

 

VOXPRESS.CL.- En una sobria ceremonia en la sede de la ONU en Nueva York, la ex Presidenta de Chile cumplió con su juramento de rigor para asumir como Alta Comisionada de la oficina de derechos humanos del organismo. Previamente,  había estado en Ginebra,   conociendo las dependencias de su monumental centro de operaciones, el Palacio Wilson (en la foto), donde trabaja su numeroso Comité Asesor.

 

Desde ese lugar se monitorea el panorama mundial de los dd.hh. y se emiten las instrucciones u órdenes a los delegados locales. Era a dicha oficina en Ginebra hasta donde la siniestra Lorena Fries enviaba los videos espías  de las "represiones" de Carabineros a comuneros comunistas y a estudiantes extremistas.

 

Por identidad ideológica, la ex Presidenta consentía ese tipo de arbitrariedades, ignorando el atropello a los derechos de víctimas inocentes,  como los Luchsinger/McKay-, los profesores agredidos, la propiedad privada destruida por encapuchados y estudiantes impedidos de ingresar a clases.

El Gobierno actual está implementando un Plan Nacional de dd.hh., que incluye a todos los sectores de la sociedad y no sólo da protección a extremistas, vándalos  encapuchados y fabricantes de bombas Molotov, como ocurría con el anterior.

 

No es menor el desafío que el socialismo internacional le planteó a Bachelet para limpiar su imagen. Gústele o no, quiéralo o no, tendrá que enfrentarse a históricos aliados ideológicos, ser portavoz mundial de ¡todas! las víctimas de violaciones a sus derechos, correr riesgos -un antecesor suyo fue asesinado- y combatir flagelos que ella misma ignoró durante su Presidencia, como el tráfico de personas -con la inmigración descontrolada- y  el SIDA, que tiene a nuestro país ocupando el primer lugar en Latinoamérica.

 

Su flamante cargo, con rango de Secretario General adjunto, fue creado por la ONU en 1993, en Viena Lo han ocupado José Ayala Lasso, de Ecuador; Mary Robinson, de Irlanda;  Sergio Vieira de Mello, de Brasil, asesinado en Bagdad, el 2003; Bertrand Ramcharan, de Guyana; Louise Arbour, de Canadá; Navanethem Pillay, de Sudáfrica; Zeid Ra'ad Al Hussein, de Jordania, y ahora Michelle Bachelet.

 

La ex Presidenta, de entrada, se estrelló con la dura reacción de tres países que rechazaron sus "sugerencias" de respetar a las minorías, China, Austria e Italia. También se enfrentó a la obligación 'políticamente correcta' de reconvenir a Venezuela, lo que le significó, de inmediato, una severa  crítica de Guillermo Teillier, presidente del PC criollo y su antiguo y fiel aliado.

 

Entre las obligaciones  que le asigna la fundacional Declaración de Viena hay dos  que conmocionan su conciencia: una es la definición de su cargo como "autoridad moral" de los dd.hh., lo que practicó en Chile sólo a favor de la izquierda, y la otra es "ser  portavoz de las víctimas", lo que hizo mientras fue Presidenta pero sólo en beneficio de comuneros terroristas y de  exiliados políticos

 

En su primera misión oficial como Alta Comisionada, China rechazó sus críticas sobre las  "detenciones masivas" de  musulmanes uigures y de otras comunidades de esa religión  en los campos de reeducación de Xinjiang, una región del noroeste del país. Pidió el acceso de sus observadores a dicha  zona.

El vocero de la diplomacia china, Geng Shuang, solicitó oficial y públicamente a la Alta Comisionada que se "limite estrictamente a su misión" y "a  ejercer sus funciones de manera justa e igualitaria en vez de escuchar sólo  a una de las partes”...

 

El canciller de Austria, Sebastian Kurz, fue, incluso, más allá: respondió que tras la inspección sobre la situación de los inmigrantes en su país anunciada por Bachelet, "ojalá la ONU vuelva a dedicarse a Estados donde se practica la tortura".

Sin pelos en la lengua, el ministro dijo dar la bienvenida "a "la ex política socialista, así como miembro de la Internacional Socialista".  Afirmó que las condiciones de vida de los migrantes en Austria son tan buenas "como en casi ningún otro país del mundo", recordando que el suyo
 "es el segundo, después de Suecia, que más personas refugiadas per cápita ha albergado en Europa".

Desafiante. Kurz remató que "la ONU dedique tiempo y recursos a aquellos países donde la tortura y la pena de muerte están a la orden del día y donde se pisotean las libertades de prensa, opinión, reunión y religión".

 

En cuanto a Italia,  la Alta Comisionada denunció las medidas antiinmigrantes del Gobierno, el cual  prohibió el ingreso a sus puertos a barcos de rescate con inmigrantes. El ministro del interior, Matteo Salvini, le contestó que "no aceptamos lecciones de nadie y menos aún de la ONU, que es incapaz, inútilmente costosa y desinformada".

 

En cuanto a la situación de sus aliados ideológicos Venezuela y Nicaragua, tuvo el valor de hablar  directamente de "violaciones a los derechos humanos", pero, increíblemente,  invitó a sus Gobiernos a "profundizar en las razones"  de sus crisis, como si todo el mundo no las supiese.

 

Les solicitó a ambos   "atender los derechos humanos" de quienes huyen de sus países" y con Nicolás Maduro fue explícitamente piadosa, al pedirle que "agilice las gestiones" para someter a juicio a los encarcelados políticos de la oposición. Sobrepasó los límites de su parcialidad ideológica, al hacer un categórico llamado a los Estados que acogen a esos refugiados emigrantes "a tratarlos como corresponde"…

 

No ha sido fácil el debut de la Alta Comisionada. Pese a su centenar de asesores, está sola y la materia, que supuestamente domina, la conoce sólo del lado que siempre le interesó y le convino. En sus dos estadías en La Moneda no conoció portazos en sus narices, como los recibidos de China e Italia.

 

 Son gajes que tendrá que ir asumiendo, porque son muchas las piedras que le esperan en el camino.  Al mando de un inmenso barco se siente sola, y sola como nunca. Debe echar mucho de menos a sus queridos e inolvidables pararayos de La Moneda, Lya Uriarte, Pedro Guell y Paula Narváez, que impedían que sufriera más dolores de los que solía experimentar por sus limitaciones políticas y sus arbitrariedades ideológicas..

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now