LA FRAGMENTADA NUEVA MAYORÍA

Por PIRI, VOXPRESS.CL

No están lejos de la realidad quienes definieron como un “error histórico” la decisión de los 67 militantes del Comité Central del PS de  proclamar a Alejandro Guillier como su candidato presidencial.

La elección tuvo, y tiene, muchas más implicancias que la de haberse pronunciado por un postulante.

La primera gran consecuencia es interna, al quedar fracturado el partido. Tras comunicar su retiro de la contienda electoral, Ricardo Lagos fue muy claro al advertir que su grupo seguirá activo y, por ende, incidiendo en la actividad política.

Un Lagos herido en su orgullo y con la lealtad férrea de varios socialistas de peso y viejo cuño, no le harán fácil la tarea al recién instalado Álvaro Elizalde.

Al inclinarse por Guillier, la mayoría del Comité Central optó por pasar la aplanadora y poner sus fichas en el único candidato con alguna posibilidad de triunfo, cerrando, de paso, toda opción de competencia pareja al interior de la Nueva Mayoría.

Cualquiera opción de competencia interna  la cerró de plano y originó una nueva correlación de fuerzas en el bloque gobernante. Quebró sus lazos con el PPD y puso fin al antiguo eje con la DC.

El paso dado por el socialismo no sólo alterará los pactos parlamentarios e incidirá en el mayor número de congresistas por partido que se elijan en noviembre, sino que en cuanto a candidatura presidencial se da la histórica paradoja de que el postulante único –hasta el momento– no es de la Nueva Mayoría.

Guillier, desde que el PC lo urdió como carta presidencial bajo el camuflaje de ser ‘cara nueva’, ha criticado a los partidos y a la forma en que éstos hacen política, poniendo énfasis en su condición de ‘independiente’: no pertenece a ninguna colectividad del oficialismo.

Al margen del impacto político y emocional del PPD por el desaire a su candidato de parte de un medio hermano, el golpe más contundente lo recibió la DC, la cual hasta horas antes de la sesión del Comité Central del PS abogaba por un acuerdo de la Nueva Mayoría.

Ahora, en el nuevo escenario político, la DC se enfrenta al nuevo eje PS, PC, PR –alineado con Guillier— y no le queda más espacio que asumir, de una vez por todas, el camino propio y llegar directo a la primera vuelta, transformándose en una alternativa para el ámbito templado de la fragmentada Nueva Mayoría.

Comments

comments