LA RESBALOSA DOÑA JAVIERA

Por PIRI, VOXPRESS.CL

Por estos días ¿habrá otra persona más resbalosa que Javiera Blanco? Desde el año pasado está siendo tratada de cazar por la Justicia, pero se escurre como jabón de entre las manos o pez recién sacado del agua.

La suya no es una habilidad natural  para evitar ser atrapada, sino es el denominador común de lo que ocurre en Chile con las autoridades y  personajes públicos: sus redes de protección son tan potentes y sus influencias tan poderosas, que no caen tan fáciles como les sucede a la mayoría de los chilenos que cometen algún ilícito.

Cuando se discurrió la Reforma Procesal Penal se tuvo muy en cuenta la presunción de inocencia, como punto de partida de cualquiera investigación. Con el antiguo sistema —-fue el pretexto—, un ladrón de gallina iba a la cárcel.

Gracias a este modelo es el lamentable panorama de hoy en que delincuentes con prontuarios nutridos y/o con órdenes de captura pendientes, se pasean por las calles y protagonizan, una tras otra, acciones violentas en contra de ciudadanos inocentes.

Javiera Blanco, abogada de profesión, fue gerente ejecutiva de la privada Fundación Paz Ciudadana, donde, por la diversidad de sus directores, consolidó vínculos sociales y políticos muy fuertes. Entre ellos, con el alto mando de Carabineros.

En el primer Gobierno de Bachelet fue su Subsecretaria de Carabineros y en el actual, las ofició de ministra del Trabajo y, luego, de Justicia. En este último cargo tiene responsabilidad en los escándalos en dos servicios de su dependencia directa, Gendarmería  –por los ‘jubilazos’ ilegales— y SENAME, por la muerte de decenas de menores entregados a la custodia del Estado y por tráfico de influencias.

Ella, personalmente, con cargo a Gendarmería contrató a cuatro funcionarios para su ministerio: la Contraloría General de la República, por tratarse de una irregularidad, decretó  su salida de sus puestos ‘de confianza’ de ella.

Fue interpelada por la Cámara de Diputados pero como es normal en este tipo de instancia, no respondió ninguna pregunta. Pero las posteriores investigaciones de la Fiscalía en el SENAME dieron fe de que ella, derechamente, mintió sin pudor a su ocasional interpeladota.

Blanco continúa siendo indagada, aunque por la presunción de inocencia, sólo en calidad de testigo y no de imputada en el juicio para determinar responsabilidades en el SENAME.

También en calidad sólo de testigo está siendo interrogado, esta vez con más frecuencia, en el juicio por el millonario fraude a Carabineros.

Blanco, pese a sus sospechosos antecedentes, fue premiada por Bachelet; en aras de la amistad que las une, le dio un trabajo vitalicio en el Consejo de Defensa del Estado (CDE) con un sueldazo de por vida. Hasta ese organismo llegaron fiscales a interrogarla, originando el malestar y molestia de los restantes consejeros de la entidad que reprocharon la inédita conducta, siendo que el cargo no tiene fuero.

De ahí en adelante, primero en su calidad de Subsecretaria de Carabineros y, luego, de ministra de Justicia, Blanco ha debido prestar largas declaraciones en la Fiscalía. En dichas oportunidades ingresa al recinto por puertas privadas y se retira sin ser vista…

Se le investiga por la recepción de sobresueldo cuando desempeñó dicho cargo entre 2007 y 2009.

Siete oficiales ® involucrados en la estafa a Carabineros  han coincidido en sus declaraciones judiciales en que había uso irregular de gastos reservados lo que involucra a la ex Subsecretaria. Se supo que ella, en su entonces oficina del edificio Diego Portales recibía personalmente un sobre con billetes provenientes de la unidad de Finanzas, ubicada en el edificio Norambuena, de calle Amunátegui.

Un documento oficial de Carabineros, fechado el 20 de diciembre de 2006, en que el entonces director de Finanzas de la institución, general (I) Iván Whipple, le propone al entonces general director, Alejandro Bernales Ramírez, la “asignación de gastos reservados año 2007”. En dicha minuta se incluye a la Subsecretaría.

Adjunto al documento de tres páginas, que cuenta con timbres y firmas institucionales, validadas por conocedores de la investigación, hay dos planillas en que se asignan montos a “autoridades institucionales, altas reparticiones y reparticiones”.

La primera jefatura que aparece es “Subsecar”, que corresponde a la abreviación de Subsecretaría de Carabineros, y se detalla que el 2007 contempla $1.090.000 mensuales, proyectando una entrega anual a esa jefatura de $13.080.000.

Con estos antecedentes a la vista, es incomprensible e inaceptable que esta privilegiada funcionaria pública continúe, sin vergüenza ni pudor alguno, ejerciendo su cargo de consejera en el CDE. Pero, conociéndose experiencias como la del ex ministro Rodrigo Peñailillo y del ex Administrador de La Moneda, habrá que hacerse a la idea de que Javiera Blanco seguirá resbalando de las manos de la Justicia. Debe ser, hoy por hoy, la mujer con más Santos en la Corte, partiendo por la Corte presidencial…

Comments

comments