Monthly Archives: February 2013

HIPOCRESÍA POR UN DESATINO

 

 

Por  VOXPRESS.CL

 

 

El estribillo de un grupo de marinos de la Escuela Politécnica Naval “amenazando” a peruanos, bolivianos y argentinos durante un trote de entrenamiento por el borde costero viñamarino, desató una hipocresía colectiva pocas veces vista.

El chileno, por naturaleza, además de un puñado de virtudes tiene otro de defectos y, entre éstos, la hipocresía es casi un deporte nacional, y ello en cualquier ámbito de la vida cotidiana y a cualquiera hora. De la noche a la mañana, las enraizadas hiper sensibilidades en contra de nuestros vecinos se transformaron en loas y lamentos, y todo ello a causa del gran desatino de un sargento que hizo repetir a sus subordinados estribillos que no sólo ellos lo sienten como algo natural, sino que han interpretado el sentimiento de una gran mayoría de chilenos durante más de un siglo.

CAMPEONES DE LA CORRUPCIÓN

Por Andrés Oppenheimer

Un nuevo estudio sobre la corrupción en Latinoamérica contiene algunas cifras alarmantes: un promedio del 20% de la gente de la región dice que un policía o algún otro funcionario público le ha pedido un soborno en los últimos doce meses, comparado con un 5% en Estados Unidos, y un 3% en Canadá.

La encuesta del Barómetro de las Américas, de la Universidad de Vanderbilt, muestra que en algunos países latinoamericanos como Haití, Bolivia y Ecuador, el número de personas que dice haber recibido un pedido de soborno el último año ha superado el 40%.

Esos tres campeones regionales de la corrupción están seguidos bastante de cerca por México, Perú y Honduras, donde el porcentaje de personas que dice que algún policía o empleado público les ha pedido un soborno es del 31%, el 28% y el 26%, respectivamente, según la encuesta realizada a 40.000 personas en 26 países.

Esta encuesta es uno de los mejores indicadores de la corrupción en los países porque, a diferencia de otras que miden la percepción de corrupción -preguntando a la gente cuánta corrupción hay en su país, algo que puede ser influenciado por los titulares del momento-, ésta mide los incidentes concretos de extorsión que las personas han sufrido en carne propia.

Entre los países que se encuentran en el medio de la tabla de las víctimas de corrupción están Argentina, donde alrededor del 20% dice que les han pedido pagar soborno en los últimos doce meses, Colombia (con el 16%) y Venezuela (con el 15%).

Sorprendentemente, entre los países que están por debajo del promedio regional de corrupción se encuentra Brasil, donde la presidenta Dilma Rousseff ha despedido a más de media docena de ministros por sospechas de corrupción, y donde un mega escándalo de corrupción gubernamental -que terminó con una condena de diez años de prisión contra el ex alto funcionario del partido de gobierno, Jose Dirceu- ha dominado los titulares de los últimos dos años.

Un porcentaje relativamente bajo de brasileños, el 11%, dice que les han pedido un soborno en los últimos doce meses, revela la encuesta. El país más honesto de Latinoamérica es Chile, donde sólo el 6% de la gente dice que le han pedido un soborno, señala el estudio.

Elizabeth J. Zechmaeister, una profesora de Vanderbilt a cargo de la encuesta que se realiza cada dos años, dijo que el porcentaje de víctimas de corrupción en la región subió en el 2012, pero que no es una tendencia uniforme en todos los países.

“Los que hicieron subir el promedio regional son Ecuador, Bolivia, Haití y Honduras”, dijo. “Pero en Brasil, México y Argentina vemos una disminución de las víctimas de sobornos”.

En Ecuador, las víctimas de sobornos se duplicaron en los últimos dos años, de 21% en el 2010 a 41% en el 2012. Inversamente, en Brasil la cifra cayó a la mitad, de 24% en el 2010 al actual 11% en el 2012.

¿Qué podemos aprender de estas cifras?, le pregunté a Ariel Armony, director del Centro de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Miami y socio del estudio de Vanderbilt.

“Lo que muestran las cifras es que cuando la gente piensa que las instituciones son corruptas, es más proclive a pagar y aceptar sobornos”, dijo. “Por otra parte, cuando la gente ve que el gobierno reprime la corrupción, como en Brasil, la gente se comporta de forma más honesta”.

No es una coincidencia que en momentos en que el gobierno de Brasil está reprimiendo la corrupción, el número de brasileños que fueron víctimas de sobornos se haya reducido a la mitad. Y no es una casualidad que Chile, que tiene instituciones fuertes, es el país latinoamericano con el menor número de experiencias de soborno.

Es cierto que hay muchas otras causas de corrupción, incluyendo el exceso de regulaciones gubernamentales y grandes burocracias. Cuantos más inspectores del gobierno hay, tantas más oportunidades existen de pedir sobornos.

Pero, en general, la corrupción empieza desde arriba, y se puede frenar desde arriba. No es un mal cultural o biológico, que no se pueda curar.

La buena noticia es que Brasil, el país más grande de la región, está dando un ejemplo al combatir la corrupción desde el gobierno, haciendo que sus instituciones -y la división de poderes- funcionen. ¡Sería buenísimo que todos los vecinos de Brasil siguieran sus pasos!

 

 

BOLIVIA NO QUIERE MAR

 

Por Raúl Pizarro R.

Evo Morales es como las lluvias altiplánicas provenientes de su país: sólo molestan y causan problemas. Su última “genialidad” fue exigir a Chile una propuesta formal de salida al Océano Pacífico, demostrando su tremenda confusión de roles y sólo con el objetivo de exacerbar entre sus ciudadanos el  anti-chilenismo con miras a su reelección presidencial y de originarle dificultades a un Gobierno no afín al socialismo.

BACHELET Y NADAL

 

 

Por PIRI.

 

Los primeros días de febrero, Chile tuvo dos visitas. Una de ellas, ilustrísima por su condición de eximio deportista, de una notable calidad humana y con una simpatía desbordante: el tenista Rafael Nadal. La otra, tan enigmática como la Quintrala y tan huraña como Nicanor Parra: la doctora Michelle Bachelet.

Rafael Nadal pareció realmente estar en una campaña política: sintonizó con la gente, firmó autógrafos, saludó desde un balcón de La Moneda, se tomó fotos con quien se lo pidió, compartió una cena hasta con los más limitados personajillos de nuestra farándula y, de paso, disfrutó del tenis.

 

Los chilenos quedaron embobados con èl. Existían reseñas de su buen carácter y mejor disposición en el marco de un deporte tremendamente competitivo y en el cual no es fácil tener amigos. Pero pocos o muy pocos imaginaban que el oriundo de Mallorca superaría todo lo imaginable con su simpática conducta y su  cercanía con la gente.

 

Justificó el tenista todo el revuelo mediático que provocó. No sólo por tratarse del mejor jugador en tierra de la historia del tenis, siete veces vencedor de Roland Garros y un ejemplo de fortaleza y coraje que millones aspiran a imitar.

 

Por el contrario, ni siquiera justificable sino fuera de lugar pareció el inusitado interés que se le dio a doña Michelle durante sus vacaciones en su casa del lago Caburgua. Ella llegó por tierra desde Argentina y se instaló a descansar de sus ajetreos como directora ejecutiva de ONU Mujer.

Se le dio un resguardo policial inusitadoen un sitio de muy difícil acceso y con un costo para el Fisco que no merece ni requiere alguien que expresamente solicita privacidad y que no llegó hasta allí en calidad de autoridad sino simplemente como una ciudadana común.

 

Fue tan drástica su decisión de desmarcarse de su status de candidata presidencial que hasta los presidentes de sus partidos incondicionales (PS y PPS)  no supieron ni fueron informados de su llegada, en una clara evidencia de que ella no parece muy de acuerdo con su difundido vínculo con la clásica izquierda de caviar, pues corre el riesgo de sacrificar la adhesión de la “izquierda ciudadana” como se le llama.

 

Su intencional silencio tiene directa relación, sin duda, con su nulo interés de mezclarse antes de tiempo en debates en los que saldrá aportillada. Hasta un fanático marxista, como Jaime Parada, concejal homosexual por Providencia,  denunció que “al menos, Bachelet le debe una explicación humanitaria a las víctimas del terremoto de 2010”, ello en concordancia con un informe de la PDI entregado a la justicia respecto a los responsables de las muertes por el tsunami de aquel trágico episodio y donde la ex Presidenta aparece en la cresta de la ola en cuanto a su nulo liderazgo en momentos tan cruciales de vida o muerte.

 

Mientras tanto, el desenfreno mediático por verla asomar la nariz lo aprovecharon de inmediato Osvaldo Andrade y Jaime Quintana para “colgarse” de esta frenética búsqueda de una foto de la señora a orillas del lago para acentuar una promoción flash a la espera de su prometida respuesta para marzo en cuanto a su aceptación como candidata. Esta fiebre originada por las vacaciones de la ex Mandataria, sus paladines la hicieron coincidir con el anuncio de que ambos partidos la proclamarán oficialmente en abril.

 

¿Qué interpretación tienen estos anuncios? Una sola y es concluyente: Bachelet será candidata pese a su obstinado silencio auto impuesto. De tener alguna duda, por pequeña que fuese, Andrade y Quintana no hubieran corrido el riesgo de anunciar sendas proclamaciones ni el bacheletista senador Jaime Pizarro (DC)  –futuro presidente de la Cámara Alta- no le hubiese quitado el piso a su colega Ignacio Walker para la elección DC y dárselo sin vacilar a Aldo Cornejo, otro DC  bacheltista incondicional como él.

 

Nadal volvió al tenis en Viña del Mar después de meses de silencio deportivo a causa de una lesión a la rodilla, demostró que mantiene intactas sus aptitudes  y que se trata de un gran campeón porque lo ha ganado todo.

 

Bachelet, por el contrario, no puede decir lo mismo. No fue ni es una gran campeona. El único título en que pudo vencer   -y lo tuvo todo para hacerlo-, lo perdió. Y así, derrotada y todo, es la candidata que mayores simpatías origina.

 

Estamos en Chile…y eso lo explica todo.

LA FALTA DE OBJETIVIDAD

 

Por Enrique Rivera V.

 

Quienes han estudiado al comunismo  -gente que, además de mucha, es seria- no dejan de filtrar algún nivel de admiración por su capacidad de penetración, por su hábil método de “lavar mentes” e independiente de las atroces monstruosidades que históricamente ha cometido en contra de la humanidad, por su desfachatez de desmarcarse de los conflictos en los cuales a menudo se ve comprometido.

 

A raíz de la revelación de un video ciudadano en el cual se aprecia a un nutrido grupo de jóvenes de izquierda dándole puñetazos y golpes de pie a una solitaria señora en avenida Matta, tras la exhibición del documental “Pinochet” en el Teatro Caupolicán, la secretaria de las JJ.CC. y candidata a diputada Karol Cariola, manifestó que la culpa de la alevosa agresión a la dama la tuvo “la mala idea de rendir un homenaje a un dictador”.

 

Cuando el sanguinario dictador cubano Fidel Castro permaneció de visita un mes en Chile durante el gobierno de la Unidad Popular, pese al altísimo repudio popular a Allende, nadie le hizo manifestaciones durante sus numerosas presentaciones públicas. A lo más se invitó a los ciudadanos a poner la escoba detrás de la puerta para que se fuese…

 

EL PC celebró sus 100 años en el Estadio Nacional  -cedido gratuitamente por el ministro del Interior- y después realizó su Fiesta de los Abrazos en el Parque O’Higgins y a nadie se le ocurrió concurrir a golpear a sus militantes. En cambio, la UDI llamó a protestar frente a la embajada cubana en Santiago por la presencia del tirano y asesino Raúl Castro en la CELAC/UE y un grupo de comunistas con banderas de la isla no sólo hizo una contra manifestación, sino agredió a los convocantes.

 

Por sus argumentos, se instó a Cariola a que comentase lo que ocurre en Corea del Norte  -con un campo de concentración de 200 mil disidentes-, que se refiriera a los derechos humanos en Cuba y a la censura de Internet en China y ella respondió que no se hacía cargo de “otras situaciones” sino sólo respondía por las JJ.CC. chilenas “que han luchado cien años por la democracia y los derechos humanos”…

 

De acuerdo a las conclusiones de cientistas y filósofos que han estudiado al comunismo desde sus orígenes,  ésta   -la de Cariola- es una de las evidencias más claras de lo que su método es capaz de conseguir: la absoluta convicción de que el daño que le ha hecho a la humanidad no es tal y que la maldad está sólo en quienes no son de izquierda.

 

El comunismo  -y esto se halla plasmado en numerosos ensayos- penetró la economía para exterminar el capitalismo; penetró la educación (la formación de profesores) para lavar cerebros desde niños; penetró los seminarios para que el discurso de la Iglesia Católica tuviese sintonía con su ideario y penetró el periodismo en el mundo entero para que sólo se pusiera énfasis en las noticias donde “imperialistas y reaccionarios” apareciesen siempre como malos de la película y ellos, como los buenos.

 

El video que desde las redes sociales pasó a la TV pública después de siete meses de permanecer oculto revela algunos hechos íntimamente vinculados al quehacer político de nuestro país:

 

1.- La intolerancia del PC ratifica no estar dispuesto a participar en el libre juego de las democracias, de tal modo que sus triquiñuelas políticas para adquirir poder en el seno de la Concertación y hacerse socio de partidos que son extrapolares a su doctrina, no son más que una estrategia fríamente concebida, con esa misma frialdad con que intentó conquistar al mundo y terminó yéndole mal;

 

2.- Su cobardía, esa misma que lleva a sus adictos a encapucharse, no tiene límites ni menos vergüenza: agredieron a golpes a una señora, aunque ingenua e indefensa, y sus “protestas” se limitaron a groserías, con lo que quedó una vez más demostrado que son parte e incentivan la violencia como su arma principal;

 

3.-  Las imágenes tan conmovedoras como vergonzosas debieron hacer actuar de hecho a la justicia penal, tal como utiliza videos delictuales como prueba y tal como los tribunales se apresuran en condenar a carabineros por controlar los desmanes, destrucciones y apedreos de la gente de izquierda. Pero en este caso  -que aturdió a las audiencias- el silencio cómplice fue lo correctamente político;

 

4.-  La Ley Anti Discriminación no se redactó ni se aprobó sólo para favorecer a los homosexuales, sino para castigar cualquiera expresión de fobia y ésta fue un patético ejemplo de odio hacia otra persona que ni siquiera opinóm sino tan sólo asistió a un acto al cual al comunismo le pareció mal, y

 

5.- El video, en los 45 segundos de duración, muestra la presencia en los momentos de la agresión colectiva de varios fotógrafos y camarógrafos de medios de comunicación. Sin embargo, desde junio de 2012 hasta la fecha, jamás se publicó una sola ni una sola imagen de la brutal golpiza, lo que demuestra, una vez más, el compromiso del periodismo con la izquierda y, por consecuencia, su absoluta falta de objetividad en una misión frente a la cual existe el compromiso moral y ético de mostrar la realidad tal cual es.

 

Sin embargo, “los sicarios izquierdistas de la tinta” ignoraron el video en referencia y el gran nivel de asombro que originó en las audiencias. Ello ratifica de qué lado está la prensa y deja en evidencia que es sesgada, tendenciosa y con una impúdica falta de objetividad para favorecer sus históricas y mil veces probadas simpatías por la izquierda. En cambio, en episodios en que marxistas son las víctimas parece solazarse repitiendo o recordando el hecho para que no vaya a ser cosa que se borre de la memoria colectiva.

 

Un país en estas manos comunicacionales jamás podrá esperar que le ocurra algo bueno.

BINOMINAL: ¿DE QUÉ SE QUEJA LA CONCERTACIÓN?

 

 

Gustavo Martínez y Paloma Torres
Ciencia Política
Universidad Gabriela Mistral

 

Una de las finalidades que los legisladores electorales deberían tener en cuenta al discutir el establecimiento o cambio de un sistema electoral es el relativo a la justicia representativa de este.

Esto se traduce en una pregunta de respuesta muy simple: ¿en qué medida el algoritmo o fórmula electoral que se aplica refleja en control de escaños los porcentajes de votación que obtienen los diferentes partidos en competencia y las coaliciones de partidos cuando se presentan en listas?

Para medir la proporcionalidad -desproporcionalidad entre votos obtenidos y escaños ganados- en una asamblea legislativa, en la ciencia política se han creado diversos tipos de medidas, como el índice de desigualdad de Rae, el de desproporcionalidad de Loosmore y Hanby y el de cuadrados mínimos de Michael Gallagher.

LO QUE EL MATRIMONIO GAY QUITA A LOS DEMÁS

 

Por Acepress.

Los partidarios del matrimonio homosexual argumentan a menudo que la legalización no quita nada a nadie. Pero la experiencia de Canadá, donde hace casi una década algunos tribunales provinciales aprobaron las bodas gays, revela ciertos costes sociales: restricciones a la libertad de expresión, a los derechos de los padres en la enseñanza pública, a la autonomía de las instituciones religiosas, y el debilitamiento de la institución del matrimonio. Así lo explica Bradley Miller, profesor asociado de Derecho en la University of Western Ontario, en un artículo publicado en Public Discourse.

LA REINA CRISTINA K

 

 

Por José Brechner

Cien años atrás el mundo veía a la Argentina como el país latinoamericano con mayor proyección internacional. El único que por el nivel educativo de sus inmigrantes, podía llegar a competir con los grandes.

 

Hoy la Argentina es el fiasco más dramático del continente. Hecho que demuestra, que no son solamente las personas instruidas las que generan el progreso y desarrollo de una nación, sino que el sistema empleado para lograr su avance económico es tanto o más importante que la erudición de sus habitantes. Los europeos bajo el dominio comunista no eran tontos ni ignorantes, pero eran despiadadamente pobres.

CELAC, VERGÜENZA LATINOAMERICANA

Por Víctor Pavón, diario ABC Color de Paraguay

La sucesión presidencial en Cuba es monárquica, por cuanto el comandante Fidel ha transmitido los derechos de sucesión a su hermano Raúl. Y a esto hay que agregar los efectos de la más larga dictadura del continente. Hace cincuenta años que millones de cubanos soportan dentro y fuera de su país los rigores de una dictadura que no parece tener fin.