EL PC TOMA SU PROPIO CAMINO

Por Justo Pastor Suárez, VOXPRESS.CL

Hasta hace poco  –muy poco–, el PC proclamaba su anhelo de que la Nueva Mayoría se perpetuase en el tiempo, aunque fuese sólo por un período más, para —según su presidente— “concluir las reformas estructurales que no pudieron aplicarse en su totalidad”.

Fue el PC el autor intelectual de extinguir el modelo neoliberal e impuso todas sus ideas en el fracasado programa de Gobierno de Bachelet. Hay que recordar que cuando Jorge Burgos (DC) renunció al Ministerio del Interior atribuyó su salida a la hegemonía  comunista en la coalición y a su decisivo  poder ejercido al interior de La Moneda.

Sin embargo, a estas alturas, por todas las señales que está enviando, no parece existir la voluntad del comunismo criollo de mantenerse en la Nueva Mayoría. Dejó de tener gravitación en el Comité Político y su otrora figura del gabinete, Claudia Pascual, ministra de la Mujer, dejó de tener connotación pública.

Fue el único partido de la coalición de Gobierno que no se alineó con La Moneda, luego de que ésta, a través del canciller primero y de la propia Presidenta después, que condenaran el autogolpe dado por Nicolás Maduro en Venezuela.

El PC es indiferente a lo que ocurre en dicho país donde mujeres y madres gritan que tienen hambre: en la ex Unión Soviética dejaron morir a millones por falta de comida. Gracias a Maduro, involuntariamente los venezolanos han perdido 9 kilos cada uno por falta de alimentación.

Simultáneamente a ello, el PC inició una serie de encuentros con el PRO, primero para afinar una lista parlamentaria común y, luego, para elaborar un programa político en conjunto, Es decir, a vista de sus socios y del país, los comunistas están formando otra coalición fuera de la Nueva Mayoría.

El porqué está actuando así lo explica –por una parte— su creciente duda de que la Nueva Mayoría permanezca en el poder y la ineludible necesidad de marcar un territorio propio. Quiere preservar su estilo de hacer socialismo, muy diferente a sus socios de la Nueva Mayoría, y con una estrategia diferente a la del Frente Amplio, que le ha arrebatado base que, por naturaleza, le pertenecía, fundamentalmente en el ámbito de la juventud.

Al PC no le resulta un drama mayor no estar en el Gobierno, pero sí le resulta relevante transformarse en una moneda de oro en el Congreso Nacional: considera que una alianza con el resurgido PRO lo puede conducir a dicha meta.

No parece preocuparle lo que resta de Gobierno de su coalición y prueba de ello fue el tremendo autogol que intencionalmente le metió Camila Vallejo, echándole encima al Ejecutivo, a Bachelet y su ministro de Hacienda a todo “el pueblo trabajador” con su electoralista y populista proyecto de rebajar las horas semanales de laborales, le puso a la Nueva Mayoría un nuevo elemento de división ni remotamente imaginado.

Ya atorado con la reforma laboral, este misil comunista pone más pesimista y duro al empresariado, el único que puede darle algo de oxígeno al Gobierno a través de un mejoramiento de su economía.

Comments

comments