UNA VOCERA COMUNISTA

 

Por PIRI, VOXPRESS.CL

 

Las dos candidaturas de la Nueva Mayoría (NM) dieron señales de sus objetivos y revelaron sus realidades, tras dar a conocer las conformaciones de sus equipos de campaña.

 

El izquierdista ‘dependiente’ Alejandro Guillier mostró, por fin, su equipo de campaña, luego de varias semanas de anuncios y de aplazamientos al respecto, y la centroizquierdista Carolina Goic modificó su comando original para hacerlo más transversal.

 

Guillier no quiso llamar ‘comando’ al grupo que lo asesorará estrechamente en su ruta hasta el 19 de noviembre, porque su idea es tejer una red interactiva y no que el trabajo sea propiedad de un reducido conjunto de personas. “La campaña será horizontal, como las redes sociales, y no vertical, donde espontáneamente se genera un mando” explicó el candidato.

 

Justificó la demora en la designación de su red en que no quería aparecer con una dependencia absoluta de los partidos y en que, en su seno,  debían marcar presencia los independientes.

 

Él insiste en que la suya no es una candidatura de partidos políticos…

 

En el grupo de primera línea de apoyo de su equipo tejedor de redes  —porque anunció una segunda línea— están los cuatro presidentes de los partidos que lo apoyan (Teillier, Elizalde, Navarrete y Velasco), y sus más próximos y cercanos en el quehacer del día a día serán su vocera, la comunista Karol Cariola, la senadora PPD Adriana Muñoz, el allendista Juan Pablo Letelier (PS) –distribuidor de empleos políticos en la minera El Teniente– y un radical, Osvaldo Correa, que oficiará de coordinador.

Quien estará a cargo del área de los ‘independientes’ es una de las personas, quizás, menos representativa que haya podicio escoger para darle esa misión: Jaime Parada, ex dirigente del PRO y vocero del movimiento homosexual.

 

La presencia de la diputada Cariola como vocera es el testimonio inequívoco de lo que VOXPRESS.CL ha venido afirmando desde que ella y su compinche Camila Vallejo discurrieron inventarlo como candidato para destruir la postulación de Lagos. Y lo lograron.

 

Guillier no se comprometió formalmente con ninguno de los otros partidos de la izquierda de la NM como lo hizo con el PC. Su presidente Guillermo Teillier se alegró de respaldarlo “porque nos gusta la forma en que nos presentó  profundizar las reformas a medio camino y las que faltan por hacer”.

 

Gonzalo Navarrete, presidente del PPD, acorralado y confuso por la presencia de Cariola en el equipo, tartamudeó para explicar que “ella no será autónoma, porque sólo se ceñirá a lo que determine el grupo programático”, en el cual, coincidentemente, será Teillier quien lleve la voz Cantante.

 

En Chile y en cualquier país del mundo se entiende que un o una vocera constituyen la voz oficial de quienes tienen la representación. Al revés de otros militantes comunistas e incluso de su propio presidente, Cariola, como diputada, sobresale por su iniciativa de sacar la voz del PC con gran vehemencia y combatividad. Es una ingenuidad creer que ella será un simple correo.

 

Lo sustantivo en el equipo de campaña de la izquierda de la NM es que la voz y la imagen oficial las encarnará una comunista, aún activista estudiantil y sindical, con una potente influencia al interior del Comité Central. Hay que prepararse, entonces, a escuchar el tradicional e inconfundible mensaje comunista cada vez que se requiera conocer el ‘pensamiento’ del candidato Guillier.

 

Tanto es así que instada a responder acaso la detención del ‘Comandante Emilio’, autor material del asesinato del senador Jaime Guzmán en 1991, podía afectar al candidato, Cariola respondió que “no hay que ensuciar nuestro proyecto con temas ajenos”.

 

El autor del crimen fue caudillo del Frente Manuel Rodríguez, brazo armado del PC, y tanto él como otros extremistas armados han disfrutado de la sistemática protección del comunismo internacional.

 

En la fracción minoritaria de la NM, la DC, también presentó novedades en la conformación de su comando de campaña. Algunos interpretaron dramáticamente la salida del ex ministro de Medio Ambiente, Pablo Banedier, como si fuese ‘un golpe’ a la candidatura de Goic, permanentemente juzgada por no marcar en las encuestas.

 

La salida  –en buena– de Banedier, de muy bajo perfil, fue consecuencia de dos situaciones simultáneas: un cara a cara de Goic con sus diputados y la reunión de ella, en un café, con un grupo señero de ‘laguistas’, ministros y/0 colaboradores del ex Presidente.

 

La candidata sorprendió con una invitación a almorzar a los diputados de la bancada DC y los instó a comprometerse con ella y, a su vez, los legisladores le transmitieron sus inquietudes, de lo cual surgió el acuerdo de modificar el rumbo de campaña. Ella respondió con la designación como coordinador del dirigente mejor evaluado del partido, un peso pesado de la política y —no poca cosa–   anticomunista: Jorge Burgos.

 

Se concluyó en que la campaña no podía continuar encerrada en las oficinas del partido y que es necesaria la apertura a otras sensibilidades y el punto de partida de esta transversalidad lo constituyó la buena disposición del ‘laguismo’.

 

Fernando Bustamante, colaborador cercano y amigo de Ricardo Lagos, advirtió que “hay que aprovechar esta zona de turbulencias para una alianza socialdemócrata y el humanismo cristiano” en clara e indesmentible alusión a ambas vertientes, las del ex Presidente y el entorno DC.

 

El equipo de Guillier salió de inmediato a desnaturalizar y atomizar dicho apoyo ‘laguista’, denunciando que quienes se reunieron con Goic “no representan nada ni a nadie” (senador Juan Pablo Letelier).

 

Aunque Camilo Escalona reflejó la creencia y deseo de muchos de que. finalmente, Goic vuelva al redil, de momento todo parece apuntar que esa posibilidad no está ni remotamente cerca. Comentando el interés de hacer debates entre los dos candidatos de la NM, Guillier afirmó que “no podrán ser debates, porque representamos a la misma coalición; más bien serán diálogos, conversaciones”, a lo que la senadora secamente respondió que “si es para conversar podríamos juntarnos a tomas un café”…

 

Goic ha sabido contener, también,  las presiones de sus disidentes —todos, viudos de Bachelet–, quienes le sugirieron que “para un mejor trabajo en su campaña” renunciase a la presidencia del partido: no mordió el anzuelo de una zancadilla que intentó desplazarla de un liderazgo que, en su estilo, ha sido evidente en sus permanentes dardos lanzados a su rival de coalición..

 

 

Comments

comments