Category Archives: TVeo

LA FIESTA DEL PESCADO

Por Imelda Rabbia, licenciada

en Comunicación Audiovisual.

Puntualmente, como todos los años, los departamentos de Prensa de los canales de TV cumplieron con su antiguo y tradicional rito de ‘vender pescado’ en Semana Santa.

Dejando en evidencia la falta de creatividad e imaginación de los editores, largos minutos de los noticieros centrales fueron destinados al comercio de las pescaderías, ello con una anticipación injustificada a la festividad católica.

Los reportajes no tuvieron variaciones respecto a los de años anteriores: las mismas preguntas de los acuciosos reporteros y las mismas respuestas de los interesados vendedores. Sólo una novedad pudo rescatarse en este océano de datos sobre los cada vez más escasos recursos marinos: el pejegallo. Una especie poco conocida, sin espinas y de sabrosa carne.

Se trata de un producto desperdiciado, porque sólo se exportan al Oriente sus aletas y agallas.

La exagerada e ilimitada difusión de pescaderías y de las variaciones de los precios de su mercadería se transformó casi en el eje de los noticieros en la víspera de Semana Santa.

Parece ser que los editores creen que sólo en esta fecha los chilenos consumen pescados y mariscos.

La miopía de los departamentos de Prensa  los lleva a repetir idéntico error en fechas emblemáticas: para Fiestas Patrias llega a ser agotadora la saga de informaciones sobre carnes, asados y parrillas.

Qué decir del Año Nuevo, período en el cual los noticieros parecen dar clases sobre los mejores espumantes, como si éstos no fuesen de consumo consuetudinario.

El mundo y el país son nutrientes generosas en cuanto a noticias de real interés general,  por lo que  resulta contraproducente el exceso de tiempo y material que se mal gasta en difundir asuntos tan domésticos, poco novedosos y dominados por todos, en especial por las caseras.

Hace años ya que en su dieta el chileno tiene incorporada una variedad de productos. No consume pescado sólo en Semana Santa.

UN ACTOR DE VIEJO CUÑO

Por Imelda Rabbia, licenciada

en Comunicación Audiovisual.

No copó fotos de portada, jamás supo de imágenes producidas y hay pocos registros de artículos especiales dedicados a su trabajo. Edgardo Bruna del Campo (69) fue un actor, un actorazo, que protagonizó filmes y teleseries, pero que no acopió la llamada fama de los galanes de hoy, una mixtura algo caricaturesca de niños rebeldes, modelos y faranduleros que hasta tienen sus fans club.

Su vida fue la actuación, profesional al ciento por ciento y estudioso como ninguno.

En marzo, un infarto cardíaco fulminante terminó con la vida de quien en el ámbito actoral fuese considerado  un sabio por sus consejos y un eterno paciente por acomodarse con absoluta naturalidad a su diversidad  de roles.

Eran tan sólidas sus aptitudes que hasta desde papeles secundarios adquiría prestancia de primera figura.

Son muy recordadas sus actuaciones en teleseries  como el malvado Fernando Bernard en Rojo y miel (1994), el inspector Igor en Adrenalina (1996), el estafador Renacuajo en Tic tac (1997), el patrón de fundo Fernando Guerra en Aquelarre (1999), Don Clinton en Amores de mercado (2001) y José, el Rey del Mote con Huesillos en Purasangre (2002).

Estudió en el Liceo Experimental Manuel de Salas y en el Liceo de Hombres de San Felipe. En 1963 ingresó a la carrera de actuación en la Universidad de Chile, donde tuvo como maestros a figuras del teatro nacional como Patricio Bunster, Eugenio Guzmán y Agustín Siré. Gracias a una beca, viajó a Estados Unidos para perfeccionarse en arte dramático en la Universi dad de California, donde vivió el movimiento hippie a fines de la década de los 60.

Antes de dedicarse a la actuación, fue músico y participó en el conjunto folclórico Los Paulos, junto con Pedro Messone. La agrupación ganó la competencia folclórica del Festival Internacional de Viña del Mar de 1966 con el tema «La Burrerita

Debutó en teleseries en 1984 con Los títeres de Canal 13. Durante la década de 1990, se integró al área dramática deTVN y en 2015 se sumó a Mega. También participó en varias series como Los archivos del cardenalPrófugosEcos del desierto y Príncipes de barrio. Antes de fallecer había alcanzado a grabar Casa de Angelis.

LOS MONOLOGUISTAS

Por Imelda Rabbia, licenciada

en Comunicación Audiovisual.

Las modas son modas y no hay nada ni nadie que pueda contra ella. Si una experiencia le resulta bien a alguien, espontáneas  surgen las imitaciones, y el hallazgo se impone como un estilo o tendencia generalizada.

Ello ha ocurrido siempre en múltiples manifestaciones artísticas: la arquitectura, la pintura, el cine, la música y el vestuario, por mencionar sólo a algunas de estas manifestaciones.

De un tiempo a esta parte, en >Chile se impuso una moda que hoy les está dando de Colomer y de vivir a muchas personas, hombres y mujeres, que antes no sabían qué hacer con una veta humorística que alg{un día descubrieron o creyeron descubrir. Se le conoce como stand up comedy, un nombre casi de fantasía para definir a un monólogo que cuenta chascarros, reales o imaginarios, sobre la vida diaria.

Como manada de pavos para el Año Nuevo, de la nada surgieron monologuistas humorísticos que ofrecen sus rutinas en pubs, cafés, teatros,  locales nocturnos y restoranes para distender a los clientes. Se auto promocionan a través de rutinas en Internet.

No llegaron a esos lugares por tratarse de celebridades del humor, sino por ser  ciudadanos histriónicos que auto descubrieron que tenían un agudo sentido de la observación y una necesaria dósis de ingenio para narrar, con cierta gracia, situaciones que cotidianamente viven los chilenos comunes y corrientes o, en algunos casos, sus propias experiencias de vida.

La moda fue como la espuma y de ello dan fe los últimos Festivales de Viña del Mar, en los cuales quedaron prácticamente desplazados los humoristas tradicionales, clásicos, para dar paso a una hilera de monologuistas que hacen reír, o intentan hacerlo.

En esta hora en que los monologuistas —dicho con todo el respeto del mundo–  hacen nata, es oportuno recordar que esta técnica no ha sido descubierta recientemente ni su cuna fue ‘El Club de la Comedia’. En los escenarios del mundo es un estilo muy antiguo, al punto que en los 60, un monologuista norteamericano fue asesinado porque sus sátiras destruían la imagen de los políticos de la época.

En Chile, la primera experiencia en esta técnica se remonta la década de los 60, cuando un actor dejó boquiabiertos a los aficionados al teatro que concurrieron a presenciar El Prestamista de Fernando Josseau: fue notable el monólogo interpretado por Raúl Montenegro, padre de la cantante y comediante Maitén Montenegro.

En cuanto al humor propiamente tal, el iniciador de esta corriente, ya sea en grandes galas de la TV criolla y en el mismo escenario festivalero de Viña del Mar, fue Alejandro González, el CoCo Legrand, con unas temáticas hilarantes. Hurgó en las entrañas mismas del ser chileno y ofreció impresionantes e inolvidables argumentos por su certera crítica social.

Ahora que están tan de moda, vaya el recuerdo para estos auténticos pioneros de los monólogos en Chile.

COMPETIR CON LO QUE HAY

Por Imelda Rabbia, licenciada

en Comunicación Audiovisual.

Consecuencia de la brusca contracción de la caja fiscal, el Gobierno debió  separar el trigo de la paja en cuanto a proyectos que enviará este año para su discusión   —aprobación o rechazo—en el Congreso Nacional.

En el ítem correspondiente a la agenda Democracia e Institucionalidad (?), el Ejecutivo incluyó el proyecto de capitalización de TVN, el cual fue anunciado con bombos y platillos a mediados de 2016.

Desde que la Presidenta designase al economista (PS) Ricardo Solari como máxima autoridad del canal estatal, éste multiplicó su deuda. Para sacarlo del hoyo, sorpresivamente la Presidenta anunció su capitalización por un monto de 100 millones de  dólares, inversión que incluía la creación de una señal cultural gratuita.

Dada la frágil situación financiera que vive el país, y dada la emergencia con un costo millonario para el Fisco por los incendios forestles, no se ve claro el éxito legislativo de este proyecto de inyectarle más dinero a TVN.

Realistamente, políticos oficialistas advierten que sería una necedad dejar la estación económicamente balanceada para entregársela al enemigo.

Todo, pues, hace presumir que TVN tendrá que seguir batiéndosela con los recursos a que puede echar mano y que no recibirá plata fresca para competir con los otros canales, tres de los cuales le llevan la delantera en el rafting anual.

TVN es cuarto detrás de MEGA, CHV y C13  –en es orden— y su infraestructura y aparataje a nivel nacional son muy superiores a los de sus competidores. Han sido, entonces, las malas decisiones de sus ejecutivos y la mala gestión de sus administradores las causantes de su aguda crisis económica.

Millares de chilenos claman por algún tipo de ayuda por parte del Estado, pero éste se ve imposibilitado de otorgárselas  –pese a las promesas— por el rápido y progresivo vacío de la caja fiscal.

No sería ético ni moral que un canal de TV que es financiado por el Estado y depende económica y políticamente de éste, reciba una gigantesca ayuda financiera para que mejore su sintonía.

Eso se llama competencia desleal.

Llegó la hora que, alguna vez, TVN aprenda de los privados y aplique creatividad e imaginación para mejorar considerablemente sus programaciones. Pero, antes, debe partir por racionalizar sus gastos, dejar el rotativo de incorporar “rostros” a un alto costo que nada le aportan y refrescar su pantalla con gente con feeling con la audiencia y prescindir, de una vez, de sus convencionalismos ideológicos.

LA TELEVISIÓN ELEMENTAL

TVEO

TVEO3

Por Imelda Rabbia, licenciada

en Comunicación Audiovisual.

Para el nivel de las actuales audiencias de la TV chilena, no hay mejor fórmula que la simpleza en los mensajes: mientras más básicos y directos  sean, más rápido serán absorbidos por los telespectadores.

Pero la simpleza, algo así como la línea recta en las comunicaciones audiovisuales, no es sinónimo de desprecio a los cánones modernos y al apego por un rol profesionalmente  íntegro frente a las cámaras.

En esta oportunidad apelamos a ejemplos para demostrar la confusión de roles en tres programas de la TV abierta y que hacen incomprensible que ningún ejecutivo  repare en ellos. Este medio ha evolucionado una enormidad como para permitir estos bolsones de recursos tan elementales que atentan contra la calidad y el modernismo.

Sábados intolerables.

En la larga franja del deportes de los sábados, 24 Horas cable de TVN, señal que es vista mayoritariamente en el extranjero, presenta a dos jóvenes desconocidos que se creen ser sabios en la materia y opinan con una ligereza tal que deja en evidencia que no están conscientes del papel que desempeñan.

Rodrigo Arellano y Pablo Ramos asumen una postura de sabios, de  catedráticos,  como si se apoyasen en una larga trayectoria en el comentario de deportes. Son sólo presentadores de imágenes, pero se aprovechan de ello para emitir juicios rotundos, sobre los cuales ni siquiera se toman un minuto para fundamentarlos. Imitan malamente un recurso desarrollado en los 60 por un soberbio y ególatra  comentarista que anteponía su propia persona por sobre el suceso al que se refería.

Desde aquella época, felizmente son pocos en el ámbito del deporte que se creen dueños de la verdad al decir, una y otra vez, “para mí, es el mejor arquero del mundo”….”para mí, es el equipo del planetas”….”para mí, es el estadio más lindo que existe”. Suelen encajar sus personalistas apreciaciones en circunstancia que no corresponde y cuando la audiencia está atenta a las imágenes, las que necesitan simples apoyos aclaratorios y punto. Se trata un tipo de conducta muy añeja y egocéntrica en profesionales avezados y si ya en ellos molesta, es de imaginar lo insoportable que resulta en dos mozalbetes que nadie conoce.

¿Reírse de qué?

Es unánime la convicción de que la delgaducha modelo argentina Vanessa Borghi es co-animadora de Morandé con Compañía (MEGA) sólo por exclusiva decisión del patrón del fundo. Es demasiado evidente que su presencia en el set es una imposición que la privilegia dentro del plantel de participantes.

Al disponer de total libertad para hacerse ver y notar incluso más que algunos protagonistas y/o actores, baila, besuquea, se cuelga del cuello del animador, grita, se desplaza como prima donna por el escenario, hace comentarios en voz alta en pleno desarrollo de alguna escena y, en la mayoría de las veces, es casi la única que se ríe con algunos chistes o una actuación. Y lo hace con su poco tolerable timbre de voz.

El show de MCC no es parejo y no saca risas permanente a  los telespectadores, pero Borghi se ríe a carcajadas, no se sabe si de regocijo o por una fomentada, arcaica y desechada técnica televisiva de implantar risas y aplausos para inducir a lo mismo a quienes están en sus casas. La modelo sería mucho mejor evaluada si se dedicara sólo a leer los comerciales y dejase de sentirse parte activa y protagónica del show.

Para programa infantil.

En este caso específico, CVN, que ascendió a un muy merecido segundo lugar del ranking anual, yerra medio a medio con su marketero eslogan de “televisión de verdad”. Su espacio diario nocturno El Tiempo es una cápsula digna de un programa infantil y en el cual ningún televidente está realmente atento a la médula del mismo: el pronóstico del clima.

El Tiempo es una tarea pendiente de CHV, porque debe entregue dicho espacio a un profesional meteorólogo, pero y lo deje en manos de una “pinturita”, quien, al margen de la variedad de vestidos de cóctel y de fiesta que utiliza cada día, no tiene una sola razón para estar allí.

Marcela Brane, que así se llama la joven reina de las mini, debe controlarse sus brazos, los que en un movimiento mecánicos la transforman casi en un robot. Culmina su presentación, despidiéndose con su brazo en alto y moviendo sus deditos, como si la audiencia estuviese compuesta de menores de edad  frente a un titiritero.

Durante los oscuros días en la capital por el humo de los incendios forestales, a ella la hacían leer que “mañana, Santiago amanecerá con su cielo totalmente azul”…

La lectura del tiempo, porque no hace más que eso, leer, es tan elemental, resumida y rápida, que nadie queda satisfecho con la información entregada sobre un área hoy tremendamente requerida.

DIGNO DE VERSE

TVEO

DIGNO DE VERSE

Por Imelda Rabbia, licenciada

en Comunicación Audiovisual.

La oferta de la TV chilena es inmensa gracias al gigantesco aporte de las señales por cable que permiten infinidad de alternativas para elegir.

Lamentablemente en minoría progresiva, las personas que sienten la necesidad de estar permanentemente bien informadas cuentan con opciones permanentes como son 24 Horas cable, CNN Chile y otras señales que provienen directamente desde el exterior en horario rotativo.

En la programación de CNN Chile, los sábados a las 18:30 horas, se emite durante 45 minutos un espacio elaborado por la Universidad Central y conducido por el periodista Pablo Millas. Por día y horario no es fácil que aspire a una gran sintonía, pero bien le vale la pena seguirlo al grupo de televidentes interesados en profundizar acerca de los grandes problemas de la realidad nacional.

Actualidad Central alude al nombre de la universidad que lo organiza, realiza y patrocina y se subtitula “Discusión Abierta”. Pero no es una discusión sino una exposición de cuatro panelistas, conducidos por Millas, que analizan a fondo grandes acontecimientos de nuestro acontecer nacional.

Los participantes son personas estrictamente ligadas al tema en pauta y nadie se anima a salirse de sus comentarios técnicos y siempre bien fundados para sacar aplausos de la galería o para allegar votos para una supuesta candidatura. El programa es fiel reflejo del nivel que se espera de un establecimiento de educación superior.

Al revés de los numerosos programas “de conversación” o de debate que emiten canales abiertos o del cable, en Actualidad Central no hay confrontaciones, no se escuchan gritos, ni descalificaciones. Cada panelista, con plena libertad, expone su personal percepción del tema de la semana y lo plantea sin ser interrumpido.

Elegidos con pinzas los invitados, no están en la mesa los típicos sacadores de ventaja o “verseros” que sólo buscan obtener el mejor provecho de una cámara. Acá no: los participantes ilustran, iluminan, explican y dan soluciones reales al problema planteado.

Es un placer invertir este tiempo de los sábados para seguir las alternativas de este programa, de formato muy simple, pero de enormes contenidos y de un riquísimo aporte al conocimiento de los grandes conflictos que conmueven, y preocupan, a Chile. Es digno de verse.

ERRORES AL AIRE (2)

TVEO

basta

Por Imelda Rabbia, licenciada

en Comunicación Audiovisual.

 

En la edición del 15 de diciembre, concluimos esta columna con el aviso de que en esta oportunidad íbamos a consignar los más importantes errores de lenguaje que se escuchan a diario en las transmisiones de los canales de nuestra TV.

No se trata de un concurso, pero sería de gran beneficio para enriquecer  los recursos idiomáticos de nuestros lectores, que, casi a modo de entretención, vayan descubriendo y registrando los errores en que incurren quienes se desenvuelven en este medio. Por razones profesionales y obvias, hay que poner énfasis en aquéllos que tienen la obligación de usar correcta e impecablemente nuestro idioma, especialmente periodistas, conductores y animadores.

Para que los tomen en cuenta y se transformen en genuinos celadores del lenguaje, van aquí los malos ejemplos hoy en uso.

  • La muletilla que está de moda es el adverbio por supuesto, que significa ciertamente o certeza respecto a algo, pero se introduce en cualquiera frase como un relleno comodín;
  • A raíz del sismo en Chiloé, uno de los verbos más recurridos fue evacuar. Pero todos quienes los utilizaron lo hicieron acentuando la letra u, lo que es un error gramatical. No se evacúa, sino se evacua;
  • Se utiliza malamente el bastante como sinónimo de cantidad o abundancia: “hay bastantes daños” o “se observa bastante público”. Dicha expresión significa suficiente;
  • En los departamentos de Prensa parece gobernar la ignorancia con la permisividad en el empleo de adjetivos innecesarios. No se dice ni se escribe que el incendio fue voraz o devastador si arrasó con 10 viviendas, ni que el accidente fue trágico si dejó dos fallecidos. En ambos casos, se trata de algo obvio;
  • Los profesionales encargados de las informaciones policiales ni sospechan la diferencia entre choque y colisión. El primero de ellos ocurre cuando un móvil estrella a un sujeto inmóvil (muro, árbol, poste o un auto estacionado) y el segundo cuando se produce entre dos o más vehículos en movimiento;
  • Uno de los vocablos más utilizados en la TV es mítico y erróneamente se hace en alusión a un suceso o personaje de leyenda o emblemático. Mítico proviene de mito y éste refiere a una mentira o a una inexistencia (como la mitología griega o chilota, por ejemplo). Pelé, Maradona o Alí no son míticos, porque fueron reales;
  • Otro de los vicios inaceptables por tratarse de profesionales que se desempéñan en TV es el mal uso de los adverbios de lugares. Uno de los atributos de la TV es su simultaneidad, esto es, imágenes y palabras están al mismo tiempo en infinitos lugares, muy distantes unos de otros. No corresponde el uso de “allá en “, “acá en “, que resultan particularmente graves en los informes del Tiempo;
  • Uno de los horrores más frecuentes en los despachos periodísticos es la confusión con las edades. Algunos reporteros han llegado a informa que “la víctima del atropello” es “un anciano de 60 años”. De acuerdo a la tabla etárea internacional se considera anciana a una persona que supera los 85 años;
  • Y para cerrar estos botones de rosas que adornan las transmisiones de nuestra TV, queremos rescatar una que llega a ser hilarante y que corre por cuenta de los relatores de fútbol: repiten muy a menudo que “la pelota no quiso entrar”. ¿Tiene acaso este implemento raciocinio o voluntad para decidir cuando llegar o no al fondo del arco? Hay algunos “exquisitos” del lenguaje que la llegan a definir, por ello mismo, de “la caprichosa”.

ERRORES AL AIRE

TVEO

basta

Por Imelda Rabbia, licenciada

en Comunicación Audiovisual.

Nada más cierto que el viejo proverbio que dice que los errores de los médicos están bajo tierra, los de los abogados en la cárcel y los de los periodistas en manos del público.

Si hay una profesión que no se respeta ni se quiere a sí misma es el periodismo. Su Colegio de la Orden, impávido, ve pasar delante de sus propias narices a centenares de individuos que desempeñan la actividad  en forma ilícita y,  al contrario de otros gremios, no los puede perseguir porque se los impide la propia Ley de Prensa…

Por esencia, el periodismo fue la primera, y sigue siendo, la más masiva escuela educativa gratuita de que se tiene memoria. Quien jamás ha tenido acceso a un libro, un periódico o cualquiera otra publicación, tiene en la difusión de hechos y en la entretención escrita o visual un método simple de acceder a las letras y al lenguaje.

Por lo mismo, quienes desempeñan tareas de difusión, de cualquier materia y en cualquier formato, tienen la enorme responsabilidad sobre sus hombros de hacerlo bien: escribir y hablar ceñidos a las reglas del idioma.

Lamentablemente, eso, al menos en Chile, no ocurre, y prueba de esto es el pésimo uso del idioma en la mayoría de quienes se ubican frente a una cámara. Pero de éstos, los únicos que tienen la obligación   —sí, la obligación–   de hacerlo bien son los periodistas, porque, se supone, estudiaron y fueron formados para ello.

Se llega a límites inaceptables a causa del colapso académico de las Escuelas de Periodismo. Nacidas éstas en 1953 bajo una noble inspiración, hace tiempo que dejaron la formación de sus alumnos en manos de “profesionales” que no conocieron a los grandes maestros que marcaron la enseñanza en los primeros años.

Quienes recibieron tan completa formación ocuparon sus lugares,  pero por el “delito” de ponerse viejos, fueron desplazados y se rompió la bendita cadena de una buena academia. Hoy, en todos los programas periodísticos llegan a ser intolerables los malos usos y excesos del lenguaje. Ello, por la uniforme ignorancia de  editores, directores y reporteros: los jefes al creer que lo incorrecto es correcto, no lo corrigen.

La TV, por definición, es inductiva, esto es, induce a la imitación de lo que se ve y se escucha en las pantallas. Así como los niños aspiran a ser los héroes que observan en las animaciones, el resto repite las malas palabras que escucha. Y, así, se replican y amplifican.

Nos comprometemos a dar una lista de malos ejemplos, con sus respectivos usos correctos, en la edición del 1 de enero de 2017.

“ENTRENADORES” EN PANTALLA

TVEO

entrenadores-en-pantalla

Por Imelda Rabbia, licenciada

en Comunicación Audiovisual.

Legalmente, los entrenadores de fútbol en Chile están agrupados en una entidad que se llama Colegio Profesional de Técnicos de Fútbol, cuya sede se ubica en Avenida Grecia 4302, Ñuñoa.

Se supone que por tratarse sus socios de especialistas que han estudiado para oficiarlas de técnicos en esta actividad y, más todavía, luego de que la carrera hace años tiene rango de educación superior al dictarse  en el Instituto Nacional de Fútbol (INAF) –reconocido por el MINEDUC–, es en dicho Colegio donde están quienes más saben de fútbol.

Pero, no es exactamente así.

Los que dicen y se creen ser los mejores y más expertos en fútbol están agrupados bajo el alero de la cadena televisiva FOX Sport Chile. Forman un conjunto de variopintos comentaristas de la actividad que, durante programas diarios de diferentes formatos, dan soberbias señales de que no hay nadie más capacitado que ellos para aleccionar a un equipo de fútbol y para determinar quiénes deben jugar y cómo hacerlo.

Pero…¡ninguno de ellos está a cargo de ningún equipo!

Este puñado de jubilados entrenadores, retirados futbolistas, relatores de segundo orden y periodistas de quienes no se conocen sus aptitudes Para la escritura se reparten las ediciones de Fox Sport Chile más para opinar que informar sobre el devenir del deporte local y casi específicamente acerca del fútbol.

Con motivo de los partidos clasificatorios para la Copa del Mundo de 2018, los panelistas de sus diferentes programas parecieron potenciarse y sus intervenciones superaron todos los límites de tolerancia para cerebros normales.

Los telespectadores aficionados al fútbol aguardan de estos programas “especializados” explicaciones, aclaraciones y nálisis  sobre los partidos y sus protagonistas, pero reciben, en cambio, un bombardeo de apasionados juicios personales sin argumento alguno.

No aclaran las interrogantes o dudas de la audiencia, sino imponen sus caprichosos gustos en cuanto a qué jugadores deben ser los titulares, cuáles tienen que ser marginados y cómo debe desenvolverse el equipo en la cancha para asegurar el triunfo. Todo ello en un ambiente semiserio, a veces festivo, a ratos a gritos y, lo que es el denominador común, con beligerancia entre los panelistas.

Puede, y es posible, que a hinchas radicalizados les agrade el estilo porque, como tales, tienen preferencias por jugadores y entrenadores. Sin embargo, lo que un televidente moderado que le atrae el fútbol espera, es otra cosa: análisis ecuánimes y,  fundamentalmente, objetividad en las opiniones.

Y eso es lo que menos se da en este verdadero Colegio de Entrenadores de la TV, donde se concentran, según ellos mismos, los que más saben sobre fútbol.

SIMPLEMENTE, LA REALIDAD

TVEO

la-realidad

Por Imelda Rabbia, licenciada

en Comunicación Audiovisual.

Sin el menor afán de inferir algún tipo de ofensa, por su precaria producción está a años luz de parecerse a esos solemnes e impecables capítulos de Discovery, History y NatGeo. Pero por reporteo, coraje personal, esfuerzo e inquietud esta serie de CHV de los fines de semana es todo un ejemplo de presentar la realidad tal cual es.

Nos referimos al documental Reportero en tiempos de Crisis.

Por estar inserta en un mundo de intereses, influencias y presiones, la TV mundial, y por ende la chilena, suelen idear documentales y/o series de actualidad pero “correctamente política”  —que “no pisen callos”–  o veladamente sesgadas para satisfacer un objetivo específico.

Al menos en este tipo de formatos, en la TV poco o nada suele ser exactamente veraz, esto es, un retrato fiel de la realidad, tal cual es, sin manipuleos ni orientaciones mañosas. En Reportero en tiempos de Crisis se abarca todo el abanico internacional donde hay focos de conflictos, sin importar que un sector salga dañado y otro, beneficiado.  El objetivo es casi el ideal del periodismo: veracidad pura.

Vayan dos ejemplos. Un capítulo presentó, tal cual acontece en estos días, el abuso de las fuerzas de ocupación israelíes sobre los pobladores palestinos, y otro mostró la inquiebrantable rebelión de los estudiantes de Hong Kong en contra de las autoridades del gobierno central chino.

Nos asiste la certeza de que no todos los canales chilenos, y algunos otros del mundo, se habrían atrevido a proponer, realizar y presentar episodios que dejan mal parados a Israel y China, dado el gran poder político e influencia de que hacen gala ambos países.

Éste es el gran mérito de esta serie semanal de CHV –los domingos, antes del noticiero nocturno– y que, pese a su domesticidad técnica, logra meterse en las entrañas de los más fieros conflictos actuales y mostrar sin intervenciones la realidad de los hechos.

Reportero en tiempos de Crisis es una serie documental  grabada en primera persona donde el periodista y videasta Jorge Said hizo un recorrido por zonas de los 7 continentes afectadas por una gran crisis política, humanitaria y ecológica, que han cambiado el mundo en los últimos años.

Jorge Said es periodista de la Pontificia Universidad Católica y los últimos 25 años ha vivido entre Chile, Europa y Estados Unidos, trabajando de periodista, realizador audiovisual y fotógrafo. La serie Reportero en Tiempos de Crisis es resultado de 7 años de viajes por el mundo registrando los hechos relevantes del acontecer internacional.

A través de una cámara gran angular el público vive  La “Primavera Arabe”, las manifestaciones de Los Indignados en Europa, la revolución de los Paraguas en Hong Kong, la esclavitud de los niños en India, el tráfico de animales en Äfrica y la Guerra en Siria.

Todos los capítulos constituyen un desafío personal para el periodista, quien en su propósito de lograr imágenes exclusivas y reveladoras, arriesga su propia vida. Todo un ejemplo de profesionalismo.

DOS AUTÉNTICAS PROFESIONALES

TVEO

tveo2

Por Imelda Rabbia, licenciada

en Comunicación Audiovisual

Es gratificante para el amplio espectro de telespectadores que tienen por costumbre ver noticieros y programas periodísticos, comprobar que hay excepciones en el océano de ineptitudes en que se ha transformado esta área.

Se trata de dos jóvenes profesionales periodistas, ambas pertenecientes al área de Prensa de TVN: Andrea Aristegui y Patricia Venegas. En general, con sus noticieros, el canal estatal no ha logrado hacer realidad su presumido slogan de que “el periodismo está en TVN”.

De hecho, las mejores informaciones generadas en Prensa de TVN están en su señal por cable y, por tanto, sin acceso a quienes carecen del servicio pagado. Su informativo del mediodía más se parece a un matinal por su liviandad, casi infantilismo y desorden, con una pareja desbalanceada de conductores. Gonzalo Ramírez, serio y no chacotero, sobresale en este rol por sus certeros comentarios, pero su compañera Carolina Escobar es un adorno que picotea opiniones para demostrar que domina los temas, cuando queda a las claras que no es así.

El noticiero central, o nocturno, no logra consolidarse ni concentrar sintonía porque la presencia de Matías del Río no ayudó al rating, como se creyó, y la dureza de Mónica Pérez no cuaja con los requerimientos de la audiencia.

Los conductores/animadores de los noticieros tienen que ser completos: no sólo ser considerados “rostros”   —que es lo de menos–, sino ser muy informados, conocedores a fondo de la actualidad, de muy buena expresión oral y claridad de conceptos, ello al margen de lucir estéticamente bien.

En este sentido, frente a la innecesaria moda de leer de pie en el telepronter, se descuida la postura corporal: ninguna dama luce bien con sus piernas abiertas.

Este par de profesionales tiene  el particular plus de saber entrevistar y dominar la técnicas de las preguntas y la contra respuesta.

Cualquiera de las dos tendría que estar, hace rato, en la conducción compartida o en solitario de los noticieros más importantes del canal en su señal abierta. En la actualidad, ninguna otra estación puede sentir orgullo y darse el lujo de tener a dos grandes profesionales como ellas, y, por lo mismo, tiene que aprovecharlas y sacarles el jugo, una situación que no parece darse en ninguna de sus otras áreas.

ALGO PERSONAL DEL “POLLO”

TVEO

algo-personal-del-pollo

Por Imelda Rabbia, licenciada

en Comunicación Audiovisual

 

Tiene un mérito el que Juan Carlos “Pollo” Valdivia le haya logrado impregnar su sello al programa de conversación en horario prime de UCVTV, Algo Personal.

Aunque a este formato de conversación también se le moteja de late, la realidad es que se trata de un ameno y simple espacio de interlocución que tiene, eso sí, algunas particularidades respecto a los otros del género que se conocen y difunden en la poco ingeniosa industria televisiva local.

Su conductor y animador se remite a conversar con gente vinculada al tema que él ha dominado toda su vida, esto es, el ambiente en torno a la TV.

El espacio carece de grandes ambiciones escenográficas y se transmite  –se nota–  desde un set muy reducido con un sillón para el invitado y el pupitre en el cual, en una actitud corporal muy relajada, se instala el “Pollo”. Tiene moderados apoyos de cuñas que apoyan la conversación.

Es una buena alternativa para las audiencias que rehúyen las teleseries a esa hora y que esperan que les aflore el sueño,  atendiendo a un programa misceláneo, Light y de rápido desarrollo, en que, hábilmente, el conductor sabe extraer los sentimientos y sensaciones más íntimas del entrevistado sin caer en truculencias ni en “dramones” forzados.

Es ésta la gran diferencia con lo que, a esa misma hora, La Red hace con Mentiras Verdaderas, un espacio intencionalmente politizado y cuyo conductor busca, con majadería, llevar a sus invitados a que cuenten lo que vivieron, supieron, experimentaron y sufrieron durante la dictadura de Pinochet, esto es, de un episodio que ocurrió casi medio siglo atrás.

El “Pollo” no intenta dramatizar ni le busca “las cinco patas al gato” con sus entrevistados, sino logra estructurar una conversación sobre un tema que, si bien puede o no resultarle familiar al telespectador, al menos lo entretiene.

Quizás la única crítica posible de hacer al programa apunta a Juan Carlos Valdivia: como ha hecho toda su trayectoria en TV, se tienta de ser más importantes que el invitado y emite juicios que suelen interrumpir el mejor momento de las respuestas de los entrevistados.

Es, sin duda, un programa sin grandes pretensiones pero ameno y sin exhibicionismo que satisface las aspiraciones de entretención. Ojalá que los nuevos propietarios que adquieran UCVTV, que está a la venta, no hagan tabla rasa con Algo Prsonal, algo muy personal del “Pollo” Valdivia.

UN MATINAL EGOCÉNTRICO

TVEO

mega

Por Imelda Rabbia, licenciada

en Comunicación Audiovisual

Podría decirse que cuando apareció con su emblemática pareja de conductores/animadores, el matinal Mucho Gusto de MEGA simplemente “la rompió. Fue brillante la idea de juntar a dos personajes que, individualmente, se habían hecho de una popularidad propia a través de sus disímiles trayectorias.

Khaty Salosny se hizo un nombre desde su primera aparición en el Extra Jóvenes, el inolvidable programa juvenil que fue también la plataforma de despegue de Felipe Camiroaga. Espontánea, graciosa y versátil se labró una trayectoria que la paseó por canales y programas. Cuando salió del matinal de YVN, la estación fue objeto de una andanada de críticas de los televidentes.

A su vez, Luis Jara es un cantante de vasto recorrido nacional e internacional, con un fuerte lazo con los sectores más populares de la sociedad. Esa celebridad lo condujo a la animación en TV, donde había tenido altos y bajos.

El acierto de MEGA lo consolidó su pareja de animadores, porque  —-al menos en pantalla— demuestran afinidad, acople e incluso algún grado de amistad. Suele ocurrir que en este tipo de experiencias, los egos se sobreponen, pero en el caso de ambos ello no se advierte.

Con este dúo de animadores, la apuesta estaba lista para ser ganada, y así ocurrió, llegando rápido al Mucho Gusto al primer lugar del rating. Pero, con cierta simultaneidad, se dieron hechos que fueron en perjuicio de ese plus de ambos conductores: internamente, la sumatoria de falsos y presuntuosos “rostros”que buscan su propio lucimiento y el progresivo afán de la autorreferencia, tanto del propio Jara como de parte de panelistas que no aportan al programa; y externamente, el matinal de canal 13 reforzó acertadamente a Tonka Tomicic, atractiva por sí sola, y la llegada de Carolina de Morás al de CHV, consagrada en el escenario del Festival de Viña del Mar, lo catapultó.

Mucho Gusto no reaccionó y persistió en su mala práctica coloquial, y más aún tras eliminar parte de sus despachos magazinescos y de actualidad luego del despido de dos de sus noteros. Diariamente, el espacio lo abre una conversación grupal donde, erróneamente, se suele hacer referencia a asuntos irrelevantes de los panelistas, situación que llega a ser insoportable en el caso de Ivette  Vergara y de su marido Fernando Solabarrieta, cada vez más invitado por la gran amistad de ambos con Luis Jara.

A las audiencias no les interesan las cuitas domésticas de los panelistas, ni de los animadores, pero éstos,  porfiadamente persisten en considerarse estrellas de Hollywood y que hasta sus rencillas amorosas son dignas de ser contadas ante las cámaras.

Mucho Gusto partió bien, siguió muy bien, pero se fue  quedando porque creyó que la tarea estaba cumplida. A su egocentrismo colectivo le agregó el relleno de panelistas que, al margen de hacer número, aportan poco o nada al contenido del programa.

Ya no da mucho gusto ver el programa…

LA METEOROLOGÍA EN TV

TVEO

meteorologia

Por Imelda Rabbia, licenciada

en Comunicación Audiovisual

 

En medio de la mediocridad generalizada de la televisión local han surgido destellos que satisfacen un interés común de las audiencias, independiente de los compartimentos etáreos y socioeconómicos: los informes meteorológicos.

Los espacios dedicados al pronóstico climático no son nuevos. Por lejos, el pionero en este tema fue canal 13, en la década de los 60, con un profesional de esta disciplina, Willy Duarte, y cuya música característica  —-segundo movimiento del concierto 21 para piano de Mozart— lo heredó TVN.

En la medida en que la TV local se sacó los pañales, sus programaciones fueron inspiradas por canales extranjeros, en particular la norteamericanos, pues en Estados Unidos se da especial tratamiento al clima, dada su volatilidad con inesperados, y violentos, cambios.

Los canales chilenos asumieron la necesidad de dedicarle mini espacios a informar sobre el clima, ceñidos en tiempo a la otrora secuencia histórica de las estaciones. No parecía necesario dedicarles más minutos, porque raramente se producían sorpresas sobre las cuales prevenir a la población.

Después se discurrió que tales cápsulas resultaban atractivas en la transición de un programa a otro y como gancho para mantener cautivo al telespectador. Por ello se echó mano al recurso, generalizado de entregar la lectura de los informativos de la Dirección Meteorología de Chile a modelos o modelitos.

No obstante, el cambio climático universal no sólo alteró los ritmos tradicionales de las estaciones, sino transformó al clima en un fenómeno lleno de imprevistos y desenlaces inesperados. Por esta misma razón, la audiencia le dio gran relevancia a estos espacios, precisamente por la brusquedad de los cambios climáticos.

Dos canales, y eso hay que reconocerlo y agradecerlo, captaron en su dimensión este nuevo interés de la gente e incorporaron a sus programaciones y noticieros a profesionales del rubro que informan, previenen, aclaran y explican, en una misión didáctica.

Incluso, los matinales requieren de sus servicios para avisar a sus audiencias y hasta participan de sus paneles, detallando los distintos secretos del clima. En este aspecto hay que destacar a los profesionales Jaime Leyton y Gianfranco Marcone de MEGA y a Iván Torres de TVN.

Sin embargo, hay ocasiones en que los directores de Prensa toleran el uso y abuso de que hacen gala los conductores con estos profesionales. Se cae en la estupidez de confeccionarles libretos “originales” con alusiones que combinan la información climática con sucesos banales. En ocasiones se les hacen comentarios irónicos sobre sus pronósticos de la víspera que no se materializaron.

El clima, ayer y hoy, es imprevisible e induce a errores,   aunque mínimos.

Ellos son profesionales y hay que dejarlos que realicen tranquilos y seriamente su función, porque es una importante contribución a la ciudadanía que busca en sus palabras algo tan elemental como es disponer qué tipo de ropa usar y tomar precauciones frente a una lluvia o la caída de una helada.

La meteorología en la TV es una necesidad que llegó para quedarse. Porque es indispensable.

EL PLACER DE HACER ZAPPING

TVEO

USAIN BOLT

Por Imelda Rabbia, licenciada

en Comunicación Audiovisual

 

La televisión en general, y no sólo la chilena, está íntimamente ligadas a las transmisiones del fútbol, y ello en todos sus formatos y expresiones. La razón no es nueva: un volumen  importantísimo de la audiencia universal es adepto a esta actividad y, por lo mismo, su difusión resulta de gran atractivo para los auspiciadores.

Años atrás resultaba impensable que una empresa lechera apostase sus fichas publicitarias al fútbol. Pero ahora, para llegar a las masas  —que ésa es su meta— escogió las pantallas del CDF.

Los aficionados al fútbol, casi a diario, encuentran en la TV por cable transmisiones en directo de partidos de fútbol de las más importantes competencias del planeta, especialmente de América y Europa.

Sin embargo, nunca ha ocurrido así con las disciplinas no fútbol, a excepción del tenis, automovilismo, motociclismo,  básquetbol y golf, los que tienen un calendario y espacio preferente. Pero del resto de los deportes son escasas las emisiones de sus espectáculos y para una inmensa mayoría son simplemente nulas.

Como hasta los deportes menos difundidos tienen competidores y fieles adeptos, la ausencia de ellos en las pantallas va acumulando una deuda que sólo se paga, y con creces, con las realizaciones de los Juegos Olímpicos cada cuatro años.. Son éstos los que originan un verdadero festival de todas las disciplinas en horarios interminables y con la exposición  —aunque relampagueantes algunas— de todas las especialidades.

Las transmisiones de los recientes Juegos Olímpicos realizados en Río de Janeiro resultaron un festín para quienes no están habituados a ver en pantalla a los mejores exponentes mundiales en la disciplina de su agrado.

Sólo una señal abierta, TVN, se animó a competir con dos monstruos del deporte, como ESPN y Fox Sport, ambos controlados desde Argentina, y con seis señales al ire. Esta abundancia de canales emitiendo en vivo desde las 9 hasta las 23 horas todo lo que estaba ocurriendo en Brasil, activo como nunca el uso del control remoto para hacer zapping.

Para este tipo de audiencia nunca fue más grato el zapping por las alternativas y variedad de espectáculos que iban exhibiéndose. Pese a tratarse de una emisión universal desde la sede, las señales pudieron intercalar el uso de cámaras propias para centrarse en las presentaciones de sus deportistas nacionales. Por razones obvias, tanto ESPN como Fox Sport no perdieron oportunidad de “pinchar” siempre las transmisiones de sus equipos y figuras argentinas.

Con tanta variedad de deportes en exhibición, los canales requirieron de la presencia, en calidad de expertos pagados o invitados, de especialistas en las disciplinas que ponían al aire. Así, las opciones de comentaristas fueron enormes.

Precisamente porque no son de difusión habituales, la gran mayoría de disciplinas en exposición requieren de explicaciones técnicas y puntuales para informar al teleespectador no ilustrado. En este ámbito la señal que se dotó de mejores expertos y claramente avezados en el conocimiento de sus disciplinas fue ESPN, que llegó a la exquisitez con el responsable de apoyar las pruebas del atletismo: ¡una enciclopedia!

Al margen de este sello diferenciador, hay que aplaudir y reconocer el mérito de todos los canales que emitieron señales directas desde Río de Janeiro, porque consiguieron la hazaña de que el zapping se usara, y mucho, no en búsqueda de una mejor entretención, sino para disfrutar al mismo tiempo  del mayor número de disciplinas en competencia.

ESTRENO Y REESTRUCTURACIÓN

TVEO

CHV

Por Imelda Rabbia, licenciada

en Comunicación Audiovisual

 

Para el ámbito laboral en cualquier sector de la sociedad, los cambios de lugar de trabajo suelen transformarse en maldición: casi por inercia, la patronal se aprovecha de mudanzas para hacer algún tipo de cirugía en el cuadro de empleados.

Fue lo que ocurrió en CHV casi a las pocas horas de que la estación llegase a sus nuevas y modernas oficinas de Santiago  sur, donde se instaló en lo que fuera una antigua fábrica textil. La amplia sede está dotada de los últimos adelantos en tecnología e infraestructura.

Tras la mudanza, su planta sufrió un recorte producto de una reestructuración, popularmente conocida como “cirugía mayor”.

Sin mayor dolor, al aire en un noticiero del mediodía se ley+o un comunicado oficial firmado por el director ejecutivo, Francisco Mandiola, en el que se resumió la reestructuración.

“Frente a los actuales desafíos de la industria, luego de un riguroso análisis y evaluación de los retos que nos presenta una audiencia cada vez más fragmentada, CHV reestructura su operación con un nuevo modelo de trabajo que fusiona áreas, racionaliza posiciones también, sin perder su posición como empresa. En Turner y CHV, la cultura de trabajo pone a las personas en el centro y valora la trayectoria de cada uno de sus colaboradores. Por ello, lamenta las consecuencias de una necesaria reestructuración, que conlleva la necesaria decisión de eliminar puestos en varias áreas y niveles, para ser más competitivos cada día y entregar productos innovadores y de excelencia, que respondan a una audiencia cada vez más exigente”.

Fueron desahuciados 51 trabajadores, en diferentes sectores, siendo el área comercial la más afectada.

De acuerdo al último informe entregado a la SVS, en el primer trimestre, el canal redujo sus pérdidas de $4.457 millones en el mismo de periodo del 2015 a $1.875 millones en el de este año.

Sin embargo, este éxito financiero no se replica en la programación, cuya falta de atractivo para la audiencia se atribuye a Holger Roost-Macías, el alemán contratado por 18 meses como asesor de la señal, y que opera como director del área. Su proyecto para el canal era instalar espacios al estilo de  Home & Health o Fox Life.

Con esa finalidad se estrenaron adaptaciones como Escuela para maridosPesadilla en la cocina y La divina comida; pero ninguno tuvo éxito. Recientemente,, la señal estrenó Amor en juego, que marca menos de 10 puntos tres veces a la semana.

En la actualidad, el noticiario central es el único espacio que se mantiene como pilar de rating de la estación.

LIBERTAD DE DIFUSIÓN

TVEO

LIBERTAD DE DIFUSIÓN

Por Imelda Rabbia, licenciada

en Comunicación Audiovisual

 

Lo que se llama una tormenta en un vaso de agua fue la que originó el concejal de Providencia, Jaime Parada Hoyl (PRO), al censurar a TVN por emitir teleseries cristianas y que le han dado buenos réditos de sintonía.

Ex vocero de movimientos homosexuales, ambientalista y combativo dirigente comunitario, Parada atacó duramente a TVN porque en su condición de canal laico y de propiedad de todos los chilenos “no puede difundir series propagandísticas de un credo religioso y aprovecharse de ello para mejorar su rating”.

En sus horarios estelares, el canal estatal lleva meses transmitiendo series íntimamente relacionadas a historias bíblicas y ellas le permitieron revertir, en alguna medida, su crisis de audiencia que lo tiene aún en el cuarto lugar del ranking de los canales de TV abierta.

Las producciones impugnada por Parada son hechas en Brasil por una empresa del rubro propiedad del fundador de la Iglesia Universal, una de las tantas corrientes del credo evangélico. Los chilenos conocen bien el estilo de sus pastores, quienes instalaron el lema de “Para de sufrir” para convocar adeptos.

Las críticas del concejal Parada resultan destempladas e incoherentes, tratándose de un radical luchador por la igualdad, la diversidad y la plena libertad de pensamiento. Condenar a TVN por difundir una serie de índole religiosa no se entiende bajo ningún pretexto ni argumento, pues en Chile  —felizmente—existe la libertad de expresión y, por ende, la de difusión mientras ésta no atente contra la moral.

No es el caso de estas sagas  evangélicas e incluso nada transgredirían de ser proselitistas. Históricamente, la TV local ha emitido todo tipo de programas con la más amplia diversidad. Las apuestas son buenas si las temáticas son bien recibidas por una mayoría; en caso contrario, se cargarán  al rubro fracaso.

Llama la atención que un activista de sus características no haya hecho similares reparos en remotas y recientes series televisivas en que se sobrevaloran y se les dio connotación a los derechos de los homosexualismo y a las virtudes de la izquierda. Aún más, la TV abierta ha difundidos capítulos de historia en que se atacó  –por ejemplo— a la Iglesia Católica, al capitalismo, al conservadurismo, a las Fuerzas Armadas y ni siquiera desde sus senos salieron voces de protesta.

La TV, en todo el mundo, es un libro abierto, sin límites de contenidos ni objetivos y todos conocen las reglas del juego y de sus apuestas. Ningún canal obliga a un eventual telespectador a ser fiel a su programación, de tal modo que así como la estación emisora tiene la libertad de elegir los productos que difundirá, la audiencia tiene la libertad de hacer zapping acaso no le agrada.

CAMBIOS QUE MATAN

TVEO

DELRIO-SANCHEZ

 

Por Imelda Rabbia, licenciada

en Comunicación Audiovisual

 

Desde que la televisión se transformó en un agente más comercial que de entretención e información, surgió una rotación de personal que no fue habitual en sus primeros años de vida, cuando su sello era de mucho amateurismo.

La competitividad por el rating y, por lógica, por las audiencias genera en las estaciones una pugna por hacerse de profesionales que, creen sus ejecutivos, contribuyen a reforzar el interés en sus pantallas.

Esa competencia no está restringida a lo que en TV se mal denomina “rostros”, sino también a gerentes, productores y directores, aunque éstos carecen de la connotación pública que provocan los que se paran frente a las cámaras.

En el peculiar mercado de la televisión local, suele utilizarse un sistema de contratos con vencimiento y el profesional, aunque quede sin programa y, por ende, sin pantalla continúa como dependiente de la estación.

Un mal aviso para los profesionales de exposición pública es que los dejen sin programas. También se considera una señal negativa que los hagan rotar por diversos espacios y, peor aún, si se trata de los de segundo orden y en horarios poco atractivos para las audiencias.

Los casos más recientes de quienes vivieron experiencias similares ocurrieron en TVN: Claudia Conserva, contratada originalmente para reforzar el matinal, terminó animando un h´brido programa de magazine al mediodía, en el mismo en que cayó Fernando Solabarrieta, relator y antiguo “rostro” del inolvidable Zoom Deportivo.

A ambos no se les renovaron sus contratos y fueron a parar a MEGA. Conserva cayó mejor parada, porque asumió la conducción de un reality de altísima sintonía, en tanto Solabarrieta, para justificar sus ingresos, debe multiplicarse como comentarista deportivo, autor de reportajes especiales, relator t conductor del noticiero nocturno  del sábado y, eventualmente, compartir roles en el del domingo.

Distintos son los casos de Matías del Río, Cristián Sánchez y María Luisa Godoy. El periodista quedó huérfano cuando se desmembró el equipo político dominical de CHV y no lo pensó dos veces cuando desde TVN lo llamaron para ser el hombre ancla del noticiero nocturno, tras la decisión de Amaro Gómez-Pablo de no continuar en ese rol.

A todas luces, ganó mucho dinero con el cambio pero perdió protagonismo y, también, exposición pública.

Cristián Sánchez, un gancho por su espontaneidad, dejó CHV y el SQP para ser conductor de un nuevo programa de TVN con el cual intenta recuperar sintonía; coanima  con María Luisa Godoy, que a esas alturas no estaba en el primer plano de ningún canal. El experimentado animador, al tomar la decisión priorizó sus ingresos que más que duplicaron los que recibía en su anterior trabajo.

Sin embargo, por los resultados en cuanto a sintonía obtenidos hasta la fecha, su cambio de casa no parece haber sido la más afortunada de sus decisiones.

Son algunos pocos ejemplos de los muchos en que se demuestra que hay cambios que a veces matan.

TVN Y SU OPORTUNIDAD DE AYUDAR

TVEO

 

 

 

AYUDATVN

 

 

 

 

 

 

Por Lic. Imelda Rabbia,

Comunicadora audiovisual, VOXPRESS.CL

 

Aún persiste el debate en la opinión pública por el anuncio Presidencial de, mediante una ley que tendrá que discutirse, un Fisco arruinado como el actual  irá  al salvataje de TVN, sumido en una crisis económica que en dos años pasó a ser incontrolable. Dicho auxilio se camufla bajo el pretexto de que el canal requiere modernizarse…

Junto a dicho anuncio, la Presidenta de la República detalló que una parte del monto total de los 95 millones de dólares  –unos 20, aproximadamente— tendrán que destinarse a la implementación de una señal, obviamente gratuita, dedicada exclusivamente a difundir contenidos educativos y culturales. Con tal propósito ya se formó una Comisión de Expertos que está trabajando en el tema y con fuerte influencia del MINEDUC.

Los contenidos programáticos educativo y cultural de un canal perteneciente a un Estado actualmente en manos del socialismo, despiertan desde ya todo tipo de suspicacias y conjeturas, más aún con la experiencia de este Gobierno que toda su opaca labor la ha ideologizado.

El abanico de la cultura es tan amplio y discrecional que podría no transformarse en un elemento de infiltración política para los televidentes, pero el área educativa de la futura señal es la que inquieta por el sesgado objetivo que se le pueden dar a los contenidos.

Quienes en estos momentos están “pensando” el área educativa de la futura señal deben tener en cuenta que tienen que desmarcarse por completo del estilo pedagógico que ha prevalecido por años en las aulas, porque niños y jóvenes no se sienten atraídos por dicho modelo. Hay, también, que considerar que antes la gigantesca oferta de la entretención digital e incluso televisiva, los estudiantes por ningún motivo se inclinarán por sintonizar un canal que les hable y les repita lo que no les gusta.

La única alternativa para que la juventud en edad escolar sienta algún tipo de atracción por un canal educativo es que éste lo ayude realmente, en el acto, a resolver sus dudas y desconcierto que les originan cotidianamente las tareas para la casa.

Estadísticamente, los padres hoy no se sienten ni están capacitados, como antes, para resolver los enigmas de cuestionarios, investigaciones y problemas que los profesores no se los resuelven a los alumnos durante las horas de clase. Enfrentado a planteamientos que los superan, niños y jóvenes claman por una ayuda, y ésta, sí, perfectamente se las puede entregar en el acto el futuro canal educativo/cultural de TVN.

Educar es uno de los roles de la televisión, pero el menos puesto en práctica, dado que tiene que adecuar su programación a los gustos de las audiencias. Pero en este caso específico del proyecto que viene, lo que tiene que hacer la señal es AYUDAR, factor relevante de su finalidad social, y una forma de hacerlo es socorrer a los escolares que en sus hogares no saben cómo desatar los nudos que los profesores les encargan.

Aunque puede parecer arcaica y hasta rústica, aprovechando el fantástico feedback que hoy proporcionan las redes sociales, un grupo de profesores en el estudio puede resolver en el acto las interrogantes de los escolares que se hallan en sus casas, y ello con un gran alivio para los padres que se desesperan ante la posibilidad de que sus hijos concurran a clases al día siguiente sin una tarea resuelta.

Satisfacer este tipo de necesidad de seguro que le dará sintonía al canal, mucho más de la idealmente esperada. La señal no tendrá que explorar fórmulas para atraer hacia su pantalla a niños y jóvenes, sino serán éstos los que busquen el acceso para encontrar una solución a los problemas que a diario se les producen en sus hogares con materias y preguntas que no tienen idea cómo responder.

EL RIESGOSO SOCIO DE MEGA

TVEO

DISCOVERY

Por Lic. Imelda Rabbia,

Comunicadora audiovisual, VOXPRESS.CL

 

Discovery Communications es una compañía de medios y entretenimiento con sede en Maryland, EE.UU., creada en 1985 e inició sus actividades como un solo canal, Discovery. Tiene operaciones globales con 29 redes de estaciones con más de 100 señales en más de 180 países en 33 idiomas para 1.5 mil millones de subscriptores alrededor del mundo.

 MEGA, recientemente, pasó a ser una más del centenar de televisoras asociadas a Discovery Comunications International (DCI), luego de un contrato firmado entre el presidente para Latinoamérica y EE.UU., Henry Martínez, y Carlos Heller, de Bhetia S.A., controladora del canal criollo.

 DCI adquirió un 27.5% de la propiedad de MEGA a cambio de USS$60 millones. La internacional tiene, ahora, el derecho a elegir un miembro de los cinco directores que componen la mesa de MEGA.

“Este acuerdo llega para coronar el trabajo que hemos venido haciendo hace años y que va a potenciar la internacionalización de MEGA”, aseguró el presidente del conglomerado nacional, Carlos Heller.

El presidente del directorio de la señal descartó los temores de que éste fuese el primer paso para la venta del canal a empresarios norteamericanos, como ocurrió con CHV. La Red, otra señal abierta local, es propiedad de un magnate mexicano.

“El plan de convertirnos en una empresa productora de contenidos relevante internacionalmente se mantiene y se potencia con esta alianza. La gestión sigue en manos de Patricio Hernández y su equipo ejecutivo, quienes cuentan con mi voto de confianza. El seguirá encabezando este proyecto que ahora iniciará una nueva etapa de estrategia global”, aclaró Heller.

Una de las circunstancias que pusieron un punto de interrogación a esta sociedad es el hecho de que Carlos Heller es, además, accionista mayoritario de Azul Azul, controladora del equipo de fútbol de Universidad de Chile que tuvo un déficit operacional negativo el primer semestres y es, también, el dueño de Iberia, de Los Ángeles, de la Primera División B.

El presidente de DCI, Henry Martínez, justificó su decisión de adquirir parte de MEGA:  “Chile es un territorio importante dentro de América Latina en el cual nos enorgullece aumentar nuestra presencia por medio de esta oportunidad de colaborar con el gran equipo de Mega TV”.

Dos puntos sensibles del acuerdo son la presencia de material de Discovery en la pantalla abierta de MEGA y el acceso “preferente pero no exclusivo” de éste a programas de la compañía norteamericana.

DCI emite sus producciones fundamentalmente a través de señales por cable y ésta es una apuesta arriesgada no para la compañía con sede en Maryland, sino para la señal chilena. La parrilla de MEGA apunta a lo masivo y gracias a esa opción ha tenido un resonante éxito, subordinando espacios para audiencias selectas, como son los que emite Discovery.

Se asegura que Discovery no utilizará más de un 10% de la programación de MEGA, el cual lleva 23 meses seguidos en el primer lugar de audiencia y durante marzo y abril superó en tres puntos a su más cercana competencia (Chilevisión).

DCI produce programación original y adquiere otros programas en todo el mundo, los que  son transmitidos en las 28 redes de la compañía, incluyendo Discovery ChannelTLCAnimal PlanetDiscovery Health ChannelDiscovery KidsInvestigation Discovery y una familia de canales originales. La empresa también distribuye a BBC AmericaBBC World NewsTravel Channel y a la mayoría de operadoras de cable y satélite en los Estados Unidos.

UN EJEMPLO PARA IMITAR

TVEO

ANDRES VIAL

Por Lic. Imelda Rabbia,

Comunicadora audiovisual, VOXPRESS.CL

 

Un oasis en el páramo del periodismo televisivo actual es el que entrega Andrés Vial, uno de los editores de Prensa de TV y especializado en materias relacionadas con la economía.

Comenta en la señal abierta en el informativo del mediodía y en el vespertino del cable, ello además de ser protagonista de una cápsula llamada “Mirada Económica”.

Los temas económicos no suelen ser profundizados en los noticieros de TV porque se da por entendido que contenidos tan específicos y técnicos no son fáciles de comprender, y menos digerir, por parte de los teleespectadores. Prueba de ello es que la mayoría de los invitados a los set para entrevistas en directo son personas vinculadas a las más diversas actividades del diario vivir  y los menos frecuentes son economistas.

Andrés Vial, como periodista, entiende que el mensaje a las audiencias debe ser directo, simple y comprensible. Su lenguaje es claro, con un buen dominio del vocabulario. En esta faceta profesional  demuestra un nivel muy superior al resto de sus colegas, cuyas improvisaciones son trabalenguas con mal uso de verbos, sustantivos y adjetivos y con una cadena interminable de repeticiones y redundancias.

Vial no es igual a todos y por eso mismo se destaca. Su pauta informativa de temas económicos la elabora con la intención de que sea entendida por todos y que, al mismo tiempo, su exposición resulte ojalá entretenida. Analiza los problemas más sofisticados de la economía casi con ejemplos de peras y manzanas, apoyándose casi siempre en gráficos muy explicativos.

Al revés de muchos otros “expertos” analistas de la TV que titubean en materias que debieran dominar, este profesional titulado en una Escuela de Periodismo de una universidad privada, es un ejemplo de cómo se tiene que llegar a la gente y también es un modelo  —estéril, eso sí— para sus propios colegas, respecto al buen uso del lenguaje.

LA MOLESTA HÍPER VENTILACIÓN

tveo

Por Lic. Imelda Rabbia,

Comunicadora audiovisual, VOXPRESS.CL

 

TV

Cuando los genios de la TV mundial establecieron, casi como ley, que los protagonistas en pantallas debían transmitir humanidad, nadie puso una mínima cuota de atención en que tal iniciativa iba a mal interpretarse y que, más temprano que tarde, llegaría el día del “todo vale”.

 

Así es: hoy todo vale en cuanto a conquistar a la audiencia. El new look de cercanía con los telespectadores y de espontaneidad ante las cámaras tuvo como objetivo el término del llamado acartonamiento, que no era más que la seriedad profesional de los actores televisivos y su respeto hacia el público.

 

El “ser auténtico” se confundió con conductas vulgares, ordinarias y hasta soeces, un reflejo de la crisis moral generalizada de la sociedad actual y no solamente la chilena. El comportarse “tal como uno es” ante las cámaras carece de cánones, normas y límites, porque la variedad de características de cada ser no tiene cuantía.

 

Dentro de este “todo vale”, al menos en los canales de la TV local se ha asentado la mala costumbre de ventilar asuntos de índole personal y que a la audiencia no le interesan. Podría dar la sensación de que tan alto nivel de familiaridad en los set hace más cercanos a los protagonistas, pero lo que molesta es que lo hacen para nutrir su ya desbordado ego.

 

Y no estamos refiriéndonos a “personajes” respecto a los cuales el público –dentro de su morbosa curiosidad– siempre anhela saber más sobre sus intimidades, y ojalá de alcoba. No: hacemos alusión a ciertos conductores y/o animadores que tienen la misión prioritaria de averiguar siempre algo más de sus entrevistados…y no referirse a ellos mismos.

 

Curiosa y coincidentemente, quienes hoy “la llevan” se concentran en el canal más visto, MEGA, y no son precisamente sus respectivos programas los sostenedores del primer lugar del ranking del canal.

 

Quien supera toda tolerancia es la periodista Ivette Vergara en el matinal Mucho Gusto, quien parece disfrutar diciendo cada vez que puedo que “en Santa Teresita pasó esto y lo otro” en un calculado objetivo de que alguien del panel le pregunte ¿qué tiene que ver Santa Teresita? Y ella responde: “es que por ahí vivo yo”, para que la audiencia sepa que reside en La Dehesa, uno de las zonas top del sector oriente de la capital. Cuando se hace mención a los atochamientos de tránsito, ella es la primera en contar su experiencia cuando va a dejar a su hija al estadio donde juega vóleibol…

 

Luis Jara es otro que, en el mismo espacio, alude a que “como yo me vengo por la autopista central” para recordarle a la gente que vive en Chicureo, hoy uno de los sectores residenciales más cuicos y caros del Gran Santiago.

 

Quien suele entrar a este juego es José Antonio Neme, conductor del AN matinal y del mediodía, quien con excesiva frecuencia relata las gracias de las dos mascotas que viven con él en su departamento y se ha dado el gusto de firmarlas y exhibirlas en su canal. Días atrás cayó en el mismo error su compañera  Catalina Edwards, quien al aire y en pleno noticiero le encargó a una reportera que despachaba desde un oulet de Quilicura que le comprase una chaqueta barata a su madre “pero de talla chiquitita, porque ella es baja”…

 

Juan Carlos “Pollo” Valdivia es otro que en UCVTV recurre a la autorreferencia y no sólo alude a sí mismo y a sus ya olvidados éxitos en medios de comunicación, sino aprovecha de ensalzar a su señora: “cuando Claudia (Conserva) salió de TVN pensamos que pasaría un tiempo largo sin trabajo, pero de inmediato la llamaron de MEGA”…

 

Fernando Solabarrieta, el relator deportivo y esposo de Ivette Vergara, no sólo sufre de pataletas en pantalla cuando los panelistas de FoxSport lo contradicen en sus casi siempre erradas aseveraciones, sino suele introducir la cuña de “conozco mejor que ustedes las divisiones menores de la Católica porque mi hijo juega ahí” o bien “ayer no puede ver el partido, porque estaba con mi hija en un campeonato de vóleibol”…

 

Otro que se tienta muy seguido con salirse del libreto para hablar de “sus experiencias” es Gonzalo Ramírez, conductor de noticieros en TVN. También le parece relevante que su público sepa donde vive y hace alusión a que “cuando venía por la radial oriente, ví la nube de smog”, en alusión obvia a uno de los caminos que unen Chicureo con Las Condes y el más rápido, para él, para llegar a su canal.

 

Esto es en las señales abiertas. En el cable, hay uno que bate todos los record: Julio César Rodríguez. En el late que anima en el canal Vive, llega a ser molesta su majadería de dejar en evidencias sus cualidades de macho amatorio con sus  innumerables “primas” que le llegan del sur y ensalza permanentemente sus virtudes msculinas.

 

Antiguamente, a quienes se vanagloriaban de sus asuntos domésticos sin relevancia para los demás, se les llamaba cachetones. Hoy, se les conoce como híper ventilados. En el fondo, es lo mismo.

LAS MINAS DE ORO DE MEGA

tveo 

 

Por Lic. Imelda Rabbia,

Comunicadora audiovisual, VOXPRESS.CL

mega

La tradicional encuesta mensual sobre sintonía televisiva ratificó la permanencia de MEGA en el primer lugar, lo que no constituye novedad alguna, porque hace meses que se ha mantenido líder en el ranking. En la medición que comprendió desde el 1 al 31 de marzo, el canal de Bethia le sacó varios cuerpos de ventaja a las demás señales abiertas: promedió 9,3 puntos de rating sobre los 6,0 de CHV, 5,8 del 13, 4,8 de TVN y 1.3 de La Red..

Los programas que sustentaron el liderazgo mensual fueron “Volverías con tu ex?” (23,1), “Pobre Gallo” (19,6), “Kara Para Ask” (17,0), “Ahora Noticias Central” (16,0), “Eres mi tesoro” (15,4) y “Morandé con Compañía (15,1). Entre los mayores hitos de sintonía que el canal logró en marzo se ubicó la transmisión más vista en lo que va corrido del año, el partido Venezuela-Chile, que promedió 46,1 puntos con un peak de 58,4.

Este valioso detalle permite descubrir dónde está la mina de oro de MEGA para continuar disparado a la cabeza del ranking de sintonía: la combinación reality/teleseries y el fútbol de la Selección constituyen su gran capital.

Si se repara en la programación que contribuye a sumar puntos para MEGA, sólo un espacio no es nocturno, de tal modo que la noche hasta los fines de semana le pertenece en plenitud, y de ahí que los esfuerzos de su competencia por fijar sagas, docurealities o series desde el atardecer hasta la medianoche no les significan réditos en sus audiencias, excepto los jueves del 13 con “Vértigo” y, específicamente, gracias al personaje de Daniel Alcaíno.

Los beneficios de esta mina de oro alcanzan para tenderle una  mano al noticiero central de “Ahora Noticias” que ocupa un lugar de privilegio sólo porque enlaza dos teleseries muy populares. El teleespectador mantiene la señal a la espera de lo que le interesa, sin importarle el informativo que, por lejos, no es el mejor de la TV abierta local.

Un mérito es el de “Morandé con Compañía” que mantiene en alto su sintonía de viernes y sábado, pese a su ostensible baja en la calidad del humor en los libretos para ambos días de emisión.

Llama la atención que al desmenuzarse los programas de MEGA no aparezca “Mucho Gusto”, su matinal, sostenido por la popularidad de Luis Jara y la espontaneidad de Katherine Salosny. El programa está con altibajos y se cae cuando se ausenta algunos de sus dos conductores, lo que permite que asuman un protagonismo muy falso algunos panelistas que no tienen química con las audiencias, especialmente Ivette Vergara que, al margen de ser majaderamente  autorreferente, se asume comentarista de deportes, temática no afín al telespectador de matinales.

Pero, en definitiva, lo que le interesa a MEGA es su resultado general para hacer prevalecer este privilegio en la conquista de auspiciadores. No le importa en qué horarios estén ubicados los programas más exitosos sino la suma de puntos de rating que, a la postre, le permiten ser el único canal que mantiene sus finanzas con números azules.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DOS TIPOS DE VISIONES

tveo

 

 

Por Lic. Imelda Rabbia,

Comunicadora audiovisual, VOXPRESS.CL

Captura de pantalla 2016-04-15 a las 11.37.35 a.m.

Entre las muchas acepciones que la Real Academia Española de la Lengua consigna para el vocablo visión, hay dos que encajan como anillo a dos situaciones de nuestra TV, una de fondo y otra de forma.

 

Una de las acepciones, la RAE la define como “punto de vista particular acerca de un tema” y la otra es la acción y efecto de ver, esto es, un ejercicio meramente físico.

 

Recurrimos a la primera definición  –punto de vista sobre un tema— para aludir a Alicia Hidalgo, la flamante Directora Ejecutiva de TVN, designada en dicho cargo por el Directorio de la estación en reemplazo de la renunciada Carmen Gloria López.

 

En su primera entrevista tras asumir sus funciones, Alicia Hidalgo, ingeniera comercial de la Universidad Católica, manifestó que “con los costos a que había llegado la empresa eran más que suficientes para que estuviese en el primer lugar del ranking de sintonía y no en el cuarto”.

 

Su antecesora Carmen Gloria López, documentalista y periodista, fue escogida  para el puesto por el presidente del Directorio, Ricardo Solari (PS). Entonces,  la deuda de arrastre del canal era de $1.500 millones, pero al abandonarlo –a fines del 2015– había aumentado a casi $7.000. En cuanto al ranking de sintonía, ella asumió con la estación en el segundo lugar y lo entregó estando cuarto.

 

Éste es el dato comparativo que llama a reflexión por las expresiones de Alicia Hidalgo. Ella reprocha que con los fabulosos niveles de gastos operativos, la señal debería haber estado en el primer puesto en cuanto a sintonía y, naturalmente, sin las desorbitadas pérdidas en su gestión financiera. Pero resulta que la ahora Directora Ejecutiva trabaja en dicha empresa hace 14 años, tiempo que se desempeñó en el área comercial, la gran caja recaudadora de recursos, y, después, en la gerente general, puesto clave en la toma de decisiones sobre ingresos y egresos.

 

Es curioso, por decir lo menos, que una ejecutiva trascendental en el día a día del ámbito financiero de la estación no haya puesto reparos en el despilfarro en el área de Producción y en las millonarias contrataciones para, al menos, atenuar la galopante crisis económica.

 

Alicia Hidalgo no puede desmarcarse de lo ocurrido en su canal porque es parte del equipo responsable de la crisis.

 

Respecto a la segunda definición del vocablo visión  –acción y efecto de ver– es aplicable a los ingratos momentos que a diario vive en pantalla una conductora de noticias muy aplicada y también respetada: Matilde Burgos.

 

Lectora y entrevistadora del extenso noticiero vespertino de CNN “Noticias y Perspectivas”, (17 a 19 horas), de un tiempo a esta parte se ha agudizado en ella una falencia que arrastra desde su canal originario, el 13, una tartamudez al momento de afrontar las conversaciones y, lo que es más grave aún, le han surgido dificultades en la visión, al punto que se equivoca al leer en el telepronter, en especial temas desconocidos para ella y los vocablos extranjeros.

 

Ha llegado a extremos realmente lamentables de confundir letras, lo que refleja que está con un problema serio de visión. Ello es fácil de corregir, ya sea con lentes de contacto o con anteojos, los que, de usarlos, en nada afectarían su estética.