Monthly Archives: November 2012

LA HAYA: IGNORANTES SILENTES

Por Raúl Pizarro R.

En materias internacionales, los gobiernos y sus cancillerías suelen tener estrategias que desconciertan y, lo que es peor, sumen a sus respectivos pueblos en una ignorancia colectiva.

 

Consejeros y asesores no siempre interpretan los sentimientos de los habitantes del país y se aferran a conservadurismo de una diplomacia que cada vez es menos efectiva cuando se confrontan sentimientos nacionalistas.

 

Es lo que está ocurriendo por estos días con lo relacionado con la demanda marítima peruana en contra de Chile y que se halla en víspera de entrar a su etapa oral en el Tribunal Internacional de La Haya. El 16 de enero de 2008, el gobierno de Alan García –en su segundo período como Presidente tras una administración anterior donde casi debió huir como delincuente-, reclamó ante dicha Corte de Justicia que jamás hubo un límite marítimo entre ambas naciones con posterioridad a la Guerra del Pacífico.

 

El gobierno de Michelle Bachelet, según todos los expertos en derecho internacional, debió impugnar la injerencia del Tribunal de La Haya sobre un conflicto inexistente, porque desde 1929 está consagrado un Tratado que establece una línea desde la costa hacia el oriente. Sin embargo, no lo hizo, y en un gesto incomprensible, el canciller de la época manifestó “estar de acuerdo” en que Perú haya recurrido al Tribunal Internacional y, como máxima protesta, calificó la conducta de Alan García como “un gesto inamistoso”.

 

Sabía muy bien Bachelet que al posibilitar que la Corte de La Haya se pronunciase sobre lo impronunciable –porque estaba todo resuelto– le heredó el problema al gobierno que vendría plenamente consciente de que, transformado en fallo, el caso iba a reventar el 2013 con  consecuencias positivas o nefastas para el Mandatario de turno. No actuó la ex Presidenta socialista “como país”, que es el concepto que rige en momentos de poner en juego los intereses soberanos.

 

Sin embargo, más grave que su errónea respuesta a la demanda peruana, el gobierno de Bachelet puso el caso bajo la alfombra para que no se transformase en un debate interno perjudicial para ella. Privilegió todo lo que permitiese asegurar el mantenimiento del poder para la Concertación, lo que tampoco le resultó y debió sorber el trago amargo de entregarle a un centroderechista, millonario y empresario la banda presidencial.

 

El mantener sin conocimiento a la población respecto a la gravedad que implica la demanda peruana fue un acto de anti-chilenismo muy propio de mentes que priorizan la solidaridad internacional, como es el caso histórico del socialismo.

 

Mientras en Chile nadie hablaba y nadie sabía de las gravísimas consecuencias a que se expuso el país al permitir que Perú llevase el caso a la Corte de La Haya, en Lima se montó de inmediato una gran campaña de marketing de índole supra nacionalista para informar a la población de la “justa e irrefutable verdad” sostenida por  sus autoridades.

 

Sólo en los últimos meses y cada vez más progresivamente ahora que se acerca la hora de los alegatos orales, en Chile se ha puesto en primer plano de la agenda el litigio, pero aún se calcula en un 80% la cifra de la población que carece de total o parcial conocimiento del proceso y de las eventuales catastróficas consecuencias para nuestra soberanía que puede origina el fallo.

 

El periodismo chileno tendrá que asumir su responsabilidad histórica en este conflicto por su cómplice silencio, optando por la difusión de temas triviales y frívolos antes que poner énfasis en un asunto que compromete nuestra soberanía.

 

El tibio y balbuceante discurso de que “hay que estar tranquilos” a la espera del fallo no baja ni en un grado la alta temperatura de un caso que, al menos en Chile, se ha mantenido intencionalmente de bajo perfil, aunque se trata de una situación extremadamente sensible y que le puede significar a Chile pérdida de su mal territorial. ¿Qué piensa la ciudadanía sobre esta posibilidad? Hasta la fecha simplemente no tiene pensamiento, porque nadie la ha informado. Curioso, en el delirio por hacer encuestas de todo tipo, calidad y valor, jamás se ha preguntado a la ciudadanía  -incluso a la mayoría ignorante- si está a favor de perder mar con Perú.

 

Aún más, para no caldear el ambiente, la autoridad se encargó de aplacar cualquier intento de comparación entre el fallo de la Corte de La Haya sobre un litigio entre Colombia y Nicaragua (19 de noviembre) y la demanda peruana en contra de Chile.

 

El juicio entre Colombia y Nicaragua (ver extensa nota cronológica en información aparte) tuvo dos ejes de los cuales carece la demanda peruana: estaba pendiente una delimitación de mar desde 1928 y Managua exigía para sí zonas de tierra firme (islotes). La sentencia hace especial énfasis en el histórico uso de soberanía de Colombia sobre su archipiélago para mantenerlo bajo su dominio, sin embargo regala mar a Nicaragua cuyas aguas, ahora, bañarán esas islas. Descabellado. Insólito: a partir de ahora, un bañista colombiano se lanzará de una playa nacional para sumergirse en aguas de otro país…

 

Es tan alambicado el fallo, que el Gobierno colombiano ya lo rechazó, reclamó a la ONU, mandó a su Armada a permanecer en las aguas despojadas por la sentencia de la Corte Internacional y su ministra canciller reveló que el país planea retirarse del Pacto de Bogota, suscrito en 1948 por países latinoamericanos (entre ellos Chile) para la resolución pacífica de controversias.

 

El ex canciller Juan Gabriel Valdés (PS) y futuro candidato a senador, reaccionó a esta postura colombiana con la misma política de siempre de nuestra trasnochada diplomacia: “ese ejemplo, los chilenos  no lo podemos seguir”. ¿Y si lo sigue Perú?

 

Este fallo de La Haya sí tiene una lectura: al margen de ser un real embrollo,  sentó una jurisprudencia desconcertante: “las islas son tuyas, pero las aguas que las rodean, no”. Es posible, al tenor de esta sentencia, que en el caso entre Chile y Perú emita una tan incongruente o peor que empeore en vez de mejorar el ya  conflictivo panorama

 

A la espera de cualquier desaguisado judicial que venga ¿no era y es preferible tener a un país informado y en alerta que a millones de silentes a causa de su ignorancia sobre el delicadísimo tema? En la vida, para todo hay que estar siempre preparados. En este caso tan grave, la casi totalidad de la población chilena no lo está.

 

FALLO DE LA HAYA COLOMBIA-NICARAGUA Y SU REPERCUSIÓN PARA CHILE

 

Por VOXPRESS.CL

 

El Tratado Esguerra-Bárcenas fue un acto oficial y público bilateral realizado entre Colombia y Nicaragua sobre cuestiones territoriales entre los dos países, específicamente sobre la soberanía de la Costa de Mosquitos, el Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, y la delimitación de fronteras marinas y submarinas.

En el Tratado quedaron excluidos los cayos Roncador, Quitasueño y Serrana por estar -en la época- en litigio entre Colombia y Estados Unidos. La firma del Tratado se materializó el 24 de marzo de 1928 en Managua y firmaron como representante de Nicaragua José Bárcenas Meneses, subsecretario de Relaciones Exteriores y como representante de Colombia, Manuel Esguerra, enviado extraordinario y ministro plenipotenciario para el caso. El Tratado también es conocido como “Tratado de 1928” y fue ratificado en el “Protocolo de 1930” en la misma ciudad por ambas repúblicas.

HISTORIA

Durante el periodo de conquistas españolas en América, el nuevo Imperio estableció divisiones coloniales sobre las nuevas posesiones que fueron cambiando de acuerdo a circunstancias históricas en los siglos siguientes. El territorio que comprende el Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina fue puesto en principio bajo la tutela de la Real Audiencia de Panamá, pero en 1544 fue cedido a la Capitanía de Guatemala. El territorio del archipiélago no fue del interés inicial de los españoles, lo cual abrió un espacio ideal para el refugio de colonos británicos, ingleses y escoceses quienes se establecieron en la isla a partir de 1629. España reaccionó al crecimiento de dichos asentamientos a partir de 1641 cuando atacó fuertemente la isla de Providencia, lo que ocasionó que los colonos se dispersaran y muchos se asentaran en la costa de Mosquitos. Con la intención de “españolizar” las islas, el Virrey José Antonio Caballero y Góngora designó en 1775 al teniente Tomás O´Neill, un canario de padres irlandeses, con el fin de expulsar a la población de habla inglesa. Muchos salieron, pero un gran número solicitó permiso para residir bajo las condiciones que planteara España. El permiso real de permanecer llegó en 1792, cuando el gobierno de O´Neill tenía más relaciones comerciales con Cartagena de Indias que con la Capitanía de Guatemala.

La Cédula Real del 20 de noviembre de 1803 firmada por el mismo Virrey de la Nueva Granada, José Antonio Caballero y Góngora, resolvíó que el Archipiélago de San Andrés, así como la costa de Mosquitos entre el Cabo Gracias a Dios y el río Chagres quedara segregada de la Capitanía de Guatemala y dependiera del Virreinato del Nuevo Reino de Granada.

Con el advenimiento de las luchas de las colonias hispanoamericanas por su independencia, Colombia aseguró la soberanía de las islas cuando éstas se suscribieron a la Constitución de Cúcuta en junio de 1822. Por su parte, las Provincias Unidas de América Central aseguraron su presencia en la costa de Mosquitos y protestaron ante la República de la Gran Colombia por su presencia en las islas, ante lo cual Colombia estableció sus derechos no sólo sobre éstas, sino sobre la costa de Mosquitos en virtud de la Cédula Real de 1803. La disputa cesó con la disolución de las Provincias Unidas y la creación de la República de Nicaragua.

INTERESES DE LOS PAÍSES

Nicaragua debía ratificar la soberanía sobre la costa de Mosquitos, la cual había sido cedida en la Cédula Real de 1803 al Virreinato de la Nueva Granada y, por ende, era reclamada por Colombia como sucesora independiente de esa forma colonia. Por otro lado, debía asegurar su posesión marítima en el mar Caribe. A su vez, Colombia debía defender la legitimidad de su posesión soberana sobre el Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, cedidas en la misma Cédula de 1803 y confirmada con la adhesión de los cantones de San Andrés y Providencia a la Constitución de Cúcuta de 1822.

CONTENIDO DEL TRATADO

El Tratado de 1928 tiene dos artículos:

  • 1°: Colombia reconoce la soberanía de Nicaragua sobre la costa Mosquitos que va desde el Cabo Gracias a Dios al río San Juan, además de la soberanía de las islas Mangle Grande y Mangle Chico. Por su parte, Nicaragua reconoce la soberanía de Colombia sobre el Archipiélago de San Andrés con todo lo que éste comprende.

El artículo determina expresamente que “no se consideran incluidos en esteTratado los cayos Roncador, Quitasueño y Serrana, el dominio de los cuales está en litigio entre Colombia y los Estados Unidos de América[1]

  • 2°: la validez del Tratado será puesta a consideración de los Congresos de ambos países.

La comprobación histórica de que los dos Congresos aprobaron el Tratado se da por la celebración del Protocolo de 1930 en Managua.

PROTOCOLO DE 1930

El acto ratificatorio se celebró el 5 de mayo de 1930 en Managua y éste es conocido históricamente como “Protocolo de 1930” o “Acta de canje de ratificaciones”.

El documento tiene un artículo único y fue celebrado entre Manuel Esguerra, enviado extraordinario y ministro plenipotenciario de Colombia para el caso, y Julián Irias, ministro de Relaciones Exteriores de Nicaragua. En el acta se establece:

  1. Se ratifica el Tratado de 1928 celebrado entre ambos países.
  2. Se da por terminada lo que el documento llama “la cuestión pendiente entre ambas Repúblicas, sobre elAarchipiélago de San Andrés y Providencia y la Mosquitia nicaragüense“.
  3. Se concluye que la celebración del Tratado está en debida forma.
  4. Que el Archipiélago de San Andrés y Providencia no se extiende al occidente del meridiano 82 de Greenwich.

Se debe especificar que el meridiano 82 se convierte en una frontera marítima, puesto que si el archipiélago no puede extenderse hacia el occidente del meridiano 82, se debe considerar que es allí donde reside la limitación fronteriza.

DECLARACIÓN DE NULIDAD POR PARTE DE NICARAGUA

El Presidente Daniel Ortega declaró ante el cuerpo diplomático en Managua el 4 de febrero de 1980 que el Tratado era nulo sobre la base de que Nicaragua estaba en ese tiempo ocupada militarmente por los Estados Unidos y, por lo tanto, reclamó la soberanía sobre el Archipiélago de San Andrés.

La anulación del Tratado por parte de Nicaragua fue considerada por Colombia como un acto unilateral y, por ende, violatorio de la legislación internacional. En 1998, el Presidente nicaragüense renunció a un acuerdo bilateral con Colombia y el 6 de diciembre de 2001 el demandó el caso ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

Nicaragua interpuso las siguientes conclusiones:

  • Que el Archipiélago de San Andrés está localizado sobre la plataforma continental nicaragüense.
  • Que el Tratado fue realizado en secreto y con la presencia en el país de tropas estadounidenses y, por lo tanto, viciado de nulidad.
  • Que Nicaragua no tenía independencia política entre 1916 y 1979.
  • Que el Tratado violó la Constitución Política de Nicaragua al celebrar Tratados que violaban la soberanía nacional.
  • Que la Real Cédula de 1803 era de carácter privativa y no administrativa para efectos territoriales.

OBJECIONES DE COLOMBIA

A estas declaraciones, Colombia hizo las siguientes objeciones:[]

Antes de la consolidación de Nicaragua como Estado en 1838, Colombia ya ejercía soberanía sobre el archipiélago y, por lo tanto, Nicaragua nunca ha ejercido soberanía sobre el mismo. La posesión del archipiélago por parte de Colombia no ha sido producto de un despojo, invasión o ningún acto arbitrario. Se advierte, además, que con la anulación del Tratado, Colombia podría –incluso- reclamar la costa de Mosquitos que fue cedida por ese país en el mismo Tratado.

Otros documentos comprueban la soberanía colombiana sobre el archipiélago como el “Utis Possidetis Juris” de 1810, en el cual el Pacificador Pablo Morillo aplica el bloqueo contra todos los puertos colombianos e incluye a San Andrés como a la costa de Mosquitos. Por su parte, en 1818, el Libertador Simón Bolívar expulsó del archipiélago a Luis Aury que lo había ocupado a nombre de las Provincias Unidas de Chile y Buenos Aires.

En 1822, los habitantes de la isla se acogieron de manera voluntaria a la Constitución de Cúcuta, declarándose, así, ciudadanos colombianos. En 1824,  el vicepresidente de Colombia, Francisco de Paula Santander, emitió un decreto que prohibía a cualquiera empresa colonizar la costa de Mosquitos y se basaba en la Cédula de 1803.

Con el Tratado Gual Molina de 1825, Colombia y la República Federal de Centro América ratificaron el Utis Possidetis Juris de 1810 en el cual ratificaron los límites tal y como estaban cuando se dieron las causas independentistas. Más adelante, en 1900, Costa Rica reconoció la Cédula de 1803 al momento de la definición de los límites en cuanto toca a las islas.

FALLO DE LA CORTE DE LA HAYA

El 6 de diciembre de 2001, Nicaragua presentó ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya la demanda oficial por la soberanía del Archipiélago de San Andrés y Providencia, confirmando que desconoce la validez y nulidad del Tratado y que, por lo tanto, la CIJ tiene jurisdicción para dirimir en el caso sobre las islas y la delimitación de áreas marinas y submarinas de Nicaragua sobre la Convención de Derecho del Mar.

En 2003, Colombia presentó a la CIJ las objeciones preliminares en las cuales confirma la validez del Tratado de 1928 y todos los demás títulos que garantizan judicialmente su soberanía sobre el archipiélago y sobre los límites hasta el meridiano 82 de Greenwich. Colombia concluye que la CIJ no tiene jurisdicción para dirimir en un caso que está definido desde 1928 y que no existe un diferendo entre los dos países, sino que se trata de una reclamación unilateral de Nicaragua.

La Corte de La Haya emitió un fallo el 13 de diciembre de 2007 sobre las objeciones preliminares de Colombia a las reclamaciones de Nicaragua, en el cual se destaca:

  1. El Tratado de 1928 sí dirimió el asunto sobre la soberanía de San Andrés, Providencia y Santa Catalina y, por lo tanto, no existe disputa legal por las mismas entre los dos países. En consecuencia, la CIJ concluye que no tiene jurisdicción para dirimir sobre un caso ya resuelto.
  2. La Corte, en cambio, considera que no quedó resuelto en el Tratado de 1928 la delimitación de áreas marinas y submarinas entre los dos países ni la soberanía sobre los cayos de Roncador, Serrana y Quitasueño en virtud del segundo párrafo del primer artículo del Tratado que dice que éstos no entraban en la negociación porque estaban en litigio entre Colombia y Estados Unidos.

Sobre la validez del Tratado, la Corte dice que por más de 50 años Nicaragua consideró el Tratado como válido y nunca declaró que este hubiese sido forzado por amenaza incluso,  después del retiro de las tropas estadounidenses en 1933. Tampoco Nicaragua declaró en ese lapso que fuese violatorio de su Constitución y que ese país tiene una significativa documentación que prueba la validez del Tratado.

EL FALLO (NOVIEMBRE DE 2012)

La Corte Internacional de Justicia de La Haya concedió a Colombia la soberanía de siete cayos del Archipiélago de San Andrés, pero le quitó una franja de mar tanto al norte como al sur de los mismos.

“Colombia y no Nicaragua tiene la soberanía de los cayos Albuquerque, Este Sudeste, Roncador, Serrana, Quitasueño, Serranilla y Bajo nuevo”, sentenció el presidente de la CIJ, Peter Tomka durante la lectura del fallo.

El juez proclamó que “durante decenios, Colombia ha actuado como soberano” en esos cayos y “ejecutado su autoridad soberana, sin oposición de Nicaragua”.

También consignó que las autoridades de Bogotá han ejercido una administración pública, así como realizado trabajos públicos, visitas navales, operaciones de búsqueda y salvamento y de consulado. “Nicaragua no ha dado pruebas de actuar a título de soberanía” sobre esos cayos, leyó el presidente de la CIJ.

LA GRAN “OBRA” DE BACHELET: CAPÍTULO 2

Las siguientes son fracciones relevantes de una entrevista que le realizó Sebastián Rivas, de revista QUÉ PASA, al abogado Sergio Espejo, ministro de Transporte en el gobierno de Michelle Bachelet y que perdió su puesto a causa del Transantiago para ser reemplazado por René Cortázar a quien se le denominó el “Zar del Transporte” en el convencimiento de la ex Presidenta de que iba a arreglar el entuerto.

Hasta la fecha, las confianzas entre Bachelet y Cortázar se han mantenido al punto que el economista se incorporó recientemente a la Fundación Dialoga fundada y financiada  -se supone- por su antigua jefa.

En la entrevista, el ex ministro Espejo  (DC) y actual responsable político de la precandidatura presidencial de Claudio Orrego deja en dramática evidencia cómo “la líder” de la Concertación eludió su responsabilidad en el fracaso de la implementación del Transantiago y estuvo lejos de ser la súper star como hoy la pintan sus fans. En la edición mensual de octubre (ver archivos) presentamos una entrevista a una autoridad mundial del transporte y en la cual deja en evidencia todos los errores cometidos en la implementación del Transantiago (gobierno de Bachelet) y ahora  -como capítulo 2- transcribimos parte de esta entrevista a Sergio Espejo en la cual añade otros antecedentes muy reveladores sobre la conducta de la reina de la popularidad política.

Y LA ENERGÍA ¿CUÁNDO?

Por PIRI

En los últimos días se han cruzado informaciones todas más preocupantes que tranquilizadoras respecto a un problema que afecta a todos los chilenos pero que preocupa a muy pocos: la energía.

LA LEY DEL EMBUDO

 

Por VOXPRESS.CL

Muchos le critican a Carlos Larraín, reflejo de la vieja estirpe de políticos conservadores, que sólo le faltan las polainas y el almidón en sus camisas para semejarse aún más a los “macucos” de antes. Hábil y astuto moviéndose en un terreno tan fangoso como el que pisa el oficialismo y en el cual han prevalecido las transacciones por sobre las convicciones, el titular de RN no sólo suele acertar en sus rotundos juicios sino también en sus decisiones.

Fue el primero   -como él mismo reconoció- en lamerse las heridas por la derrota municipal pero también fue el primero en criticar a Pedro Sabat por el rápido reconocimiento que hizo de su (original) estrechísima derrota ante la nieta de Salvador Allende y también el primero en determinar que su partido debía apelar al Tribunal Electoral Metropolitano para que recontara los votos.

El Tribunal Electoral  -cuya decisión es inapelable- contó los votos de nuevo uno por uno ante el país  -gracias a la TV- y concluyó que el ganador en la comuna de Ñuñoa fue Sabat y no Maya Fernández Allende por una diferencia de 30 cédulas válidamente emitidas.

Allí debió concluir todo por tratarse de un procedimiento establecido por la ley y que se hace no sólo de cara a los apoderados de los partidos sino frente a todo el país. Previo a ello, en una actitud que honra a ambos y reivindica la política de caballeros de antes, tanto Sabat como Fernández se comprometieron frente a su Concejo Municipal y ante la ciudadanía a respetar el resultado del nuevo conteo de votos.

No obstante estar los hechos consumados con las nuevas cifras oficiales, el Partido Socialista instaló en el frágil consciente colectivo de la población que el desenlace definitivo y correcto era un “triunfo por secretaría” y no la voz de la ciudadanía. Su despliegue jurídico para intentar revertir el resultado no pudo concretarse porque la ley es muy clara en tal sentido, de tal modo que no había más alternativa que respetar el fallo.

Frente a la consumación de un hecho irreversible  -el triunfo legítimo y en las urnas de Sabat-, el socialismo propuso la más descabellada de las ideas que puede plantear un individuo con inteligencia: ¡repetir la elección en Ñuñoa! Ése es el ADN de un izquierdista: históricamente se habituaron a imponer sus ideas aunque estén por sobre la ley, en este caso la electoral.

Álvaro Elizalde, Secretario General del PS y autor de esta genial ocurrencia, argumentó que el proceso de recuento de los votos realizado por el Tribunal Electoral Metropolitano estuvo lleno de “ilegalidades”, naturalmente sin especificar ninguna de ellas “porque no soy jurista”…

Esta destemplada reacción del PS ratifica que es una falacia insistir en que las caras nuevas emergentes están teniendo éxito ciudadano por su carencia de vínculo directo con los partidos. Con el falso rótulo de independientes no fueron pocos los que engañaron, y engañan, a la población, pero en definitiva y a breve plazo se termina por descubrir la patraña, como en este caso. Pese a su bajo perfil, esta “simple vecina ñuñoína” terminó siendo manipulada por la potencia dogmática de su partido que conserva intacta su cuna marxista.

Quedó claro que la de Maya Fernández no fue una postulación “ciudadana”  espontánea. Fue una acción tan política como cualquiera otra, al punto que tras el fallo del Tribunal Electoral, renunció a su puesto como concejala para presentarse a candidata parlamentaria el 2013 como emblema del PS y explotando desde luego el apellido Allende.

Pese a sus juramentos de renovación y a sus promesas de modernidad, el socialismo no puede liberarse de las cadenas que forjaron su razón de ser: el embudo, para ellos, sólo tiene la parte ancha. Arden en odio cuando les toca la  angosta.

 

CAMINANDO POR LA CORNISA

 

Por Raúl Pizarro R.

 

El ejercicio de realizar primarias para las candidaturas políticas es una consecuencia directa del antiguo y repudiado hábito de elegir a dedo a los postulantes a un cargo público, desde el Presidente de la República, parlamentarios y, ahora, alcaldes.

A raíz de las recientes elecciones municipales se ha puesto énfasis en que en dos comunas de gran importancia de la Región Metropolitana, Providencia y Maipú, terminaron venciendo los candidatos que ganaron las primarias.

LA CARROZA QUEDÓ ESPERANDO

 

Por Piri

Hace un par de décadas, el cine sudamericano conoció a un actor argentino gay con una gran creatividad que hizo los guiones y protagonizó algunas películas hilarantes, entre ellas Esperando la Carroza, una comedia cuyo personaje central aguardaba el coche fúnebre. O sea, la muerte.

El recuerdo cobra una especial importancia para Chile en el ámbito deportivo, específicamente en el futbolístico, ahora que, al menos, se retrasó o se canceló la pronta llegada de la carroza gracias a la salida de Claudio Borghio como entrenador de la Selección Chilena que pugna por un cupo para estar presente en la Copa del Mundo de Brasil el 2014.

EL EJÉRCITO DOBLEGADO

Por Fernando Navajas, vicealmirante ®

Nuestro Ejército ha sido doblegado. El principal responsable y culpable de esta derrota ha sido el ex ministro de Defensa, Andrés Allamand, con pretensiones de ser Presidente de la República, que no lo será. El tiene un alto grado de aprobación ciudadana ignorante en toda la temática de las FF.AA., que no sólo se refiere a lo visible de ellas, vale decir el armamento, los desfiles y otras manifestaciones externas.

El ex ministro hizo mal uso y abuso de su puesto, a costa del ministerio a su cargo llevando a cabo acciones en las que nada tiene que hacer pero que a la luz del público aparecen muy atinadas. Primero fue la búsqueda del avión C-212 de la FACH, siniestrado en Juan Fernández. Independiente de que haya sido cuñado de Felipe Cubillos ¿qué tenía que hacer él ahí? Nada, pues para eso está el servicio de Búsqueda y Rescate de la Fach con una organización adecuada.

LA CARRETA DELANTE DE LOS BUEYES

Por Cristina López G., diario Hoy de El Salvador

La generación del milenio, la más educada de la historia, se ha ganado la tapa de los diarios por llenar la Puerta del Sol, ocupar Wall Street y diferentes ciudades del mundo, exigiendo cambios y respuestas, protestando temas como el desempleo, la corrupción en los gobiernos y corporaciones, entre otras cosas. Protestando síntomas pero en algunos casos pidiendo como remedio más de aquello que causó la enfermedad: más gobierno y más Estado de Bienestar.

Es un hecho que el Estado de Bienestar está en crisis: los déficits han arrinconado a muchos gobiernos al borde del colapso fiscal, dejando al paso muchas promesas rotas basadas en populismo electorero y no en verdadera sostenibilidad. La tentación perversa de los políticos, es continuar haciendo estas promesas a sus votantes hoy y postergar la responsabilidad de cargar con el peso de los déficits que siguen creando a su paso a nosotros, la generación del milenio.

ARGENTINA: EL SIGNIFICADO DEL “CACEROLAZO”

 

Por Adrián Ravier, Economía para Todos, Argentina.

 

Cientos de miles de personas salieron a las calles en todo el territorio argentino, y también en algunos puntos del exterior, para protestar en contra del Gobierno. Las pancartas ofrecieron variados motivos, enfocados en la inseguridad, la corrupción, los controles cambiarios y, especialmente, el rechazo a la posible reforma de la carta magna para habilitar una nueva reelección de la actual mandataria. Pero cuál es el mensaje de fondo de esta parcialidad que salió a las calles. Me aventuro a ofrecer en este artículo un posible significado.

Ante dos posibles extremos, entre la sociedad abierta y el socialismo, interpreto el 8 de noviembre (8N) como un rechazo del pueblo argentino a la tendencia del Gobierno por canalizar la política pública hacia este último sistema.

Veamos, entonces, algunas diferencias entre estos dos modelos para comprender mejor el mensaje.

PINOCHET, GENIO Y FIGURA

Por Anthony Daniels, The Miami Herald

 


¿Por qué es Augusto Pinochet, lejos, el más odiado (al menos por los intelectuales) de todos los dictadores de la segunda mitad del siglo XX? ¿Por qué él solo ha sufrido la humillante suerte de ser arrestado y detenido en un país extranjero a pedido de otro país extranjero?

Existe una explicación obvia: Pinochet fue el único de los dictadores que fue increíblemente exitoso.

ROMMEL: ¿ALIADO O TRAIDOR?

 

Por Marie Todeskino, Deutsche Welle

 

El mariscal de campo nazi, un mito con el alias de “Zorro del Desierto”, fascina a los alemanes y enfrenta a los expertos hasta hoy: ¿conspiró contra Hitler o fue su aliado? Una película televisiva reaviva el debate.

Norte de Francia, 9 de julio de 1944: el oficial Caesar von Hofacker y el marical de campo Erwin Rommel conversan sobre una colina. Hofacker conspira para atentar contra Hitler del 20 de julio de 1944 e intenta ganar a Rommel para la causa: “¿Se arriesgaría por Alemania?” Rommel responde: “Yo ya me arriesgo por Alemania”. Y Hofacker precisa: “Por otra Alemania, bajo otro Gobierno”. La escena deja fuera la respuesta de Rommel.

La película vuelve a plantear las preguntas centrales en la vida de famoso general alemán: ¿Qué sabía Rommel del atentado del 20 de julio de 1944? ¿Cuál fue su posición frente a aquellos militares reunidos en torno al conde Claus Schenk von Stauffenberg? Los historiadores lo han discutido durante años. Y los alemanes siguen fascinados hasta hoy por el llamado “zorro del desierto”.

Este 1 de noviembre, la televisora pública ARD transmitió una película sobre los últimos meses de la vida de Rommel. 6,4 millones de televidentes siguieron la trama, una cifra récord esa noche. Y el debate ha vuelto a calentarse. Algunos medios celebran una “pieza documental de alto calibre”, a otros les molesta la exagerada humanización del general. En Facebook los usuarios lo mismo califican al film de “excelente” que lo consideran como “propaganda nazi”.

ENTONCES, NADIE DIFUNDIÓ NADA

 

Por VOXPRESS.CL

“Salgan a la calle a defender nuestras ideas, de la libertad, los valores, la justicia y el progreso (…) Salgan con la frente en alto, con humildad, Región por Región”…

Éstas fueron las casi frenéticas palabras del Presidente de la República, al momento de despedir a sus dos (ex) ministros que partieron a competir por la candidatura de la Alianza a La Moneda en el marco del previsto y poco novedoso cambio de gabinete.

GABINETE: UN CAMBIO CON PINZAS

 

 

Por Raúl Pizarro R.

Sueños, falsas expectativas y pronósticos de todo el espectro político nacional se esfumaron tras los veinte minutos que duró el poco novedoso cambio de gabinete realizado por Sebastián Piñera (5 de noviembre) y que se materializó casi con extrema urgencia a raíz del fracaso oficialista en las elecciones municipales.

OPOSICIÓN POR CONCERTACIÓN

 

Por Enrique Rivera V.

La izquierda en las democracias pero no en sus propias dictaduras tiene una gran virtud: su veloz capacidad de reacción para acomodarse a las circunstancias. Luego de los anuncios de hace un par de meses de que la Concertación estaba en sus estertores, surgió el pacto con los comunistas que la salvó y ahora que recuperó alcaldías y se impuso en número de concejales, omite su nombre original para sustituirlo por el de Oposición.

EL NUEVO MINISTRO DE DEFENSA


Rodrigo Hinzpeter Kirberg, recientemente designado ministro de Defensa, estuvo en Interior desde el 11 de marzo de 2010.

 

Abogado de la PUC (1992) y académico de ascendencia judía nació en Santiago el 27 de octubre de 1965 y fue miembro fundador de Renovación Nacional.

 

Hijo de uno de los creadores de la Clínica Las Condes, creció en una familia cercana a la izquierda. Su padre era socialista; su abuelo –también socialista- fue regidor por Valparaíso; su tío y padrino Enrique Kirberg (rector de la Universidad Técnica del Estado entre 1968 y 1973), también socialista, estuvo detenido en Isla Dawson en calidad de preso político. El nuevo titular de Defensa estudió en el Instituto Hebreo Doctor Chaim Weizmann y en el Liceo A 67 Alexander Fleming.

LOS PRESUPUESTOS PARA MUSEOS HISTÓRICOS Y MUSEOS POLÍTICOS

 

Una reciente solicitud de la diputada María Angélica Cristi (UDI) a la directora de DIBAM para que le detallase los presupuestos para los museos que funcionan en el país dejó en evidencia que los intereses políticos de izquierda prevalecen por sobre los del país y que muchos, al enterarse de tamaña injusticia, cierran los ojos para hacer “lo políticamente correcto”.

 

LA DERROTA DE LA AMÉRICA WASP

Por César Vidal, de Libertad Digital.

Suele ser habitual que desde España se identifique a los políticos norteamericanos con los suyos. A Barack Obama se le ha querido identificar con el socialismo de manera absolutamente inexacta. A decir verdad, en términos de economía, de impuestos, de visión de la clase media y de preocupación por la clase media, el reelecto Presidente de Estados Unidos  está muy, pero muy a la derecha del gobierno que preside Mariano Rajoy.

 

FAMILIA Y SOCIALISMO


Por Marcelo Elissalde M.

De  un tiempo a esta parte, el socialismo se ha empeñado fuertemente en terminar con la familia como núcleo fundamental de la sociedad, legislando en forma –incluso- antinatural  para captar simpatías y adeptos políticos que le aseguren su permanencia en el poder ( Gramsci, siempre presente en nuestra sociedad occidental). Veamos  algunos reales de esta práctica marxista