Monthly Archives: Diciembre 2011

LA SOCIEDAD AMENAZADA

Por Voxpress.cl

Este casi inconsciente reguero de frases clichés y lugares comunes que caracterizan las fechas de fin de año, disimula realidades que son imposibles de obviar. Los tradicionales mensajes constituyen simplemente deseos, clamores y casi súplicas de que ojala lo malo no se repita y que el enemigo tradicional se transforme en angelical aliado.

Este tipo de discursillo fácil no lo cree nadie. Se fue un año (2011) cargadísimo de odio y de violencia, y no sólo en Chile, y nada hace presumir que el panorama será diferente en este 2012. No existen signos de que el clima de violencia social vaya a amainar y, menos aún, se conocen señales de una pacificación de los ánimos.

Los grandes estallidos sociales invariablemente conducen a cambios. El mundo no fue el mismo tras el asesinato de Martin Luther King y la juventud se convirtió en protagonista extremadamente activa luego de la revolución de “Daniel el Rojo”.

Una de las interpretaciones que los estudiosos serios han dado al calendario maya no es que el mundo vaya a acabarse en diciembre de 2012, sino se trata de uno de los tantos ciclos que lo ha caracterizado y ya, de frentón, estamos viviendo uno de ellos, con una radical ofensiva política y social en varios lugares del planeta.

En Chile, esta ofensiva tuvo su nido en el mal llamado “movimiento estudiantil”, el cual no aspira a tener mejores profesores y una educación gratuita, sino a cambios extremos en la forma de hacer política, modificar la estructura del Estado e imponer un frívolo liberalismo para sepultar -de una vez- los valores tradicionales de la sociedad.

Para ello, les resulta irrenunciable generar caos en el orden público y que esa imagen sea difundida al resto del mundo para que éste tome conciencia de que Chile es el paraíso de las represiones.

Durante diciembre, uno de los temas recurrentes fue lo ocurrido al Partido Comunista, el cual fue desplazado de este movimiento juvenil social por considerarlo proclive a los pactos y negociaciones. Los nuevos caudillos que saldrán a las calles y que promoverán la violencia son aún más duros que los marxistas genuinos: rechazan cualquier sistema de convivencia tradicional y están contra todo y contra todos.

Lo ocurrido durante la ceremonia de aniversario de la Fundación Jaime Guzmán es un reflejo patético del ánimo con que este tipo de individuos va a representar sus “ideales” durante 2012. Si ya el 2011, las vacilaciones y los titubeos del Gobierno contribuyeron a alimentar y extender más de la cuenta los desórdenes callejeros, es de imaginar qué va a ocurrir ahora con antisistémicos a ultranza que de partida niegan cualquiera posibilidad de pacto o entendimiento y que son capaces de actuar con la irreverencia, el desenfado y la grosería con que lo hicieron en el Campus Oriente de la Pontificia Universidad Católica.

Es fácil concluir el escenario a que se enfrentarán las autoridades y políticos en general, porque si el propósito de Vallejo, Jackson y Ballesteros (dos PC y un PS) fue desacreditar a Piñera y a la centroderecha, la finalidad de esta nueva generación de caudillos es mucho más amplia y no apunta sólo al poder gobernante sino a todo lo convencional, incluso la Concertación y hasta los comunistas.

En los eventuales espacios de diálogo que puedan surgir  -tal como ocurrió el 2011- no les bastarán cambios de normas y leyes y dinero de todos los chilenos para beneficio de estudiantes flojos sin un destino coherente. No, no les será suficiente y ello porque este movimiento aspira a objetivos inalcanzables, como refundar Chile y extinguir sus actuales sistemas de desarrollo, producción y convivencia.

Al margen del bochornoso episodio del Campus Oriente de la PUC, también en diciembre se produjo una pista muy aclaratoria de hacia dónde va esta nueva sociedad que se quiere apropiar del país. El alcalde Claudio Orrego (DC), aspirante a precandidato presidencial y posible rival de Pablo Zalaquett en Santiago para las municipales de octubre gracias a su gran gestión en Peñalolén, tuvo la idea de convocar a una consulta ciudadana vinculante para cambiar el plano regulador de la comuna.

El resultado fue rotundamente adverso para el alcalde: sus habitantes no quieren progreso.

Otra señal muy elocuente la constituyó el violento accionar de un grupo político llamado Igualdad (todos ex comunistas) que se oponen a la nueva ficha de ayuda social, luego de que se descubriera que, con datos falsos, muchas familias  recibieron subsidios y hasta casas sin necesitarlo. La falta de vergüenza es, también, una característica de quienes aspiran a imponer sus propios “modelos” de vida al resto de los chilenos.

Es hora de asumir con la mayor seriedad que esta efervescencia social que nos afecta no sólo apuntará sus dardos al Gobierno, sino al resto de la sociedad, una sociedad versátil, multifacética y heterogénea, pero que fundamentalmente aspira a vivir en paz pese a sus desencuentros y diferencias.

Como esta sociedad y sus organizaciones son las amenazadas y como constituyen una amplia mayoría, parece obvio que deben organizarse para hacer frente a esta ola de perennes inconformistas que sólo buscan destruirla a la mayor brevedad. Un esperanzador signo fue la mayoría de santiaguinos que respondió a la consulta ciudadana de su alcalde, rechazando que las “marchas estudiantiles” se autoricen por las calles de su comuna.

La primera respuesta de esta sociedad amenazada en su conjunto debe ser un drástico y urgente llamado a sus autoridades para que ejerzan algo tan simple como es…¡la autoridad!

Esta sociedad amenazada no quiere más discursos, ni menos sobadas de lomo a quienes la amagan.

SIN ALARMARSE

 

Por PIRI

Lo que ocurrió el 29 de diciembre de 2011 debió haber sucedido un día antes: el Día de los Santos Inocentes.

El jueves 29 se concretó un par de cambios de ministros que echó por tierra las más estrafalarias predicciones en cuanto a un cambio ministerial más amplio y, también, se conoció el resultado dela encuesta CEP, en la cual el Presidente Piñera logró un record histórico (adverso) de 21% de aprobación popular.

Todo lo ocurrido cuadra con una lógica simple. El ex titular de Educación, el abogado Felipe Bulnes, renunció a causa del tremendo desgaste que le significó enfrentarse al “movimiento estudiantil” y el ministro de Agricultura, José Antonio Galilea, dimitió por no conciliar su trabajo con los intereses de su familia.

Ambas renuncias fueron previstas con gran anticipación y anunciadas un mes atrás por Evelyn Matthei cuando comentó que “hay ministros cansados”.

No era el momento ni la fecha para un cambio de gabinete, pero Bulnes y Galilea simplemente decidieron algo tan simple como no seguir en sus cargos. Humano y comprensible, especialmente en el caso de Bulnes Serrano -nieto de un gran político y embajador, de gran oratoria y “muñeca” comoFranciscoBulnes Sanfuentes-, quien sufrió el extremo desgaste de dar la cara en el día a día ante los líderes de izquierda dura de los “estudiantes”. Fue, incluso, basureado, algo inusual para su estirpe y su jerarquía intelectual.

Felipe Bulnes nunca antes de ser nombrado ministro supo lo que era ser parte de la política chica, sucia, del golpe a la mala, de tener que decir algo de lo cual no estaba, ni está, convencido. El suyo no fue un agotamiento físico ni mental: fue tan sólo un “choreamiento” por tener que adecuarse a la fuerza a lo políticamente correcto, más cerca del populismo que de la mínima lógica que debe imperar para solucionar cualquier conflicto.

Pocos tuvieron la perspicacia de advertir que en su cuenta pública del 27 de diciembre, Felipe Bulnes se despidió, y con la falta de olfato tradicional, todos creyeron los desmentidos de un eventual cambio de gabinete. La tradición más simplista en esta materia apunta a que cuando se niega un ajuste ministerial es…¡porque vendrá!

El sustituto de Bulnes es Harald Beyer Burgos, un reconocido experto y conocedor a fondo en materias de educación y que era el especialista del CEP en esta materia. No es político sino un profesional tan sabio en su área que hasta el nuevo presidente de la FECh –Gabriel Boric- lo elogió por sus conocimientos.

Tras Lavín y Bulnes, es el primer técnico que asume en Educación y es toda una incógnita cómo se desenvolverá en las aguas llenas de tiburones en las que navegará.

En cuanto a Agricultura, la sustitución de Galilea por Luis Mayol Bouchon carece de interpretación alguna. El ex titular de la cartera es un técnico agrícola y el segundo un abogado, socio de staff de Andrés Allamand, criado en el campo en Colchagua y que por dos períodos presidió la SNA con la aceptación plena de los empresarios agrícolas. Más obviedad, imposible.

Ese mismo día 29 de diciembre se dio a conocer la segunda encuesta anual del CEP. Algunos incautos pensaron que Sebastián Piñera podía remontar respecto a junio por el hecho de que “le aprobaron” el presupuesto, el postnatal de seis meses y porque anunció más subsidios habitacionales para la clase media. Pero…bajó. Y lo hizo a un record histórico de sólo un 21% de aprobación popular.

La masa  -que, se supone, es la consultada en las encuestas- es irracional y emotiva y carece de la capacidad de hacer análisis, y si apenas entiende lo que lee, es una utopía pedirle que reflexione sobre las acciones de un Gobierno. Lagos anduvo por los suelos y le entregó el poder a una socialista y ésta, Michelle Bachelet, también recibió una percepción popular adversa y ahora está con un 82% de aprobación.

Camila Vallejos -¡era qué no!- irrumpió como una de las políticas con mejor futuro. Elegida por una revista inglesa como “la figura del año” y, lejos, con más imágenes y portadas que cualquiera otra mujer top criolla, la comunista acaparó todas las preferencias de una gran mayoría transgresora que está irrumpiendo en el país ante la indignante indiferencia de los chilenos tradicionales y  que dicen tener valores.

El que  el Presidente haya bajado en todos sus atributos personales no constituye novedad ni alarma. Es una nueva comprobación de una realidad tremendamente dura, casi dramática, pero que es así: nunca Piñera, por mayores gestos que haga, ha “pegado” enla gente. Másque no creíble no es “querible”.

Sin embargo, no hay que activar alarmas injustificables. Lo del gabinete no fue un cambio, sino simplemente un reemplazo de dos ministros, y respecto a las encuestas, el hecho de que  Camila Vallejos y Michelle Bachelet sean los íconos de la “población consultada” sólo agudiza las dudas en cuanto a la objetividad del trabajo de campo de estos testeos.

ATENCIÓN, NUEVOS VOTANTES

 

Por Raúl Pizarro R.

 

Con gran jolgorio de los políticos fue recibida la aprobación de la nueva ley de votaciones. Podría calificarse de un hecho histórico el que, ahora, todos los ciudadanos tienen derecho a expresarse en los comicios y en forma voluntaria. Hasta diciembre sólo podían hacerlo quienes estuviesen inscritos previamente en el Registro Electoral.

Se calcula en un universo superior a los 4 millones de chilenos que, de la noche a la mañana, adquirieron el derecho automático a expresarse. La flamante normativa no castiga  -como antes- a quienes no se presentaban a votar sin haberse excusado.

La ley de votaciones que expiró junto con el fin de año incluía una especie de amenaza, de tal modo que un buen número de los que debían concurrir a los locales de sufragio lo hacían de malas ganas y una cifra no menor patentaba su molestia dejando en blanco la cédula o anulándola intencionalmente.

Es curiosa la reacción de los chilenos. Se manifiestan vociferantes acerca de todo y en contra de todo en las calles, pero desprecian el ejercicio de un derecho elemental como es elegir a sus autoridades comunales, legislativas y al Presidente. En el marco del “movimiento estudiantil”, incluso se llegó a exigir la realización de un plebiscito a raíz de sus incontrolables deseos de pronunciarse.

Ahora que se ha democratizado el sistema, puede transformarse en una gran oportunidad para determinar hasta qué punto las demandas ciudadanas tienen algo de autenticidad o solamente son instrumentalizadas sin otro afán que originar un caos social. Jóvenes y adultos con real interés de inducir cambios tienen, ahora, una instancia en que nadie los obliga ni los amedrenta con una multa.

A los futuros nuevos votantes hay que advertirles, eso sí, que reflexionen acerca de qué candidatos ofrecen garantías de coincidencia entre lo que dicen y hacen.

Como la gran mayoría de estos ciudadanos no está “ni ahí” con la política tradicional y sus oídos son fácilmente permeables a los cantos de sirena de la izquierda, hay que recordarles el “humanitario gesto” del PC chileno de enviar sus condolencias a Corea del Norte por la muerte (por un infarto mientras viajaba en su tren personal) del dictador stalinista, el “compañero Kim Jong Il” según rezó textualmente el pésame.

Al PC, a través de sus militantes Vallejos, Ballesteros y Gajardo, le cupo una activísima participación en las revueltas estudiantiles, a las que adhirió entusiastamente Guillermo Teillier, la autoridad máxima de la colectividad. Esta pandilla exigió con inusitada violencia más democracia en el país, una mayor participación ciudadana y hasta un plebiscito.

El doble standard de los comunistas debe poner en alerta a este nuevo tipo de votantes, porque es inconcebible y hasta traicionero que a su país, que es una democracia, se le acuse de poco democrático y se lamente la muerte de uno de los más crueles déspotas de la post Guerra, el cual dejó morir de hambre a más de un millón de sus compatriotas.

En pleno siglo XXI, en Corea del Norte nadie ha votado jamás; hay zonas en las cuales no existe la energía eléctrica; el 30% de su población sufre de raquitismo por falta de alimento (mientras el extinto Kim Jong Il se daba lujos fastuosos en cuanto a comidas) y 200 mil norcoreanos están encerrados en campos de concentración, incluso porque involuntariamente cubren en las calles las gigantografías del dictador de turn

Por la distorsión que de la historia hicieron sistemáticamente los gobiernos concertacionistas, la nueva generación de votantes chilenos  es antimilitarista. Sin embargo, todos ignoran que en el paraíso comunista de Corea del Norte, la única clase privilegiada es la castrense, la cual goza de beneficios increíbles en perjuicio de la civilidad.

Nuestros “jóvenes idealistas” irrumpen en las calles para protestar por las amenazas contra el medio ambiente, pero  -con toda certeza- desconocen que Corea del Norte es una potencia en arsenal nuclear y que sus frecuentes “ensayos” aterran a los países vecinos y   -junto con los fundamentalistas de Irán- ponen en jaque la seguridad del mundo.

Mucha atención, entonces, futuros nuevos votantes. Tendrán que hacer un supremo esfuerzo por demostrar su coherencia con lo que gritan en las calles y no ser embobados por quienes los instrumentalizan con un doble discurso, tal como volvió a quedar en evidencia con el pésame oficial del comunismo criollo a raíz de la muerte de tan sanguinario violador de un derecho tan humano como negarle el alimento a su pueblo.

 

 

 

LO QUE SE VIENE

 

Por Isabel del Río

 

Tras el sano respiro de un aire más puro que enero y febrero regalan a la población, a partir de marzo se iniciará el llamado segundo tiempo del gobierno de la Alianza.

Y también comenzará el segundo tiempo para la Concertación, la que, según el sociólogo Fernando Villegas, es capaz de “degollar a su abuela” por recuperar el poder.

Será el 2012 el año en que las fuerzas políticas buscarán ganar posiciones para estar en punta, o cerca de ella, cuando el 2013 se inicie el sprint final hacia la elección de Presidente.

Ya está dicho que en lo social, no será un año en paz (ver artículo La Sociedad Amenazada), de tal modo que  -al igual que el 2011- se tendrá que gobernar y se tendrá que hacer oposición en medio de las protestas y marchas ya programadas por las diferentes agrupaciones de cualquier tipo y origen que se sienten con el derecho de pasar por encima de los demás.

Es posible que estos disconformes por naturaleza reciban un inesperado apoyo de un amplio sector de la comunidad que recibirá, de modo tangencial o directo, los efectos de la crisis europea que está entrando a su pleno apogeo, con países declarados ya en recesión. Un dato no menor para presumir que la población será golpeada por causas ajenas es el entregado por el comercio, en cuanto a que las ventas cortaron su exitoso ascenso alcista y tuvieron un frenazo elocuente.

La sequía  -que se proyecta duradera- ya tiene con restricciones de energía al norte y es más que factible que se extienda a otras zonas del país. Lo peor es que las dificultades de producción derivan siempre en alza de tarifas, lo que no constituye una buena noticia para la población.

En el ámbito educacional se producirán las repercusiones lógicas producto de los seis meses de paro a raíz del “movimiento estudiantil” del año pasado, en cuanto a matrículas perdidas y disminuciones de cupos por repitencia.

Por razones electorales, será el año definitivo para que el Gobierno ponga término, sí o sí, a las labores de reconstrucción de viviendas destruidas por el terremoto del 2010 y el Ministerio de Desarrollo Social tendrá un año en que deberá “poner toda la carne en la parrilla”.

Será el año de las grandes reformas políticas prometidas por Piñera, para cuyo éxito resultarán claves las reuniones personales que ha tenido con los cuatro ex Mandatarios de la Concertación  y, de paso, se pondrá en juego el real nivel de influencia que ellos tienen en sus partidos.

También se aguarda que en los próximos meses se ponga término a la incertidumbre respecto a la controvertida reforma tributaria, que tiene partidarios y detractores. Es todo un misterio acaso se convierta en realidad, pero por la gran potencia de los intereses en juego,  sólo cabe confiar en que su resultado no sea un engendro exclusivamente político.

El PPD vivirá días cruciales tras la insistencia de Guido Girardi de materializar un Referente Amplio de Izquierda que sustituya a la Concertación, dejando fuera a la DC. Su segunda intentona progresista ha tenido más aliados que la primera vez, incluso al interior del PS.

Lo que en un principio le pareció hasta simpático a la DC, ahora se le está convirtiendo en brasa ardiente: la progresiva adhesión que ha ido recibiendo la precandidatura presidencial de la senadora Ximena Rincón. Según gente de su partido y del entorno de la Concertación, representa lo que la juventud demanda para interesarse en las elecciones: aire fresco…Y aún más: ella aseguró estar dispuesta a competir en primarias con Bachelet.

Y este partido no sólo tendrá que preocuparse de los anhelos de Ximena Rincón, sino también de los eventuales efectos que le puedan acarrear sus pactos para las municipales con los comunistas, los acongojados deudos del tirano norcoreano.

Habrá que esperar otro aniversario del triunfo del NO –en octubre- para saber si la Concertación presentará, algún día, un Proyecto País para recuperar el poder.

Y, por último, el clima político en general no será muy distinto al del 2011. El Gobierno insistirá en sus ansias de aprobar el mayor número de iniciativas para exhibirlas como trofeos de guerra, en tanto la oposición continuará obstruyendo y rehusándose a aparecer como facilitadora de la gestión de la Alianza, pues ello le significará perder todavía más en su ya pobre adhesión popular.

Mientras tanto, Marco Enríquez no moverá ninguna de sus piezas hasta comprobar el respaldo ciudadano a los candidatos del PRO en las municipales de octubre.

 

LA ARAUCANÍA EN LLAMAS


Por Marcelo Elissalde M.

Iniciándose diciembre, dos nuevos atentados incendiarios, sólo con 10 horas de diferencia, afectaron a La Araucanía. Los terroristas rurales quemaron un minibus que transportaba trabajadores agrícolas al sector de Ercilla y cerca de allí prendieron fuego a dos casas, la del cuidador y la del dueño de un predio de 52 hectáreas.

 

El relato del modesto campesino Moisés Díaz es espeluznante: “llegaron  20 encapuchados y uno de ellos disparó ráfagas de metralleta. Era la madrugada  y dormía junto a mi esposa embarazada de 8 meses y nuestra hija de 4 años. Nos ordenaron salir, sacar nuestros enseres  y procedieron a quemar las dos casas. Todo fué rápido, al estilo comando. Uno dirigía, otro tomaba el tiempo;  se notaba que cada uno cumplía una función. En medio de la oscuridad caminamos una hora hasta llegar a una casa vecina a pedir ayuda. Lo terrible es que estamos en un país democrático y tenemos que salir arrancando de nuestras propias casas como si fuéramos delincuentes. Acá, la justicia y la policía hacen oídos sordos”.

 

Esta situación por desgracia es de ordinaria ocurrencia en La Araucanía por no decir “pan de todos los días”. Es una verdadera tierra de nadie, una especie de Far West sin Dios ni ley en pleno estado de Derecho. La policía sospecha del  vocero  de la Temucuicui y de la Alianza Territorial Mapuche, Mijael Carbone Queipul , quién está con orden judicial de detención y antes de ocultarse  emitió un comunicado, anunciando que “me voy a la clandestinidad por ser un perseguido político”…

Estos mismos grupos subversivos, afines a la CAM, con instrucción militar con las FARC colombianas, son los que después de todas las fechorías cometidas y tras años de trabajo policial, fueron  puestos en prisión pero negociaron con el Gobierno la no aplicación de la Ley Antiterrorista con una presión de una huelga  de hambre de un mes. Así devuelven ellos la “gentileza” del ministro Rodrigo Hinzpeter y la intermediación de la Iglesia Católica.

Desde el punto estrictamente legal, los graves delitos cometidos caen de plano en la Ley Antiterrorista  (18.314). Sin embargo, tras el “acuerdo” con el Gobierno para deponer la huelga de hambre, todos los delitos cometidos por estos grupos sólo serán juzgados por la ley penal común, la que contempla sanciones significativamente menores. La ley modificatoria numero  20.467 impide al juez calificar la crueldad del hecho y la reincidencia como agravantes, tal como  lo establecía la Ley Antiterrorista.

 

Esto es particularmente grave, porque los grupos que actúan son los mismos y se repiten. En cuanto  a la no calificación de la “crueldad del hecho “, nadie responde por el pánico sufrido por el campesino y su familia.

arriba. Los violentos insurgentes tienen un apoyo propagandístico importante, al punto que muchos tragan el anzuelo, en cuanto a que son “comuneros  mapuches” , en circunstancias que ninguno de ellos trabaja la tierra y proclaman al mundo que están siendo juzgados “sólo por ser mapuches ” . Así, de victimarios pasan a ser víctimas de un Estado opresor, lo que les permite, a su vez,  mantener  latente el conflicto ante sus redes internacionales de apoyo económico, como son numerosas ONGs  europeas.

Exigen ser reconocidos como  “pueblo originario”,  con lo cual su integración a Chile, establecida por Decreto Supremo por Bernardo O¨Higgins cuando a todos los habitantes del territorio nacional se los institucionalizó como chilenos, queda en entredicho y aparecemos como un pueblo desunido y disgregado.

Estos grupos subversivos aún no están conformes con el MEDIO MILLON  de hectáreas  que el “Estado opresor” les ha regalado, ello en virtud de que van más allá: buscan total autonomía territorial, ser una especie de Estado
dentro del Estado , como las FARC  colombianas y la ETA vasca, grupos violentistas con los cuales tienen estrecho contacto.

Entre los principales afectados  de estas “víctimas” se encuentran los agricultores  Luchsinger y Urban,  sumando más  de 100 atentados entre ambos. El fiscal Mario Elgueta, quién producto de su investigación,  tuvo la  osadía de ingresar a “territorio  mapuche”, recibió junto a funcionarios de la PDI que lo acompañaban, 800  perdigones de tiros de escopeta.
Esta minoría irresponsable e ideologizada ha traído el atraso a su propio pueblo que dicen defender. En efecto, en La Araucanía no hay inversiones desde 2002, con la lógica consecuencia de falta de trabajo y oportunidades  . Hoy, esta hermosa Región  exhibe los más altos índices de pobreza y cesantía  de Chile gracias a estos “weichafes” (guerreros).

Muchos de  de ellos han hecho un verdadero negocio de la “causa mapuche. Viajan por el mundo con todos los gastos pagados en primera clase de los aviones y en lujosos hoteles e inclusoHuincán Aucamán es consultor de la ONU para los pueblos originarios y Natividad Llanquileo, estudiante de Derecho de la Universidad de Concepción, viene llegando de una exitosa gira europea para recaudar fondos.
Ahora, en diciembre de 2011, la CAM, agradecida del Gobierno, de monseñor Ricardo Ezzati y del ministro Hinzpeter por haberles eliminado la Ley Antiterrorista, demandó al Estado de Chile  ante  la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, por la condena a sus miembros a raíz del atentado al Fiscal Elgueta. Los argumentos: en su juicio se habrían violado sus derechos constitucionales  al ser juzgados dos veces, tanto en la Justicia Militar y Ordinaria, bajo la Ley Antiterrorista y con testigos encubiertos (por razones obvias).

 

Sendero Luminoso en Perú hizo lo mismo…y tuvo éxito.

LA JUSTICIA ES TUERTA

 

Por Enrique Rivera

 

Nuestra vida republicana está plagada de símbolos, buenos algunos y malos otros. Entre estos últimos se halla aquel viejo proverbio que reza que “la justicia es ciega”.

Millones de chilenos y centenares de abogados saben que no es así. Incluso, la elección del nuevo presidente de la Corte Suprema lo dejó establecido así, al tener que pronunciarse los ministros entre dos opciones, una representada por Jorge Rodríguez, quien jamás aplicó la Ley de Amnistía, y Rubén Ballesteros, el cual siempre mantuvo una política acorde a la ecuanimidad en temas de los derechos humanos, conducta independiente que le significó que la consabida agrupación comunista que predica el “ni perdón ni olvido” lo funara tras ser electo por una mayoría pocas veces vista en el máximo tribunal.

El presidente que entrega el cargo, el ex jota Milton Juica, se abstuvo  -sin excusa- de asistir a una reunión convocada por el Ministerio del Interior para tratar el aumento de la delincuencia, dramático resultado de las erróneas decisiones de los fiscales y jueces de garantía.

En resumidas cuentas, la justicia chilena no es y nunca ha sido igual para todos. Los fallos se dictan “a la pinta” de las empatías políticas y hasta personales de los jueces.

La más reciente y desconcertante prueba de ello fue la decisión de la Corte Suprema de quitarle trabajo al juez Alejandro Madrid para que le dedique más tiempo al “caso Frei Montalva”, ello fruto de una solicitud expresa de Eduardo Frei Ruiz-Tagle. El tribunal designó a otros tres ministros para descargar peso laboral a Madrid y se hiciesen cargo de otros procesos que él llevaba.

¿Qué pueden pensar centenares de chilenos que esperan por fallos que les incumben ante esta insólita arbitrariedad? La opinión pública ya ha tomado debida conciencia de que tanta presión y apuro porque se dicte fallo sobre las causas del deceso de Frei Montalva es para agregarlo a la interminable lista de deudos que buscan reparaciones económicas. Está bien si ése es el objetivo de la familia, porque el ex Presidente -que pidió y justificó la intervención militar en 1973-  tiene el mismo derecho que otros  compatriotas que fueron eliminados sin justificación.

No obstante, independiente de ello, la reacción de la Corte Suprema refleja algún tipo de sumisión y hasta de arbitrariedad al proceder de esa forma. ¿Lo hizo porque un senador se lo exigió? ¿Por qué es de la Concertación? ¿Porque es un ex Presidente de la República?

Hasta es comprensible que se asuma que Frei Ruiz-Tagle es un ciudadano de primera clase y ello explica una conducta de la Suprema tan parcial y odiosamente discriminatoria respecto al resto de miles de chilenos que hacen una larga fila, y por muchos años, a la espera de una mayor diligencia de la justicia. Pero, a partir de este poco constructivo ejemplo, nadie, absolutamente nadie, podrá decir –sin ruborizarse- que la “justicia es ciega” en Chile. Con suerte es tuerta.

Pero hay más: a este infeliz episodio del máximo tribunal del país, la Suprema se puso en primera fila de la censura pública tras revelarse una grabación en la que su saliente titular, Milton Juica, intentó tapar un  escándalo originado en la Corporación Administrativa del Poder Judicial entre 2005 y 2007 con el proceso de licitación de construcciones de nuevos tribunales.

Cinco de seis concursos supuestamente públicos se adjudicaron a un solo holding por un total de 37 mil millones de pesos.

El punto de inflexión es que, con frecuencia, los ministros del Poder Judicial deben pronunciarse en juicios sobre irregularidades en procesos de licitaciones, tanto en los ámbitos público y privado. Tras conocerse lo ocurrido al interior del Poder Judicial, nadie podrá quedar medianamente satisfecho con un fallo acerca de esta materia, siendo que los responsables de actuar con la mayor transparencia  no lo hicieron así para sus propios asuntos.

Existían motivos más que fundados para llevar el caso a la Fiscalía por irrefutables pruebas de colusión, pero Juica se opuso. Sin embargo, a raíz de la presión general por esclarecer tan oscuro hecho, le entregó a Sabas Chahuán un CD con los antecedentes.

Para más inquietud, a raíz de una iniciativa parlamentaria de que la Contraloría General de la República se pronunciase sobre el “caso licitaciones del Poder Judicial”, el inefable Juica también se negó, “porque ese organismo no tiene atribuciones para intervenir en asuntos que nos son propios”.

Con estos dos ejemplos, cada vez más cuesta creer en el Poder Judicial.

PARA OBSERVAR EN SILENCIO

 

Tumba de Mahatma Gandhi, Delhi, India

 

Tumba de Martin Luther King, Atlanta , EEUU

 

Tumba de Sir Winston Churchill, Oxford shire, Inglaterra

Tumba de la Madre Teresa , Calcuta, India

Mausoleo de Néstor Kishnner (en construcción), Santa Cruz, Argentina:

 

¿POR QUÉ CAYÓ GRECIA?

 

– Falseó su contabilidad para entrar en el euro y luego siguieron falseando su realidad, hasta que la cosa estalló. – Había jubilaciones masivas a los 50 años.

– Había 50 conductores por cada coche oficial, de promedio

-Había 45 jardineros para una maseta con 4 arbustos en el hospital  Evangelismos.

– Tiene la población ficticia más alta del mundo de personas de 110 años porque no se dan de baja los muertos y se cobra su pensión.

– La unión europea ha detectado que hay familias que cobran 4 y 5 pensiones que no les corresponden

– Hay pensiones que se siguen cobrando con muertos que murieron en 1953, hace 48 años.

– 40.000 señoritas reciben una pensión vi-ta-li-cia de 1.000 euros mensuales por el mero hecho de ser hijas solteras de funcionarios fallecidos y que le cuesta a las arcas del Estado 550 millones de euros al año. Ahora sólo la cobrarán hasta que cumplan 18 años.

– Los marcapasos en los hospitales griegos se adquirían a un precio 400 veces superior al que pagan los hospitales británicos.

– En Grecia son  numerosos los trabajadores que se han beneficiado de jubilaciones anticipadas fijadas en 50 años en el caso de las mujeres y 55 años en el de los hombres- por pertenecer a alguna de las 600 categorías laborales consideradas especialmente extenuantes, y entre las que se incluyen los peluqueros (por aquello de que los tintes que utilizan pueden resultar nocivos), músicos de instrumentos de viento (soplar una flauta es agotador) o presentadores de televisión (se supone que los micrófonos provocan daños en la salud).

– Hay miles de chollos e institutos inservibles, de los que comen un montón de griegos. Como ejemplo el Instituto para la Protección del Lago Kopais, un lago que se secó en 1930.

– El fraude fiscal es masivo, más del 25% de los griegos no paga un duro en renta de personas fisicas, pero 0, ni descuento ni pago.

– Por otro lado el peso del sector público en la economía es aplastante- Tienen cerca de un millón de funcionarios para 4 millones de griegos de población activa. Ellos hacen como que trabajan y el estado hace como que les paga.

– El salario medio de los empleados de los ferrocarriles públicos griegos supera los 66.000 euros al año. Y esto incluye a limpiadores y otros trabajadores de baja cualificación. El metro de Atenas (casi gratis) recauda unos 90 millones de euros en tickets cada doce meses, mientras que el coste total de esta empresa pública es superior a los 500 millones

– Los franceses reciben de media como pensión un 51% de su último salario, los alemanes un 40%, los norteamericanos un 41% y los japoneses un 34%. Mientras, los jubilados griegos se embolsaban un 96% del total de lo que cobraban trabajando

– En la última década, se han creado más de 300 nuevas empresas públicas

– Grecia tiene cuatro veces más profesores que Finlandia, el país que mejor nota sacó en el último Informe PISA, pero esa  superpoblación de docentes sólo le ha servido para estar entre los países  europeos con peor nivel en casi todas las pruebas educativas.

 

 
=

“LA CAÍDA”, UNA OPINIÓN DISCREPANTE


Por Alfonso Lobato Jiménez, ex director ANFP.

 

(VP publica este artículo sólo como prueba de que todos los experimentos literarios deben ser de gran rigurosidad en la investigación)

“La Caída “ de Francisco Sagredo en un libro de tesis, como el mismo  me  afirmó.

La suya es que Mayne Nicholls “maniobró todo lo que pudo” para intentar quedarse en el poder de la ANFP

y que su soberbia no le permitió darse cuenta de nuevas realidades que no supo ver ni manejar, “ tal vez  influenciado por los bufones de palacio”.

Desde luego, tiene todo el derecho a pensar como quiera. El peligro que encierran para su autor los libros de tesis es caer en la tentación de seleccionar los sucesos investigados para comprobar la tesis inicial. O aceptar alegremente todo lo que es funcional al objetivo.

Pienso que hay mucho de eso en este libro. Al menos en los capítulos en que participé.

Expongo unos pocos temas sin conexión ni relación en el tiempo entre ellos, para exponer las razones  que fundamentan mis dudas.

 

Sé que puede verse como un ejercicio de justificación y egocentrismo. Reconozco que en parte es así. Doy cuenta a los míos y mis amigos de mi actuación.  Pero eso es una parte;  no la más importante ni la que pueda interesar a quien lea estas líneas.

La mayoría de los hechos que relata este libro los desconozco y corresponden a un período anterior a mi llegada a la ANFP, en junio del 2008. Cuento parte de lo que supe y me tocó vivir, respetando la privacidad de quienes confiaron en mí.

Partamos por el principio  del proceso eleccionario: la convicción absoluta en el triunfo cegados por la soberbia.

No es así, al menos no para todos: las dudas se instalaron muy temprano:

 

•En octubre del 2009 sabía que las cosas estarían muy difíciles para la reelección.

•Nuestra intención era regularizar una anomalía de fechas en las elecciones del fútbol chileno.

•Tanteamos la posibilidad de adelantar las elecciones y que éstas en el futuro transcurrieran de Mundial a Mundial. para posibilitar a la nueva directiva realizar los contratos que acompañarían su gestión: técnicos, sponsors, etc.

•Con sorpresa me di cuenta que no teníamos el quórum necesario para realizar el cambio de Estatutos.

• A partir de esta fecha siempre estuve en el bando de los preocupados y  nunca de los optimistas.

•La elección no iba a ser carrera corrida.

•Pero ni  inmerso en el más negro de los presagios, podía imaginar el duro proceso que se iniciaba.

 

Harold – Jorge Segovia: conversaciones en el Hyatt

Solo hice una gestión en el caso de Jorge Segovia y consistió en coordinar una reunión de trabajo con Harold que se concretó el martes  21 de septiembre en el Hotel Hyatt.  Estuve presente, por solicitud de las dos partes como testigo de lo conversado: dos personalidades desconfiadas quisieron que les acompañara.

Fue una buena reunión en la que el señor  Segovia fijó los puntos que le interesaba que Harold modificara en su programa.

 

Adjunto información incluida en los correos electrónicos, que en nada comprometen la privacidad de las personas involucradas

 

 

Planteamientos de Segovia a Harold 

•Se recibió el mismo 21 de septiembre un correo de Jorge Segovia, con los planteamientos hechos por él, bien resumidos en 9 puntos:

 

 

1-      Revisión Estatuto del Jugador

2-      Calendario fijo para los torneos y reuniones de presidentes

3-      Apoyo a la adquisición del 20% de Claro en el CDF, y poner una gerencia profesional en el mismo

4-      Potenciación y mejora de Copa Chile

5-      Asignación fija para los clubes de un porcentaje de los ingresos de la Selección

6-      Pago de derecho de entrada para los clubes que suben a primera B para compensar al que baja.

 

 

7-      Mantener sistema actual de árbitros

8-      Mejora en la información del Directorio hacia los clubes.

9-      Acción decidida contra la violencia en los estadios.

 

From: hmaynenicholls@anfpchile.cl To: sekpresidente@earthlink.net Subject: RE: Resumen de propuestas Date: Sun, 26 Sep 2010 20:19:46 -0400

•Estimado Jorge,

 

Espero te encuentres muy bien.

Fue un agrado la conversación del pasado martes y me he tomado unos días para revisar en detalle

lo que tratamos.

 

Yo no tengo problema alguno en incorporar a mi programa los puntos

1-      Revisión Estatuto del Jugador (esto ya lo pidió el Consejo de Presidentes el pasado viernes y lo haremos).

 

 

2-      Calendario fijo para los torneos y reuniones de presidentes. (Sería extraordinario, pero no es sólo labor del Directorio, también incluye la voluntad de los clubes. Para mi si el 31 de diciembre tenemos el calendario del 2011 completo, sería sencillamente espectacular. Y después sólo cambios por fuerza mayor o unanimidad del Consejo).

3-      Apoyo a la adquisición del 20% de Claro en el CDF, y poner una gerencia profesional en el mismo (OK, le agregaría una administración cien por ciento profesional)

4-      Potenciación y mejora de Copa Chile (OK, se reciben sugerencias)

5-      Pago de derecho de entrada para los clubes que suben a primera B para compensar al que baja (totalmente de acuerdo. La cuota debiera ser de UF 10.000 al contado y el 80% de ese monto –por única vez- entregado a quien descienda a Tercera División).

6-      Mantener sistema actual de árbitros (me hizo mucho sentido tú comentario. Buscaremos cómo mejorar el nivel sin que necesariamente sean árbitros profesionales de dedicación exclusiva).

7-      Acción decidida contra la violencia en los estadios (estoy a disposición de lo que sea necesario hacer para erradicar de una vez y para siempre a los violentistas).

 

 

 

•Respecto de otros dos puntos que me hiciste llegar, te hago llegar mis comentarios:

 

 

5-      Asignación fija para los clubes de un porcentaje de los ingresos de la Selección (aquí no estoy de acuerdo en la redacción, aunque me parece que lo que perseguimos es similar. El tema es así. Se presenta el presupuesto de la ANFP a comienzos de año. Se aprueba el mismo. Se rinde cuenta cada vez que sea necesario. Al final del año hay un balance y si éste refleja utilidades –causadas mayoritariamente por los ingresos de la Selección, que tienen una variable de incerteza con las recaudaciones- se le entregará a los clubes recursos para proyectos de infraestructura que cada uno decida realizar. Dichos recursos se entregarán contra estado de avance de obra, previa aprobación de la misma por el Directorio).

 

7-      Mejora en la información del Directorio hacia los clubes (si me señalas cómo mejorarla no hay problemas en implementarla. Te recuerdo que toda la información está siempre disponible para todos los socios. No se considera hacerla circular en forma pública por razones que a nosotros nos parecen obvias.)

 

Si hubiese algún otro tema te agradecería me avises.

Saludos,

 

Harold.

 

•No es cierto, como vemos, que Mayne Nicholls nunca quiso escuchar a nadie.

 

Renuncia Antonio Bloise   

 

•El día 18 de octubre, Antonio Bloise comunicó su decisión de no ser candidato a la presidencia de la ANFP.

•Inmediatamente presenté la renuncia al Directorio.

•No era la primera vez que lo hacía: en el Directorio que precedió al Consejo realizado en Chillán había puesto el cargo a disposición, dejando en libertad al presidente para su reorganización

•Luego, en Sudáfrica y ya con la evidencia que las cosas estaban complicadas, junto con Arturo Chauan hicimos lo mismo.

•La renuncia del 18 de octubre venía acompañada de una solicitud urgente:  que el cupo que dejaba vacante fuera utilizado de inmediato para incorporar a Antonio Martínez al Directorio.

•El tiempo ahora corría en contra nuestro y no había un minuto que perder

 

Con esto se hacía un primer gesto importante a la disidencia y terminábamos con la inestabilidad de la mesa.

La próxima etapa era recomponer las relaciones, a esa altura, ya seriamente afectadas.  No tuve éxito en esta gestión y sigo pensando que ése fue un momento clave para evitar  la derrota, a pesar de que a la fecha se pensaba que los cálculos  nos favorecían.

Pero sí tuve una llamada el19 de octubre  de Jorge Segovia, en la cual  me comunicaba su decisión de votar por Harold. Con su autorización se lo informé a él. Solo a partir de este momento y por primera vez contabilizamos el voto de Unión Española.

Segovia participaba en el grupo Santa Brasas desde hace tiempo y nunca me acerqué a él para pretender influirlo. No había razón para incluirlo en los votos nuestros y jamás se hizo ese pronóstico.

Buenas noticias

From: alj1701@hotmail.com To: hmaynenicholls@anfpchile.cl Subject: pocho buenas noticias Date: Mon, 18 Oct 2010 19:54:02 +0000  Harold   Llegó el momento que yo sabía que llegaría Me llamó Segovia, por dos temas:

1.- Pedirme que me integrara al Directorio de Unión.   Pero lo importante:

2.-   Le consulté por lo de la ANFP Me confirmó que votaba por ti. Me dijo que te había enviado un mail, con lo del programa. Obvio que no me di por enterado. Incluso, me contó que lo había conversado con el Toño Bloise. Que en tu programa se habían incluido los temas a los que aspiraban y que no tenía sentido seguir conversando con los otros.

 

 

 

No se si le entendí bien, pero casi me dio la impresión que Everton, podría no estar con ellos.

A lo primero le agradecí y le pedí que me diera un tiempo para responderle No me atreví a decirle que no, por la forma de plantearlo. Verdaderamente me agarró por sorpresa, casi me emocionó por todo lo que me dijo.   Estamos Harold. Segovia no cambiará de opinión. Sólo cruzó el río. No se lo pedí yo.   Estoy contento   Un abrazo.   Pocho.

 

 

 

 

 

 

La alegría sólo duró dos días

 

El día 21 de octubre, temprano en la mañana, recibí una llamada de Segovia en la que me comunicaba que le habían ofrecido ser candidato y que lo estaba pensando. Frente a mi sorpresa por este cambio y su retiro al compromiso adquirido sólo dos días antes, su argumento fue que “la dinámica de los acontecimientos, además que le habían mostrados los votos con los  que contaban y que eso le daba el triunfo”.

Las posibilidades nuestras en la  elección, a mi juicio, se ponían muy sombrías y así lo expresé, a pesar de que se seguía creyendo contar con la mayoría.

Fue un pésimo día para mi.

 

From: alj1701@hotmail.com To: hmaynenicholls@anfpchile.cl Subject: lo siento Date: Thu, 21 Oct 2010 02:21:50 +0000  Harold, hoy fue un día muy amargo para mi. Lo siento. Lo siento profundamente   Un abrazo, Pocho.

 

 

Unión Española: las obligaciones de una pertenencia común

 

 

Jorge Segovia  fue el sucesor de ese brillante presidente que tuvo Unión Española, Salvador Calera, quien de asumir el club en ruinas, pudo traspasarlo a la SEK sin un peso de deudas luego de arriesgar su patrimonio personal para sacarlo de la quiebra, asumiendo, además, cualquier problema que en el futuro emergiera, anterior al período que empezaba con el nuevo dueño de las acciones. Así lo ha cumplido.

Sentía mucha preocupación por la aventura que emprendería Jorge Segovia.  El voto de Unión estaba perdido, como casi siempre, salvo  durante dos días. En esa época todavía pensaba que tenía mucho de ingenuo y que lo estaban sorprendiendo.  Me animé a hacer un último esfuerzo. No para obtener su voto, sino  para que abandonara el proyecto de candidatura.   Fue el mismo día 21 de octubre.

 

 

 

 

From: alj1701@hotmail.com To: jorge.segovia@sekmail.com; sekpresidente@earthlink.net Subject: alfonso lobato Date: Thu, 21 Oct 2010 02:20:24 +0000

Estimado Jorge.   No puedo dejar de reconocerte que hoy fue un día espiritualmente complicado para mi. Me tomó por sorpresa tu llamada de la mañana en la que me anunciabas tu cambio de opinión en estas las elecciones respecto a  lo que me habías dicho dos días antes que tu decisión era votar por Harold. Con tu autorización yo se lo informé a él. Creo que cometes un gran error. Sobre esto te quiero hacer unas reflexiones. Sabes que no me mueve interés personal alguno. Al contrario: sólo quiero quedar en paz con mi conciencia.

Jorge, tú te pones en un escenario ideal, de fair play, como candidato que es forzada y no existe.   Fuiste la tercera alternativa de un grupo que no encontró otro candidato. Estás representando a clubes que no consideran aconsejable dar ellos la cara directamente. Y no clubes cualesquiera, sino los que llevan el pandero. Y alguno que sabes, no te quieren nada.   ¿Por qué te apoyan? ¿No sería más limpio trasparentar la situación y enfrentar directamente ellos la elección sin dar lugar a una fiesta de disfraces que ensucian el supuesto fair play que tú quieres imprimirle de buena fe a tu candidatura?   ¿Por qué no quieren estar siquiera en el probable directorio? Alguien desconoce la situación? ¿Piensan que todos son imbéciles? ¿Vale la pena ser cómplice protector de este disimulo ?   Ni siquiera representarás a esos clubes, sino a sus accionistas? Las encuestas lo demuestran: más del 70% de los hinchas de esos clubes están con Harold y no con sus directivas.  Una medida de la impopularidad que le espera a quien gane la elección distinto a Harold   ¿Por qué tiene que ser el presidente de mi club el afectado? Las cosas son como son y no hay ejercicio de voluntarismo entre cuatro paredes que las puedan cambiar.   Ser presidente de la ANFP es servir a los clubes.

No hay que olvidar que está a cargo de la Seleccion Nacional. Sus hinchas son tranversales. Es el país. Bielsa se va si no está Harold. Es un ídolo nacional, especialmente a nivel de pueblo. Quien pagara el costo de esta deserción que será un fantasma que pesará como una lápida sobre la cabeza del responsable de su partida. ¿Quién pagará el costo de desplazar al más exitoso presidente del futbol chileno desde hace muchos años?   No debes relativizar estas realidades. ¿Qué puedes hacer tú para superar hoy a Harold? ¿Darle unos pesos más a los clubes?     Tú tienes un evidente futuro en el futbol chileno que  estás hipotecando, futuro que heredas del pasado de Unión Española. Te falta un tiempo para asentarte en la realidad chilena todavía.   Vas a perder.   Te lo dice alguien a quien le importas hoy y le importarás mañana. No soy un aliado circunstancial.   Esta derrota tiene que importarte, más que por el presente, por el futuro. Nadie te obliga a estar en el futbol. Si lo haces es porque te gusta.

Y si estás pensando en esta candidatura es porque es obvio que te gustaría dirigir al futbol chileno. Esta candidatura, me temo que te va a alejar definitivamente de esta posibilidad. Hoy ni siquiera puedes ser presidente de la Federación, porque eres extranjero

Harod tiene 27 votos duros además de alguno probable en los 5 indecisos que quedan Fui testigo de las llamadas uno a uno hoy durante el día Que no te vengan con cuentos.   Yo entiendo perder por ideas, por liderazgos que uno ha creado por desacuerdos importantes…   Pero no las entiendo cuando en el fondo vas al sacrificio porque varios de los que soportan tu candidatura no pueden exhibirse a la luz pública. Y sin su apoyo no hay tal candidatura. Sin el apoyo de Nasur, tampoco. No te engañes. Así es.   Complicarás tu imagen. Hoy te escuché decir en la radio que no sabias si la “U” apoyaba tu candidatura. Que tampoco tenías tomada una posición respecto a la compra del % de Claro.   Las dos cosas me sorprendieron. ¿La “U” ¿no es activa participante de las reuniones sostenidas durante bastante tiempo al interior de ese grupo? Por otra parte, tú has sido siempre partidario declarado de comprar la parte de Claro. Lo has dicho en todos los tonos y, probablemente, has pasado más de algún mal rato en este tema.

¿A tanto hay que renunciar para esconder los socios o esconder las discrepancias?

No, Jorge.  Esta candidatura es un gran error que te desgatará mucho. Pero mucho. ¿Cuáles son las discrepancias importantes que puedes tener tú con Harold después de los cambios que él hizo en su programa a petición tuya y a tu plena conformidad? Tú eres un socio natural de Harold. No su contrincante.     Si sales derrotado (acuérdate de mi) se dirá que tenían los votos pero que el candidato fue mal elegido, porque no los supo mantener, y lo dirán en sordina. detrás de la puerta, al igual que están detrás tuyo sosteniendo tu candidatura,  detrás de la puerta, como siempre).

Ellos no apuestan a ganar, sino  apuestan a generar un núcleo organizado para sostener una oposición en el futuro Para ello necesitan una candidatura, aunque sea perdedora. Que no seas tú la mano del gato.

 

Jorge, yo soy de Unión y lo seré hasta que me muera. Tú éxito como te lo he repetido tantas veces, me alcanza. Soy un agradecido de las deferencias que has tenido conmigo y sabes que puedes contar conmigo siempre. Es lo que estoy haciendo al enviarte estas líneas, las que  quizás te molesten. Para mí ha sido un esfuerzo que me gastaría con muy pocas personas. Pero, créeme, nunca he estado tan cerca de ti como en el momento en que te he escrito estas líneas.  Ojalá te ilumines y rechaces esta candidatura.   Te mando un abrazo. Sinceramente,     Alfonso.

 

La Embajada de España, nada que ver en el conflicto

En la entrevista sostenida con Francisco Sagredo me preguntó si era cierto que me habían enviado un recado desde la Embajada de España a raíz del tema con Segovia. Que él manejaba este antecedente. Le contesté que ése era un rumor que me  había llegado a través de un amigo y que  nunca me preocupé de chequearlo y que no creo que eso fuera posible.

Quien lea esta parte del libro, llega a una conclusión muy distinta.

Por actividades que nada tienen que ver con el fútbol estoy y he estado en contacto con altos personeros de la Embajada y con algunos de ellos tengo  cercanía suficiente como para haber hecho la consulta. Nunca me interesé porque lo encontraba inverosímil, casi ridículo. Jamás nadie relacionado con la Embajada me tocó este tema.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La cita secreta:   Yuraszeck y la ruptura de un compromiso de honor     

 

•Francisco Sagredo me sorprendió por el conocimiento que tenía de una reunión que describe realizada entre Yuraszeck, Federico Valdés, Harold y yo en la Universidad del Desarrollo.

•A petición de ellos, acordamos como primer punto que esa reunión nunca existió. Compromiso que era frecuente en la negociaciones llevadas a cabo con tantas personas y que por primera vez me sorprende ver quebrantado.

•Lo que habla muy bien en general del sentido de honor de los dirigentes del fútbol, tan vapuleados.

•Nos interesaba la “U”.

•Estaba y están haciendo una gran labor  especialmente en el fútbol formativo con un gran esfuerzo económico que es un lujo para el fútbol chileno.

•El contenido de esa reunión es muy distinto a lo que aparece en el libro citado y motivo de estas líneas.

 

 

•En esa reunión se trataron fundamentalmente tres puntos:

1.La preocupación de parte de ellos por el costo de la gestión de la ANFP

2.La incertidumbre que les generaba la compra del CDF, por el peligro que significaba la futura administración del Canal.

3.Su desacuerdo con el rasgo “social” que le imprimía Harold a su gestión. Que se drenaban recursos y que eso no correspondía a una actividad como era el fútbol profesional.

 

Compartíamos con Harold la convicción de que la Selección Nacional no podía ser de exclusivo patrimonio de los accionistas dueños de los clubes en esta nueva realidad patrimonial de Sociedades Anónimas y  que hay un  compromiso hacia la sociedad, ANFA incluida. Es un tema complejo y yo no tengo claro cómo hacerlo. Pero nada hicimos en nuestro período para instalar este tema. ,Fue una conversación franca, en la que fundamentalmente Harold, como correspondía, respondía las inquietudes planteadas.  Salimos sin ofrecer nada y sin pedir nada.

 

 

 

Como a los 20 minutos de terminada la reunión acordamos llamar a Yuraszeck  Queríamos disipar la duda del manejo de los recursos del fútbol que ellos habían manifestado. Fue una conversación muy corta.  Llamé a Yuraszeck que me contestó de inmediato y le informé, de acuerdo con Harold que me acompañaba, que como señal para dar todas las garantías en un punto tan importante como el manejo de las platas, le ofrecíamos a él o su hijo Cristóbal de quien  tenemos las mejores referencias, la tesorería de la ANFP. Su respuesta fue muy breve y resumida en tres líneas: “te lo agradezco, mensaje recibido, te contesto”. Nunca contestó. Dejo constancia de que lo aparecido en el libro respecto a que fuimos informados en esa reunión del entusiasta apoyo de la “U” a Jorge Segovia no es cierto. ¡Ni se mencionó el tema! Mi decisión de no participar en ninguna lista estaba tomada desde hace mucho tiempo. Ni en esa oportunidad ni en ninguna, acepté que mi nombre se incluyera en nada.   No es cierto que fuera propuesto para tesorero como se informa a Sagredo.

 

Disidente a la reelección

•Siempre me costó entender la postura de Felipe Israel.

•Llegamos en junio del 2008 al Directorio de la ANFP. Supimos de la tirantez que existía en su interior, por acontecimientos sucedidos tiempo atrás y por todos conocidos.

•En el trato dentro del Directorio no se percibía a esas alturas. Pero cada cierto tiempo aparecía alguna declaración de Felipe que no se condecía con lo que se vivía dentro del Directorio. No sé cuáles eran las relaciones personales entre él y Harold en paralelo.

•Felipe fue un gran aporte al Directorio. Su buen criterio, el golpe de vista empresarial, su manejo de relaciones en ese mundo hacían -a mi juicio- una contribución muy importante, visión que compartíamos con otros directores que teníamos una formación profesional similar.

•Harold le encomendaba asuntos delicados y de gran importancia para la ANFP,  los que aceptaba gustoso y cumplía eficientemente.

• Fue en Brasil, en un almuerzo, que le consulté esa contradicción entre lo que vivíamos dentro del Directorio y las declaraciones tan disonantes que salían muy de vez en cuando.

•En su respuesta me di cuenta que las heridas no estaban cicatrizadas.   Sin embargo este estado de cosas no impidió que Harold al confeccionar su lista para la reelección le ofreciera a Felipe continuar en él, lo que aceptó.

Cuando vino la derrota y apareció el famoso artículo 164 i, Harold se autoexcluyó del proceso siguiente

Ahí apareció Felipe ofreciéndose y todos aceptando, para encabezar y ser el portavoz del Directorio en adelante. Fue un acto de valor que habla muy bien de él.

Pienso que el mutuo y permanente veto a casi todos los nombres posibles para integrar un Directorio, muchos de ellos hechos por Harold (ya reintegrado después de la decisión del Directorio, a mi juicio equivocada, de inhabilitar a Segovia)  fue produciendo en Felipe una creciente molestia que reavivó las discrepancias del pasado hasta el límite.

Si antes de este proceso las cosas hubieran sido tan marcadas como se aprecia en el libro, hubiera sido incomprensible que aceptase ir a la reelección.

 

 

 

La misa de Bauza: Sagredo se equivocó de cura

Se hace ostentación en este capítulo, como en otros, de la publicación de correspondencia privada sin autorización. El riesgo de jugar con fuego es quemarse. En este caso quemar la credibilidad y,  también, un buen poco la decencia. De esto no responsabilizo a Sagredo, sino al que lo mal informó.

 

       Acomodo la cita

 

“La moral es una convención privada; la decencia, una cuestión pública; toda licencia demasiado visible me ha hecho siempre el efecto de una ostentación de mala ley”.

 

        Memorias de Adriano

        Marguerite Yourcenar

 

No es de Harold el correo, sino mío. No fue escrito el 21 de diciembre a las 10.39:   se lo mandé a Felipe, con copia a todos los directores el 14 de noviembre, más de un mes antes.  Lo transcribo literalmente.

 

 

 

 

 

FW: FW israel libro 2

alfonso lobato jimenez <alj1701@hotmail.com>

14 de noviembre de 2011 20:18

 

From: alj1701@hotmail.com To: f.israel@terra.cl; hmaynenicholls@anfpchile.cl; sabinochahuan@gmail.com; andres.montrone@montpla.cl; jconta@123.cl; gvera@anfpchile.cl Subject: RE: Date: Sun, 19 Dec 2010 13:10:40 +0000  Felipe: Necesito hacerte un preámbulo, para partir reconociendo lo difícil del tema y lo fácil que es dar opiniones voluntaristas. En las que no quiero caer. Las fortalezas nuestras es que sin consenso no hay Bielsa y a eso aunque cuenten con la mayoría para ellos será intransitable. Ya le tomaron el gusto a la cosa y les será muy difícil abandonarla. Pagaron aparentemente el costo de desprenderse de Segovia. O al menos ya es público el intento. Yo leo esto como se terminó esa cosa monolítica que tenian. Debe haber roces internos. No te quepa duda que la furia de Segovia debe ser grande, acompañada de la frustración de los monaguillos abandonados.  Estos monaguillos eran un problema para los que aparecen en la mesa. Les hacemos un favor al poder operarse de ellos. No es ningún renunciamiento el que hacen. Todo lo contrario. Hacen utilidades a costa nuestra. Y está bien. Pero ahí podemos tener una carta.

Ellos no pueden permitirse tener derecho a veto sobre los nuestros y nosotros ninguno sobre ellos. Mira. Para mi Eguiguren, Mackenna y Gacitua son lo mismo. Yo de los tres prefiero a Eguiguren. Es partidario de Bielsa. Mackenna, no. Los grandes querrán tener uno de ellos adentro. Solución: Critóbal Yurasek. Mackenna fuera, si entramos a los vetos, que te repito no pueden ser unilaterales, porque fracasará todo

 

 

•Pregunta:

¿Fue más duro Bauzá en el proceso de lo que fueron Mackenna y Eguiguren? Al menos Miguel nunca descalificó a nadie en lo personal, pero ellos sí. Basta recordar la última intervención de Eguiguren en el Consejo, con alguna mala intención incorporada que a ti te molestó.

¿Que perseguimos nosotros? Salvo que me equivoque, al menos tres cosas.

1.- Mantener el proceso Bielsa 2.- Evitar la demolición de la imagen de Harold. Me temo que Mackenna será un militante sin descanso de esta causa. 3.-El tema del CDF.

¿Con quién nos quedaríamos para defender esta causa?  ¿Rodrigo Abuhomor? ¿Rossi? No podrá asistir con regularidad. Hubiera funcionado bien en un esquema distinto, con directorio uniforme. Vetan a Miguel (Bauzá),vetan al Audax Italiano, te vetan a ti.   Quedamos muy desvestidos.  ¿Y ellos? Se operan de los cachos aludiendo al consenso Se quedan con el vicepresidente de su lista (hoy le aceptamos ser Presidente, lo que me parece bien) Se quedan con uno de los duros de su entorno adentro, con un representante de Segovia adentro (Ceresuela)  De partida no me parece que Ricardo (Abumohor) que ha sido un articulador importante, ponga a su hijo. No se ve bien. a pesar de que tengo las mejores referencia de él como persona. Pero como dirigente no se ha escuchado nunca ni siquiera en O’ Higgins. Menos podría estar comprometido con algunos objetivos nuestros. Ni siquiera sabemos como piensa. ¿No será un salto muy grande a costa nuestra? Gente joven… ¿Cuál es la gente joven de ellos?

Creo que el tiempo no corre en contra nuestra. Yo que tú les amenazaría con abandonar la mesa. Se cagan.

Deben captar que Ricardo no será el articulador que necesitan, aunque les dé el voto incorporando a su hijo. No son votos los que necesitan. El de por si, no es capaz de asegurar a Bielsa. Y créeme. Salvo Mackenna y algún otro , la Selección es lo que más les preocupa. El Toño (Bloise) temerá ser un Segovia 2, porque no es huevón.    Para mi gusto debe haber nombres del lado nuestro como Bauzá, Volck, Israel. No son los tiempos para Abumohor hijo, ni las circunstancias de Rossi por lejanía. Sé que es más fácil proponer que consolidar. Quiero que sepas que no caigo en la injusticia de criticar porque no es ése el espíritu. Pero puestos en el probable escenario de dejar las negociaciones, creo que se preocuparán. Y mucho.  Los daños de haber iniciado las negociaciones y que estas ya son públicas, me parece que les ha creado un escenario interno mucho mas complicado, desconfianzas instaladas incluidas y además irreversible.   “París bien vale un misa” y Bauzá bien vale un consenso   Así creo que finalmente pensarán. Un abrazo   Pocho.

 

 

Anticipo mi voto

En la página 470 describe Sagredo lo que según él fue mi posición, aceptando la idea de Harold, en el sentido de respetar lo que resolviera la Comisión Jurídica”. Nunca supe cual era la posición de Harold , salvo al principio del conflicto.

En una oportunidad coincidiendo en los pasillos de la ANFP, me consultó si yo veía posible legitimar la elección de Segovia. Que eso sería lo menos traumático para todos, como lo apreciaba el desde lejos, sin mayores antecedentes jurídicos. Le contesté que el se había autoexcluido . Que desde el principio yo tenía una posición tomada y que no la iba a variar.

Nunca más hablamos del tema. Esto se lo conté latamente a Sagredo, además de cual había sido mi voto. Fue un par de semanas antes de publicar el libro.

Seguramente el apuro por terminarlo, sumado a la necesidad de crear personajes de reparto que apuntalaran su tesis contra Harold, me adjudicó un papel que nunca cumplí.

Aunque no me enorgullece el tono, reproduzco correo fundamentando mi voto

From: alj1701@hotmail.com To: fisrael@strips.cl; gvera@grupolatino.cl; andres.montrone@monpla.cl; sabinochahuan@gmail.com; mconduela@hotmail.com; cmorales@anfpchile.cl Subject: Anticipo mi voto Date: Tue, 16 Nov 2010 10:48:54 +0000  Estimados amigos directores.  Como es de esperar, la comisión jurídica deberá entregar hoy o mañana su informe y luego de la reunión de ayer en que las posiciones están claras en el   Directorio, anticipo mi voto en ausencia a la reunión a la que no asistiré personalmente.  Mi voto es pasar los antecedentes al Tribunal de Honor de la ANFP. Este Directorio no está capacitado para tomar decisiones en otro sentido según mi opinión: 1.- No tenemos sus miembros ninguna competencia jurídica  y 2.- Fuimos inhabilitados moralmente por la otra lista por considerarnos juez y parte, obviando las suposiciones de complot a las que se alude, su lenguaje calumnioso, su estilo gansteril y su constante descalificación mentirosa, cobarde y artera…. En este punto, sí tiene razón.

 

Somos juez y parte. Aparecemos ante la opinión pública articulando una tinterillada para no reconocer su victoria en las urnas. Sabemos que es falso y tenemos el derecho a suponer que la mayoría de los que le acompañan no suscribirían esas afirmaciones. Pero éste es ya un tema de opinión pública. No de “democracia interna”. Por insignificante que nos parezca el personaje desde el punto de vista moral, estamos sometidos a escrutinios mas importantes. Muy importante a mi parecer es la carta que envían al Tribunal de Honor pidiendo nuestra inhabilidad para decidir. Fijan su posición ante nosotros y validan la instancia del Tribunal de Honor como confiable para ellos

3.- Tengo dudas, que no estoy lógicamente en condiciones de demostrar, acerca de la independencia con que han actuado los miembros de esta comisión jurídica.

Teniendo la alternativa de recurrir al Tribunal de Honor, que entre sus miembros tenemos la suerte de contar con el Presidente de la Corte Suprema de Justicia, no veo ninguna razón para no hacerlo.  Su dictamen nos excluirá de cualquiera sospecha, será un fallo justo y desde luego muy superior en competencia a cualquiera que nosotros podamos realizar. No tengo ninguna inquietud en  asumir anticipadamente su fallo como resolución final.

 

 

 

Y si muchas inquietudes de decidir nosotros en base al informe de la Comisión Jurídica No estaría en condiciones de avalar un falllo favorable a la inhabilitación.  Tampoco para el fallo inverso. Apareceríamos acobardados por la presión ejercida.

Finalmente  respetando el legítimo derecho de cada uno de nosotros a cambiar de opinión y entendiendo que anímicamente este tema tan ingrato nos tenga a todos cansados, lamento que esta posición que era amplia mente mayoritaria en el Directorio, haya cambiado, por lo que agradecería que en la redacción del fallo, no se use el concepto de consenso en el voto del Directorio, ni menos unanimidad. Yo al menos y como lo he expresado ni siquiera tomaría el informe de la comisión jurídica y lo adjuntaría con todos los antecedentes reunidos al Tribunal de Honor. Mi voto en definitiva es recurrir al Tribunal de Honor, cualquiera que sea el informe que recibamos de la Comisión jurídica.

Les mando un abrazo

Alfonso.

 

 

 

Todos sabemos cómo terminó la historia. En Consejo de Presidentes, el sector de Segovia,  representado por Alberto Eguiguren hizo su planteamiento definitivo Pidió y obtuvo por unanimidad del Consejo, enviar todos los antecedentes al Tribunal de Honor. Se adoptó  el compromiso de hacer vinculante la posición que este entregara.

El resultado es conocido. Esta decisión la debimos adoptar nosotros en el Directorio:  hubiéramos evitado a la gente semanas de incertidumbre y al fútbol un desgaste importante

Segovia ganó limpiamente la elección. Pero no podía asumir.

El famoso artículo 164 i nos tomó a todos los directores por sorpresa. Nos metió en la ratonera  de hacer cumplir los Estatutos, enfrentado con esto la furia del adversario.

Obvio que no bastó con reconocer el triunfo de la lista opositora, con Segovia inhabilitado. Y que se reorganizaran como lo estimaran conveniente.

La historia pudo ser distinta. Cuantos malos ratos nos hubiéramos ahorrado todos.

 

 

 

 

 

 

¿CÓMO ANDAMOS POR CASA?

Un jurado al que convocó la Agrupación de Derechos Humanos de España  otorgó el Premios “Derechos Humanos 2011” en su categoría nacional, a Marcos Ana, pseudónimo bajo el que oculta su identidad Sebastián Fernando Macarro, ícono de la izquierda por haber sido el preso franquista que más tiempo pasó en la cárcel, tras la Guerra Civil por tres brutales asesinatos: mató a uncura, a un labrador y a un militante de Acción Popular.

Tomó parte en profanaciones, detenciones y crímenes contra personas de derecha. Estuvo en la cárcel desde los 19 años a los 41. Pero el jurado, sin inmutarse ante esta sanguinaria realidad, le premió aludiendo a “su trayectoria vital de compromiso permanente en la promoción, defensa y divulgación de los derechos humanos, así como de denuncia permanente respecto a sus vulneraciones. Por su labor en defensa de la libertad y los derechos fundamentales de los presos políticos, de los inmigrantes y a favor de aquellas personas y colectivos más desfavorecidos, alentando la solidaridad y cooperación internacional, así como la justicia social”.

 

NUNCA MÁS

Por José Piñera Echeñique

            El miércoles 22 de agosto de 1973, el pleno de la Cámara de Diputados fue citado a las 12 horas para “analizar la situación política y legal que afecta al país”. Al iniciarse la sesión, los Comités de Diputados del Partido Demócrata Cristiano (PDC) y del Partido Nacional (PN) presentaron un proyecto de Acuerdo que cambiaría el curso de la historia de Chile.

El primer orador fue el diputado Claudio Orrego (DC), quien, en su discurso de presentación del proyecto de Acuerdo, afirmó que “el país está sufriendo actualmente una crisis que no tiene parangón en nuestra historia patria, a lo largo de ciento sesenta y tantos años de vida independiente… Hasta este momento, la crisis no se resuelve; al contrario, se agudiza día a día. Por eso, nosotros, hoy día, en esta Corporación y ante la faz de Chile, queremos decir que ha llegado la hora, que ha llegado el momento de que digamos una vez más nuestra verdad responsablemente ante el país y ante la historia, porque el Congreso no puede seguir silenciando la grave situación porque atraviesa Chile y tiene que hacer un enjuiciamiento global de ella, porque la situación de ilegalidad pasa por atropellos reiterados a las resoluciones del Congreso Nacional, por atropellos reiterados a las atribuciones del Poder Judicial, por atropellos reiterados a las facultades de la Contraloría General de la República, por atropellos reiterados a los derechos de los ciudadanos, a los medios de comunicación de los chilenos y hasta, en algunos casos, a la libertad de las personas… En ese cuadro, señor presidente, no caben soluciones de parche. Dentro de este cuadro, cuando un país se desmorona, no caben pequeñas maniobras de política superestructural. Aquí hay que resolver los problemas de fondo” (Claudio Orrego V., Para una paz estable entre los chilenos, edición privada del autor, 1974).

El diputado Orrego afirmó también que el Presidente Salvador Allende no estaba respetando el Estatuto de Garantías Democráticas que había hecho posible su elección. Esta lista de derechos individuales había sido incorporado a la Constitución en 1970 como condición para que la Democracia Cristiana lo eligiera con sus votos como Presidente, pues el candidato socialista sólo había obtenido el 36.2% del voto popular y, por lo tanto, el Congreso podía elegir a la primera magistratura a cualesquiera de las dos primeras mayorías relativas. Más tarde, Allende reconocería que él firmó este Estatuto sólo como una maniobra “táctica” (Regis Debray, The Chilean Revolution: Conversations with Allende, 1971).

Tras intervenir otro representante del PDC, tomó la palabra el diputado del PN Hermógenes Pérez de Arce, quien afirmó que el Acuerdo demostraba que “el Poder Ejecutivo había dejado de encuadrarse en la Constitución y la ley, lo que ha dado lugar a la ilegitimidad del mandato y ejercicio del Presidente de la República”.

Después de otros dos diputados nacionales, intervino el diputado Luis Maira de la coalición de partidos de gobierno, llamada Unidad Popular. No negó las graves acusaciones que hacía el proyecto de Acuerdo e intentó justificar la conducta del Gobierno, sosteniendo “que el problema de fondo no es otro que el Estado de Derecho y su justa correlación con las transformaciones económicas indispensables”.

La sesión de la mañana finalizó con un fogoso discurso del diputado Juan Luis Ossa, presidente de la juventud del PN. En los alrededores del edificio del Congreso habían ocurrido el día anterior graves incidentes. El diputado Ossa, atacado por grupos armados, se había visto obligado a hacer uso de un arma de fuego, afirmando a la prensa    que se le disparaba incluso con armas automáticas. La policía no había actuado en defensa de los jóvenes de su partido. Exasperado por este incidente, increpó a los diputados comunistas: “por eso ustedes, bandas de traidores, bandas de cobardes, bandas de vendidos, bandas de mentirosos hipócritas, están descalificados para hablar de la guerra civil”. Ése era el clima que se vivía en Chile ese día de agosto.

A las 14 horas y 13 minutos se interrumpió el debate. En el mundo hispano, ni siquiera asuntos tan graves ameritan desconocer la hora del almuerzo.

La sesión de la tarde, convocada para votar el proyecto de Acuerdo, comenzó a las 20 horas. Pero hubo una sorpresa. Tras un breve debate, la Cámara se constituyó en sesión secreta a instancias de Jorge Insunza (PC) y el público en las tribunas tuvo que abandonar el recinto. En ella, el diputado comunista pronunció un discurso amenazante, sosteniendo que si se aprobaba el proyecto de Acuerdo, fuerzas extranjeras invadirían de inmediato el país.

Reanudada la sesión pública, se procedió de inmediato a votar. Una vez hecho el recuento, el presidente de la Cámara de Diputados levantó la voz y declaró aprobado por 81 votos contra 47 el Acuerdo sometido a votación. A las 21 horas y 49 minutos se levantó la sesión.

Al día siguiente, 23 de agosto, El Mercurio tituló así a todo lo ancho de la página: “Acuerdo de la Cámara de Diputados: EL GOBIERNO HA QUEBRANTADO GRAVEMENTE LA CONSTITUCIÓN”.

El texto del Acuerdo fue publicado íntegramente ese día por El Mercurio. El Acta oficial de la sesión, que fue presidida por el diputado del PDC Luis Pareto y el del PN Gustavo Lorca, presidente y vicepresidente de la Cámara, respectivamente, fue publicada el 25 de agosto en el diario gubernamental La Nación.

El Acuerdo, aprobado por casi dos tercios de los diputados (63.3%), acusaba al gobierno del Presidente Allende de veinte violaciones concretas a la Constitución y las leyes, entre las cuales destacaban “amparar grupos armados, torturar, detener personas ilegalmente, amordazar la prensa, manipular la educación, limitar la posibilidad de salir del país, confiscar la propiedad privada, formar organismos sediciosos, violar las atribuciones del Poder judicial, el Congreso y la Contraloría, y todo ello de manera sistemática y con el fin de instaurar en Chile “un sistema totalitario”, es decir, una dictadura comunista.

Fue un hecho extraordinario que el Acuerdo de la Cámara haya sido aprobado por todos los diputados del PDC, el partido mayoritario cuyo líder indiscutido era el presidente del Senado y ex Presidente de la República, Eduardo Frei Montalva, pues sólo tres años antes, el 24 de octubre de 1970, ese mismo partido había contribuido con todos sus votos a elegir Presidente a Salvador Allende en el Congreso Pleno.

Para John Locke, el gran pensador político inglés, la tiranía es “el ejercicio del poder más allá de la ley”. Cuando surge ese tirano, es él quien ha colocado al país en estado de guerra al traspasar los límites de su poder, es decir, se ha “rebelado” (“re-bellare”, proviene del latín “bellum” que significa guerra).

La esencia del Acuerdo de la Cámara de Diputados, entonces, es la acusación que se le hace al Presidente Allende de que, pese a que fue elegido democráticamente, se había rebelado contra la Constitución y, por lo tanto, convertido en un “tirano”.          Veinte violaciones y un llamado desesperado

El acuerdo de la Cámara de Diputados constituye un verdadero “Acuerdo contra la Tiranía”. Tiene 15 artículos y se puede descomponer conceptualmente de la siguiente manera:

a)        Un preámbulo contenido en los artículos 1 a 4, que enuncia las conocidas condiciones esenciales que deben darse para que exista un Estado de Derecho. Contiene una advertencia cargada de significado (“un gobierno que se arrogue derechos que el pueblo no le ha otorgado incurre en sedición”), y recuerda que el Presidente Allende no fue elegido por una mayoría del voto popular sino por el Congreso Pleno, “previo acuerdo en torno a un estatuto de garantías democráticas incorporado a la Constitución Política”.

b)        Veinte acusaciones de violaciones a la Constitución y las leyes: una acusación genérica contenida en los artículos 5 y 6, diez sobre violaciones concretas a determinados derechos humanos que están enumeradas dentro del artículo 10, siete sobre violaciones a la separación de poderes en los artículos 7, 8 y 9, y finalmente dos sobre acciones de carácter sedicioso en los artículos 11 y 12. Este listado tiene una estructura similar a la cadena de acusaciones contra el rey Jorge III que hace la Declaración de Independencia de Estados Unidos para justificar ante el mundo esa ruptura.

c)         Una precisión sobre el rol de los ministros militares que el Presidente Allende había incluido en carteras claves de su gabinete (Art. 13 y 14). Hay que aclarar que el mismo Presidente Allende había abierto las puertas de la política a los militares al designar, un año antes, a varios generales y almirantes en ministerios claves. Durante algunos meses incluso designó en el cargo político de mayor gravitación y controversia, el Ministerio del Interior, al Comandante en Jefe del Ejército, general Carlos Prats. En agosto de 1973, un almirante era ministro de Hacienda, el cargo clave en la conducción económica del país.

d)        Un llamado al Presidente de la República y a los ministros miembros de las Fuerzas Armadas (Art.15) a poner “inmediato término” a estas graves violaciones a la Constitución.

El 23 de agosto un mensajero de la Cámara entregó en el palacio presidencial de La Moneda un sobre dirigido al Primer Mandatario con el texto del Acuerdo aprobado la noche anterior.

El jueves 24, el Presidente Allende daba a conocer una carta pública dirigida al país. En ella sostenía: “en el día de anteayer, los diputados de oposición han exhortado formalmente a las Fuerzas Armadas y Carabineros a que adopten una posición deliberante frente al Ejecutivo… Pedir a las Fuerzas Armadas y Carabineros que lleven a cabo funciones de gobierno al margen de la autoridad y dirección política del Presidente de la República es promover el golpe de Estad

Allende acusó a la mayoría de los diputados de querer removerlo del cargo sin una acusación constitucional formal, en lo cual tenía razón. Por eso, la Cámara realiza un “llamado” a la intervención de los ministros militares y, obviamente, a través de ellos a las Fuerzas Armadas, pues el camino estrictamente jurídico para remover al Presidente era imposible.

En efecto, la remoción del Presidente, conforme al artículo 42 de la Constitución promulgada en 1925, exigía para ello dos tercios de los senadores en ejercicio. Como el Senado se renovaba parcialmente, era virtualmente imposible que un Presidente, por impopular que fuera, perdiera de tal manera las elecciones parlamentarias durante su período como para quedar sin el apoyo de, al menos, un tercio de los senadores. De hecho, la oposición al Presidente Allende ganó por mayoría absoluta las elecciones parlamentarias de marzo de 1973, logrando casi dos tercios de la Cámara de Diputados, pero no igual mayoría en el Senado. En síntesis, la Constitución de 1925 permitía que un Gobierno la violara, incluso “sistemáticamente” como sostuvieron una amplia mayoría de los diputados, mientras ese Gobierno mantuviera a su lado a un tercio de los senadores.

Es reveladora la confusión sobre lo que significa el Estado de Derecho que trasunta la respuesta de Allende, ya que declara que insistirá en su camino ilegal pues “tras la expresión ‘Estado de Derecho’ se esconde una situación que presupone una injusticia económica y social entre chilenos que nuestro pueblo ha rechazado. Pretenden ignorar que el Estado de Derecho sólo se realiza plenamente en la medida que se superen las desigualdades de una sociedad capitalista”.

Esta declaración es consistente con aquélla que había hecho su ministro de Justicia el 1 de julio de 1972: “la revolución se mantendrá dentro del derecho mientras el derecho no pretenda frenar la revolución“.

El origen del texto del Acuerdo ha sido explicado por Claudio Orrego, de esta manera: “el Presidente de la Democracia Cristiana, senador Patricio Aylwin, me encomendó la tarea de preparar el proyecto de acuerdo. Me solicitó que hablara con el senador Juan Hamilton… quien me informó que los parlamentarios del Partido Nacional tenían un borrador de declaración que podía ahorrarnos mucho trabajo. Tomé contacto, entonces, con el senador Sergio Diez y con el diputado Mario Arnello, quienes me facilitaron una copia de su trabajo. Después de analizar dicho documento, me pareció que contenía mucho material y que estaba muy bien hecho… Una vez terminado el trabajo –del cual guardo el original— transmití al senador Aylwin éste para que lo aprobara la directiva del PDC. Este procedió a redactar nuevamente las conclusiones, en la forma en que fueron definitivamente aprobadas por la Cámara. El mismo día 22 de agosto, en la mañana, revisamos el texto definitivo con Patricio Aylwin y me dirigí al Congreso a presentarlo… Ésa es la relación verdadera del Acuerdo de la Cámara de Diputados. La historia juzgará de su importancia y su oportunidad” (Carta a La Segunda, 26 de marzo de 1980).

Según Hermógenes Pérez de Arce, el primer borrador del Acuerdo lo redactó el jurista Enrique Ortúzar y lo revisó el senador del PN Francisco Bulnes, y que él mismo participó en una reunión para este efecto. Ello es coherente con la versión de Orrego, quien señala que la redacción final del texto se basó en un “muy bien hecho” trabajo que le entregaron parlamentarios del PN. Todo indica entonces que se trata del mismo texto, el cual fue siendo enriquecido por distintas personas del PN y el PDC en la búsqueda de una redacción que satisficiera a todos y así asegurara la votación unánime de los diputados de ambos partidos.

La opción por la violencia política

¿Cómo se explica que un Presidente que llegó al poder a través de una elección democrática ejercite después su poder en contra de la misma Constitución y las mismas leyes que le permitieron alcanzar el más alto cargo político de la República? ¿Por qué un Gobierno elegido democráticamente consideró necesario incurrir en veinte violaciones de la Constitución?

La respuesta está en que una revolución comunista-socialista, que busca establecer lo que su misma doctrina ha denominado “la dictadura del proletariado”, por definición no se puede hacer dentro de la Constitución y de la ley de una república democrática.

Una cosa es para un dirigente marxista transformarse en presidente democrático de un país obteniendo el 36,2% de la votación, contando con la aceptación de un Congreso cuando a éste le corresponde la elección final, y otra muy distinta es adquirir la suma del poder necesaria para abolir la democracia y establecer un sistema totalitario. Para ello se requería una mayoría abrumadora como para realizar las modificaciones respectivas de la Carta Fundamental. Ello no ha ocurrido en la historia de la humanidad, pues todos esos regímenes han alcanzado el poder total a través de la violencia.

Es un error atribuir la ruptura chilena a una tendencia más impaciente que otras al interior de uno de los partidos de izquierda marxista, o a una reunión sediciosa de diputados con marineros en un barco de la Armada, o incluso a un discurso delirante en un estadio llamando a la “insurrección de las masas”. Estos hechos, que sí ocurrieron, pueden ser detonantes, pero la causa profunda fue una ideología y una praxis, tan sistemática como implacable, que concebía a la violencia como “la partera de la historia”.

Son claves para comprender el origen de la ruptura democrática los dos acuerdos oficiales del Partido Socialista de Chile adoptados, por unanimidad, en sus Congresos anuales de 1965 y 1967.

Ya en su Congreso de Linares (julio, 1965), el Partido Socialista de Chile, que se definía como marxista-leninista, había sostenido lo siguiente: “nuestra estrategia descarta de hecho la vía electoral como método para alcanzar nuestro objetivo de toma del poder… El partido tiene un objetivo: para alcanzarlo deberá usar los métodos y los medios que la lucha revolucionaria haga necesarios”.

Pero fue en su Congreso de Chillán cuando la postura sediciosa alcanzó su máxima expresión. Este tuvo lugar entre el 24 y el 26 de noviembre de 1967 y asistieron 115 delegados, y hubo además “delegados fraternales” de los gobiernos comunistas de la URSS, Alemania Oriental, Rumania y Yugoslavia, del partido Baath socialista de Siria y del partido socialista de Uruguay.

La resolución adoptada afirmaba que “la violencia revolucionaria es inevitable y legítima… Constituye la única vía que conduce a la toma del poder político y económico, y su ulterior defensa y fortalecimiento. Sólo destruyendo el aparato democrático-militar del Estado burgués puede consolidarse la revolución socialista… Las formas pacíficas o legales de lucha no conducen por sí mismas al poder. El Partido Socialista las considera como instrumentos limitados de acción incorporados al proceso político que nos lleva a la lucha armada. La política del frente de trabajadores se prolonga y se encuentra contenida en la política de la Organización Latinoamericana de Solidaridad (OLAS), la que refleja la nueva dimensión continental y armada que ha adquirido el proceso revolucionario latinoamericano” (Julio César Jobet, La Historia del Partido Socialista de Chile, 1997).

El ideólogo del Partido Socialista, y futuro ministro de Relaciones Exteriores del Presidente Allende, Clodomiro Almeyda, especuló sobre la forma en que terminaría este proceso: “la forma fundamental que en un país como Chile pueda asumir la fase superior de la lucha política, cuando el proceso vigente llegue a colocar a la orden del día el problema del poder, es impredecible en términos absolutos. Yo me inclino a creer que es más probable que tome la forma de una guerra civil revolucionaria, a la manera española, con intervención extranjera, pero de curso más rápido y agudo” (Revista Punto Final, 22 de noviembre de 1967).

Cabe destacar que el Partido Socialista era el segundo de mayor tamaño del país, que sería el principal partido en la coalición, la Unidad Popular, que gobernó a Chile entre 1970 y 1973, y que Salvador Allende era su más destacado militante. Su partido aliado, el Partido Comunista de Chile, era el mayor y mejor organizado de todos los Partidos Comunistas de América Latina, y el tercero en tamaño, después de aquéllos de Francia e Italia, de todo el mundo occidental.

Por cierto, todo esto ocurría en el contexto de la Guerra Fría, en la cual el gobierno de la Unidad Popular se había aliado con la Unión Soviética en contra de Estados Unidos y la Europa democrática.

Posiblemente, sin haber leído jamás a George Orwell, Allende llamó a la superpotencia comunista el “hermano mayor” de Chile, en un discurso en el propio Kremlin el 7 de diciembre de 1972, en el cual agregó, tras reunirse con los máximos jerarcas soviéticos Leonid Brezhnev, Alexei Kosygin y Nikolai Podgorny, que había alcanzado una “completa identidad de puntos de vista” con los dirigentes comunistas.

Esta adhesión a los regímenes comunistas venía de mucho antes. Desde ya, en el homenaje que se le hizo a Stalin en Santiago una semana después de su muerte en marzo de 1953, uno de los oradores principales fue el socialista Salvador Allende.

Es ilustrativo recordar, también, el increíble homenaje a Stalin del importante dirigente comunista chileno Volodia Teitelboim: “hoy ya duerme su gloria eterna en la cámara ardiente de la Sala de las Columnas de Moscú el camarada José Stalin. Hace apenas un día y algunas horas que murió el amado conductor de los trabajadores del mundo, el más grande, profundo y noble amigo de la humanidad… Ha muerto el padre y el jefe de toda la humanidad progresista. Ha muerto, como Mayakovsky decía de Lenin, el más humano de todos los hombres… Dio abundancia y existencia dichosa a su pueblo. Bajo la bandera de luto, pero siempre desplegada de Stalin, los pueblos marchan por el camino más corto hacia la segura victoria, hacia el mundo de la felicidad humana” (El Siglo, marzo de 1953).

En la década del 60, Allende aceptó servir como presidente de la Organización Latinoamericana de Solidaridad (OLAS), un organismo castrista para exportar la revolución comunista al continente, la que había afirmado públicamente que “la revolución armada es la única solución para los males sociales y económicos de Latinoamérica”.

Claudio Véliz, historiador y amigo personal de Allende, sostiene que los viajes de Allende a Cuba tuvieron “una incidencia fundamental en el proyecto que pretendía aplicar en Chile. Tras ver Cuba, Allende pensó que podía acortar el camino. Pero la verdad es que se apartó de la tradición chilena… No cabe ninguna duda que el gobierno de la Unidad Popular fue un desastre que nos llevó a la guerra civil” (El Mercurio, 28 de noviembre, 1999).

Allende, siendo presidente del Senado, expresó en varias ocasiones su apoyo al Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), grupo que inició la violencia guerrillera en Chile. Por cierto, la violencia había sido idealizada por los líderes de izquierda de Chile y el continente por un largo tiempo.

En último término, los dirigentes marxistas chilenos no supieron resistir el embrujo de la revolución comunista cubana. El tirano del Caribe, Fidel Castro, se transformó en el modelo y fueron intoxicados, como si fueran adolescentes, por la retórica y la acción revolucionaria del Che Guevara, quien llamaba a crear “múltiples Vietnam” en América Latina.

Una distinción fundamental que no se hizo fue aquélla entre el noble objetivo de querer cambiar el mundo para mejor y buscar hacerlo utilizando la violencia. En nuestro país había al comenzar la década del 70 demasiada pobreza, subdesarrollo, monopolios e injusticias de distinta naturaleza, como para que muchas personas idealistas, especialmente jóvenes, no se declararan en estado de rebeldía y buscaran, aunque con más pasión que rigor, un camino para crear un mundo mejor. Basta leer el “Balance Patriótico” de Vicente Huidobro, publicado en 1925, para comprobar que no mucho había cambiado en cincuenta años.

Lo que es aberrante es que tantos dirigentes comunistas y socialistas chilenos, de quienes era esperable un mínimo de madurez y responsabilidad política, impulsaran, inicialmente con su retórica incendiaria, y más tarde con sus actos de gobierno, a decenas de miles de jóvenes al abismo —y a las consecuencias– de la violencia política.

En este contexto, es estremecedora la honesta confesión de un ex guerrillero argentino: “hoy puedo afirmar que por suerte no obtuvimos la victoria, porque de haber sido así, teniendo en cuenta nuestra formación y el grado de dependencia con Cuba, hubiéramos ahogado el continente en una barbarie generalizada. Una de nuestras consignas era hacer de la cordillera de Los Andes la Sierra Maestra de América Latina, donde, primero hubiéramos fusilado a los militares, después a los opositores y, luego, a los compañeros que se opusieran a nuestro autoritarismo” (Jorge Masetti, El Furor y el Delirio, 1999).

Al borde de la guerra civil

La respuesta del Presidente Allende a la Cámara no fue la única en la que demostró su desprecio por el Estado de Derecho. Durante 1973, la Corte Suprema le había reprochado la vulneración de las atribuciones propias de ese cuerpo, lo que derivó en una violenta disputa epistolar entre ellos. Por supuesto, la Unidad Popular –incluso- había desarrollado la insólita teoría jurídica de los “resquicios legales”, con los cuales no sólo se había avanzado en la intervención estatal de múltiples empresas privadas de todos los tamaños, sino que se estaba erosionando de manera fatal la necesaria confianza pública en las instituciones fundamentales de la República.

Así, el 26 de mayo de 1973, en protesta por una negativa del Gobierno a cumplir con una decisión judicial, la Corte Suprema resolvió por unanimidad dirigirse así al Presidente de la República: “esta Corte Suprema se ve obligada a representar a Su Excelencia por enésima vez la actitud ilícita de la autoridad administrativa en su interferencia ilegal en asuntos judiciales, así como de poner obstáculos a la policía uniformada en la ejecución de órdenes de los tribunales del crimen; órdenes que, bajo las leyes vigentes, deben ser llevadas a cabo por dicha fuerza policial sin obstáculos de ninguna índole; todo lo cual implica un desprecio abierto y voluntario de los fallos judiciales, con completa ignorancia de las alteraciones que tales actitudes u omisiones producen en el orden legal; como se representó a Su Excelencia en un despacho anterior, actitudes que implican además no sólo una crisis en el estado de derecho, sino también el quiebre perentorio o inminente de la legalidad de la Nación”.

Allende, en un discurso público a los pocos días, respondió con una afirmación que en cualquier país de larga tradición democrática le habría costado la inmediata destitución de su cargo: “en un período de revolución, el poder político tiene derecho a decidir en el último recurso si las decisiones judiciales se corresponden o no con las altas metas y necesidades históricas de transformación de la sociedad, las que deben tomar absoluta precedencia sobre cualquiera otra consideración; en consecuencia, el Ejecutivo tiene el derecho a decidir si lleva a cabo o no los fallos de la Justicia”.

Cabe destacar que, al día siguiente del Acuerdo de la Cámara, el 23 de agosto, la Corte Suprema adoptó otra resolución denunciando nuevamente los intentos del Gobierno de quebrar la independencia del Poder Judicial.

A estas alturas, es conveniente precisar que, aunque la creciente crisis económica –inflación anualizada sobre 300%, racionamientos, crisis de balanza de pagos, desempleo en aumento, desconfianza—producía miseria y angustias generalizadas y creaba una caja de resonancia a estos conflictos institucionales, ése no era el argumento válido para remover al Gobierno.

Como el país había llegado a ser “un campo armado”, lo cual preocupaba sobremanera a las Fuerzas Armadas, había que ser ciego para desconocer que, durante el invierno de 1973, Chile había caído en un estado de guerra civil (Dos libros importantes y complementarios que comprueban esta realidad son aquéllos de Paul Sigmund, The Overthrow of Allende, y de James Wheelan, Desde las Cenizas).

Oscar Waiss, quien fue director del diario oficial del gobierno e íntimo amigo de Allende, al plantear algunos escenarios posibles refleja el grado de extremismo que primaba en algunos dirigentes de la Unidad Popular: “había llegado el momento de echar el fetichismo legalista por la borda; el momento de llamar a retiro a los militares conspiradores; de destituir al Contralor General de la República; de intervenir la Corte Suprema de Justicia y el Poder Judicial; de incautarse de El Mercurio y toda la jauría periodística contrarrevolucionaria. Resultaba mejor dar el primer golpe, pues el que pega primero pega dos veces” (Revista “Política Internacional” Nº 600, Belgrado, abril de 1975).

Pese a su clara responsabilidad en la introducción de la violencia política en Chile, parece altamente improbable que el Presidente Allende hubiese estado dispuesto a actuar con la inmoralidad extrema de los dirigentes bolcheviques que realizaron la sangrienta Revolución de Octubre en Rusia.

Pero, gracias a Dios, nunca podrá contestarse la pregunta: ¿Quién, dentro de la Unidad Popular, habría sido el Lenin chileno?

Frei inclina la balanza

.           Salvador Allende llegó a la Presidencia tras el fracaso de los gobiernos de Jorge Alessandri (1958-1964) y de Eduardo Frei Montalva (1964-1970).

Ambos gobiernos fueron incapaces de cambiar la fallida estrategia de desarrollo, la cual generaba un crecimiento económico tan mediocre que hacía imposible derrotar la miseria y crear un horizonte de prosperidad para todos los chilenos, y ambos abrieron el camino para la violación del derecho de propiedad, fundamento esencial de una sociedad libre. Esta relación indisoluble, conceptual e histórica entre propiedad y libertad la demuestra Richard Pipes en su libro Property and Freedom (1999).

Oscar Godoy, director del Instituto de Ciencia Política de la Universidad Católica, sostiene que “la responsabilidad de los partidos de derecha en el ascenso de la Unidad Popular al gobierno fue que no supieron defender oportunamente y con vigor las instituciones del Estado liberal. Por ejemplo, la defensa que se hizo del derecho de propiedad fue mínima, porque se fue cediendo sistemáticamente. Cuando la derecha tiene la posibilidad de recuperarse, con Jorge Alessandri, se manifiesta impotente frente a la novedad de la Democracia Cristiana y del socialismo y extrema su debilidad. Es lamentable la escasez de hombres públicos en la derecha dispuestos a defender sus planteamientos con el mismo vigor con que los socialistas defendían los suyos. La campaña de Jorge Alessandri hace concesiones múltiples para ocultar la verdadera naturaleza del proyecto liberal. En ese tiempo existía temor a expresar las palabras mercado, competencia, individualismo, etc. Entonces, hace una claudicación que la hace muy débil” (La Epoca, 4 de septiembre de 1995).

El debilitamiento del derecho de propiedad en Chile comenzó, en efecto, con la reforma constitucional propiciada por el gobierno del Presidente Alessandri con el fin de iniciar la Reforma Agraria. Fueron proféticas, aunque desestimadas, las advertencias del ex presidente de la Sociedad Nacional de Agricultura, Recaredo Ossa: “la ruptura de estas garantías constitucionales respecto de la agricultura es sólo el comienzo de la quiebra de nuestro sistema democrático. Lo que hoy se hace contra esta rama de la producción no tiene porqué no hacerse mañana contra la propiedad urbana, la minería grande, mediana o pequeña, el comercio y todos los bienes particulares. Decimos más: la Reforma Constitucional es la experiencia piloto en materia de abolición del derecho de propiedad. Introducida esta cuña, que algunos miran tan desaprensivamente, el hueco se convertirá en inmensa grieta por donde desaparecerá la propiedad entera” (esta intervención radial fue reproducida por El Mercurio el 6 de enero de 1962).

El gobierno de Frei profundizó este camino, incurriendo además en dos otros graves errores de políticas públicas. Primero, fue débil ante el surgimiento de la violencia política, y fue especialmente grave que no reaccionara con vigor en defensa de la democracia y el estado de derecho cuando el Partido Socialista se declaró partidario de la vía armada en su Congreso de Chillán en 1967. Segundo, la Reforma Agraria del gobierno Frei multiplicó varias veces la violación del derecho de propiedad al expropiarse miles de propiedades agrícolas sin una justa compensación. Además, su gobierno permitió la proliferación de las “tomas” de propiedades ajenas por grupos de agitadores. Al gobierno de Frei le “tomaron” todo: universidades, municipalidades, centenares de predios agrícolas, sitios eriazos, carreteras, industrias, un cuartel militar, y hasta la Catedral de Santiago. En ese ambiente no fue de extrañar que los partidos de izquierda sintieran factible “tomarse” el poder total.

Fracasados los gobiernos de “derecha” y “centro” de Alessandri y Frei, y no existiendo, como hemos visto, una “izquierda” democrática, la conclusión era predecible. En agosto de 1965, el mismo Frei había dicho “si mi gobierno falla, tendremos un gobierno de la extrema izquierda” (Leonard Gross, The Last, Best Hope, 1967).

Lo que resultó tan impredecible como extraordinario, fue que una figura política tan temerosa de aparecer como “anticomunista”, como Eduardo Frei Montalva, decidiera ante la encrucijada en que lo colocó la historia, jugarse entero para salvar a Chile de caer en una dictadura marxista.

Frei vivía bajo el peso de la durísima acusación que se le hizo a fines de los 60 de que si le entregaba el gobierno a Allende, pasaría a la historia como el “Kerensky chileno”. Sin embargo, decide permanecer en Chile durante este período, en circunstancias de que su ex ministro del Interior y heredero político, Edmundo Pérez Zujovic, es asesinado en 1971 por terroristas de izquierda, lo que hacía evidente que también su propia vida corría alto peligro. Ello contrasta con la actitud de Alexander Kerensky, quien escapa de San Petersburgo y muere en Nueva York (precisamente en 1970, año en que Frei entrega el poder a Allende), escribiendo libros sobre cómo fue incapaz de evitar que una banda de audaces bolcheviques se tomara Rusia por la fuerza.

Frei tiene que haber sabido que su postura sería criticada no sólo por sus adversarios, sino incluso por muchos de sus amigos, como efectivamente lo hizo su ex ministro del Interior, Bernardo Leighton, quien atribuiría esta actitud a “un verdadero peso de conciencia por el triunfo de la Unidad Popular, que vi caer sobre tu espíritu, abrumándote, en los días posteriores a la elección de Salvador Allende” (Carta a Frei, 26 de junio, 1975).

Frei retornó a la arena política contingente presentándose en las elecciones parlamentarias de marzo de 1973 como candidato a senador por Santiago, y una vez elegido aceptó la presidencia del Senado, transformándose, por lo tanto, en el adversario principal de Allende.

Su muy cercano colaborador, el senador DC Patricio Aylwin, había presentado, el 12 de mayo de 1973, una moción en la Asamblea General de la DC, la cual fue aprobada, en la que se acusaba al gobierno de Allende de buscar establecer en Chile una “tiranía comunista”. Posteriormente, Aylwin revisa el proyecto de Acuerdo, redacta sus conclusiones, y, sin duda tras obtener el asentimiento de Frei (presidente del senado y líder indiscutido de la DC), le transmite a Orrego la aprobación final. Más aún, es Aylwin quien le replica públicamente a Allende tras la respuesta de éste al Acuerdo.

Por cierto, los dirigentes del Partido Nacional, encabezados por un valiente y combativo presidente, Sergio Onofre Jarpa, habían denunciado desde muy temprano el creciente alejamiento de la legalidad del gobierno de la Unidad Popular.

Sin embargo, es lógico afirmar que lo que inclinó la balanza, tanto en la ciudadanía como en los mandos militares, fue la postura que Eduardo Frei asumió, con inusitada fuerza, en esos meses cruciales de 1973. Como presidente del Senado era el líder con mayor poder de convocatoria de la oposición y era también el dirigente chileno que, de lejos, tenía el mayor prestigio internacional. Desde ya, el Times de Londres lo había calificado como “la personalidad política más importante de América Latina”.

Existen testimonios de que en algún momento, Frei llegó al convencimiento de que sólo las Fuerzas Armadas podían impedir que Chile se transformara en una segunda Cuba.

En la significativa “Acta Rivera”, se describe una reunión, el 6 de julio de 1973, entre Frei y la directiva de la Sociedad de Fomento Fabril, la máxima entidad gremial que agrupaba a los industriales chilenos. En ella, estos dirigentes le plantean que “el país estaba desintegrándose y que si no se adoptaban urgentes medidas rectificatorias fatalmente se caería en una cruenta dictadura marxista, a la cubana”.

La respuesta de Eduardo Frei es reveladora: “nada puedo hacer yo, ni el Congreso ni ningún civil. Desgraciadamente, este problema sólo se arregla con fusiles… les aconsejo plantear crudamente sus aprensiones, las que comparto plenamente, a los Comandantes en Jefe de las Fuerzas Armadas, ojalá hoy mismo”.

El testimonio más extenso de Frei en esta materia es su carta del 8 de noviembre de 1973 al presidente de la Democracia Cristiana Internacional, el político italiano Mariano Rumor. Allí Frei reitera las acusaciones que antes había hecho el Acuerdo de la Cámara: “trataron de manera implacable de imponer un modelo de sociedad inspirado claramente en el marxismo leninismo. Para lograrlo aplicaron torcidamente las leyes o las atropellaron abiertamente, desconociendo a los Tribunales de Justicia… En esta tentativa de dominación llegaron a plantear la sustitución del Congreso por una Asamblea Popular y la creación de Tribunales Populares, algunos de los cuales llegaron a funcionar, como fue denunciado públicamente. Pretendieron asimismo transformar todo el sistema educacional, basado en un proceso de concientización marxista. Estas tentativas fueron vigorosamente rechazadas no sólo por los partidos políticos democráticos, sino por sindicatos y organizaciones de base de toda índole, y en cuanto a la educación ella significó la protesta de la Iglesia Católica y de todas las confesiones protestantes que hicieron públicamente su oposición. Frente a estos hechos naturalmente la Democracia Cristiana no podía permanecer en silencio. Era su deber –y lo cumplió– denunciar esta tentativa totalitaria que se presentó siempre con una máscara democrática para ganar tiempo y encubrir sus verdaderos objetivos”.

Frei también comprendió que un Chile comunista habría apuntado, como una larga espada, al corazón de una vulnerable América Latina. Frei le dice a Rumor que “la caída de Allende ha sido un retroceso para el comunismo mundial. La combinación de Cuba con Chile, con sus 4.500 kms. de costa en el Océano Pacífico y su influencia intelectual y política en América Latina, fue un paso decisivo en el intento de control del hemisferio. Eso explica esa violenta y exagerada reacción. Chile iba a ser una base de operaciones para todo el continente”.

Esta perspectiva es confirmada por Brian Crozier, fundador del London’s Institute for the Study of Conflict: “durante sus tres años en el poder, Allende transformó su país, de hecho, en un satélite cubano, y por lo tanto una adición incipiente al Imperio Soviético… para entonces Chile podía ser francamente descrito como un Estado marxista en términos ideológicos y económicos… desde una perspectiva estratégica, se le había transformado en una importante base para operaciones subversivas soviéticas y cubanas, incluyendo el terrorismo para toda América Latina… la KGB soviética estaba reclutando miembros para cursos de entrenamiento en terrorismo… especialistas de Corea del Norte estaban enseñando a miembros jóvenes del Partido Socialista de Allende”. (The Rise and Fall of the Soviet Empire, 1999).

En una conversación con un periodista del diario español ABC, publicada el 10 de octubre de 1973, Frei ya había hecho juicios durísimos contra la Unidad Popular y justificado plenamente la intervención militar: “El país no tiene más salida salvadora que el gobierno de los militares”; “El mundo no sabe que el marxismo chileno disponía de un armamento superior en número y calidad al del Ejército”; “Los militares fueron llamados, y cumplieron una obligación legal, porque el poder ejecutivo y el judicial, el Congreso y la Corte Suprema habían denunciado públicamente que la presidencia y su régimen quebrantaban la Constitución”; “La guerra civil estaba preparada por los marxistas”; “Es alarmante que en Europa no se enteren de la realidad: Allende dejó la nación destruida”.

Posteriormente, Frei realizó una declaración pública en que reconoce haber hablado con el periodista Luis Calvo del ABC, pero en la que señala que la entrevista no reflejó exactamente sus palabras, sin aclarar cuáles fueron esas imprecisiones. Más tarde, en la carta citada a Leighton, Frei se refiere específicamente a que no hizo la durísima descripción de Allende que allí se le atribuye, pero no desmiente el resto. Leighton le acepta esa retractación sobre Allende, pero le dice que los demás juicios son los mismos que le escuchó decir de manera consistente por años.

Un tercer texto clave de Frei es el prólogo que escribe en el libro –de elocuente título– del cientista político DC Genaro Arraigada, De la Vía Chilena a la Vía Insurreccional (1974). Allí, Frei sostiene planteamientos similares a aquéllos contenidos en la carta a Rumor y como epígrafe de su prólogo, Frei elige esta advertencia de Píndaro: “fácil es, incluso para el más débil, destruir una ciudad hasta sus cimientos; pero es, en cambio, muy dura empresa levantarla de nuevo”.

No deja de ser asombroso que en ese mismo 1973 en que se extendía el certificado de defunción de la democracia chilena y morían muchos de los nobles sueños de los fundadores del PDC, también fallecía, en Francia, Jacques Maritain, el filósofo-político francés que tanto admiraba Eduardo Frei y a quien había visitado en su lecho de enfermo en su exitosa gira a Europa de 1965.

Las Fuerzas Armadas obedecen

En la madrugada del martes 11 de septiembre de 1973, exactamente 18 días después de que los ministros militares recibieran formalmente el Acuerdo de la Cámara de Diputados, las Fuerzas Armadas chilenas iniciaron en todo el territorio un operativo militar para cumplir el mandato parlamentario.

Así lo entendió el historiador Richard Pipes, profesor de la Universidad de Harvard, quien ha sostenido que, con el Acuerdo, “la Cámara le solicitó a las Fuerzas Armadas que restauraran las leyes del país. Obedeciendo este mandato, a los 18 días los militares chilenos, liderados por el general Augusto Pinochet, removieron por la fuerza a Allende de su cargo” (Communism. A Brief Story, 2001)

El 13 de septiembre de 1973, la influyente revista de opinión británica The Economist publicó un editorial titulado “El fin de Allende”, cuyo contenido es tan revelador que merece ser analizado íntegramente.

.           La revista es clarísima en asignar la responsabilidad por la ruptura ocurrida dos días antes: “la muerte transitoria de la democracia en Chile será lamentable, pero la responsabilidad directa pertenece claramente al Dr. Allende y a aquéllos de sus seguidores que constantemente atropellaron la Constitución”.

.           El editorial, inclus va más allá y le asigna a Allende la responsabilidad por la violencia posterior: “la batalla parece apenas haber comenzado. Con la mayoría de los canales de comunicación de Chile con el mundo exterior aún restringidos, es difícil tener una idea más completa de la violencia que aparentemente continúa. Pero si una sangrienta guerra civil comenzara, o si los generales que ahora controlan el poder deciden no llamar a nuevas elecciones, no habrá duda alguna respecto de quien tiene la responsabilidad por la tragedia de Chile. La responsabilidad es del Dr. Allende y de aquéllos en los partidos marxistas que aplicaron una estrategia para controlar el poder total, al punto que la oposición perdió las esperanzas de controlarlos por medios constitucionales”.

La explicación que hace la revista británica de la situación en Chile podría haberla firmado cualquiera de los diputados que aprobó el Acuerdo: “lo que ocurrió en Santiago no es un golpe típicamente latinoamericano. Las fuerzas armadas toleraron al Dr. Allende por casi tres años. En ese período, él se las ingenió para hundir al país en la peor crisis social y económica de su historia moderna. La expropiación de campos y empresas privadas provocó una alarmante caída en la producción, y las pérdidas de las empresas estatales, según cifras oficiales, superaron los $ 1.000 millones de dólares. La inflación alcanzó a 350% en los últimos 12 meses. Los pequeños empresarios quebraron; los funcionarios públicos y trabajadores especializados sufrieron la casi desaparición de sus sueldos por causa de la inflación; las dueñas de casa tenían que hacer interminables colas para obtener alimentos esenciales, y si es que encontraban. La creciente desesperación originó el enorme movimiento huelguístico que los camioneros iniciaron hace seis semanas. Pero el gobierno de Allende fue más allá de la destrucción de la economía. Violó la letra y el espíritu de la Constitución. La forma en que sobrepasó duramente al Congreso y a los Tribunales de Justicia debilitó la fe en las instituciones democráticas del país”.

The Economist fue de los escasísimos medios extranjeros que mencionaron,  entonces, el crucial Acuerdo del 22 de agosto: “el mes pasado, una resolución aprobada por la mayoría opositora en el Congreso señalaba que “el Gobierno no es responsable sólo por violaciones aisladas de la Constitución y la ley; ha convertido tales violaciones en un método permanente de conducta”.

Para la revista británica el detonante para el Golpe “fueron los esfuerzos de los extremistas de izquierda para promover la subversión dentro de las fuerzas armadas. El señor Carlos Altamirano, ex secretario general del Partido Socialista, y el señor Oscar Garretón, del Movimiento de Acción Popular Unitaria, ambos líderes de la Unidad Popular de Allende, fueron señalados por la Armada como los autores intelectuales del plan de amotinamiento de los marinos en Valparaíso… El sentimiento de que el Parlamento era ya irrelevante aumentó por la violencia en las calles y por la forma en que el Gobierno toleró el surgimiento de grupos armados de extrema izquierda que se estaban preparando de manera abierta para la guerra civil”.

The Economist justifica plenamente la intervención militar cuando sostiene que “las Fuerzas Armadas intervinieron sólo cuando estuvo claramente establecido que existía un mandato popular para la intervención militar. Las Fuerzas Armadas tuvieron que intervenir porque fallaron todos los medios constitucionales para frenar a un Gobierno que se comportaba de modo inconstitucional”, y realiza una importante precisión: “el general Pinochet y los oficiales que lo acompañan no son peones de nadie. Su golpe fue preparado en casa, y los intentos por hacer creer que los norteamericanos estaban implicados son absurdos, especialmente para quienes conocen la cautela norteamericana en sus recientes tratativas con Chile”.

The Economist adelanta, primero, que la tarea de reconstrucción será difícil y que habrá excesos e injusticias: “Cualquiera sea el gobierno que surja del golpe militar, no se pueden esperar tiempos fáciles. También aquellos que sufrieron bajo el gobierno de Allende sentirán la tentación de ajustar cuentas con el bando derrotado”. Segundo, anticipa la colaboración militar con economistas civiles al adelantar: “El gobierno militar-tecnocrático que está aparentemente tomando forma intentará reconstruir el tejido social que el gobierno de Allende destruyó”. Y concluye con un lamento y una verdad: “Esto significará la muerte transitoria de la democracia en Chile, lo cual será deplorable, pero no debe ser olvidado quien lo hizo inevitable”.

El desenlace natural

Alexander Solzhenytsin, el gran escritor e intelectual ruso que denunció el horror de los campos de concentración en la Unión Soviética, afirmó que “el comunismo sólo se detiene cuando encuentra una muralla”.

A medida que el gobierno de la Unidad Popular fue restringiendo las libertades económicas, sociales y políticas con el propósito de hacer su revolución marxista, surgió, desde los más diversos ámbitos de la sociedad chilena, una fuerte resistencia civil que se transformó pronto en una avalancha de protestas, manifestaciones, huelgas y denuncias.

Al final, fue esta presión de la civilidad la que empujó a los partidos políticos de oposición a la aprobación del Acuerdo de la Cámara de Diputados y, después, a las Fuerzas Armadas a obedecer el llamado del Acuerdo y remover por la fuerza al presidente que estaba violando “sistemáticamente” la Constitución de la República.

La resistencia civil generalizada que concluyó con el Acuerdo de la Cámara de Diputados fue “la muralla” con la que se encontró el comunismo en Chile. Este Acuerdo, entonces, constituye la partida de defunción del gobierno del Presidente Allende y el certificado de bautismo del gobierno de Pinochet.

Como afirmó uno de los hombres claves detrás del Acuerdo y entonces presidente de la Democracia Cristiana, Patricio Aylwin, “el gobierno de Allende había agotado, en el mayor fracaso, la vía chilena hacia el socialismo y se aprestaba a consumar un autogolpe para instaurar por la fuerza la dictadura comunista. Chile estuvo al borde del ‘Golpe de Praga’, que habría sido tremendamente sangriento, y las Fuerzas Armadas no hicieron sino adelantarse a ese riesgo inminente” (El Mercurio, 17 de septiembre de 1973).

No fue una afirmación aislada del futuro Presidente de Chile. Un mes después, Aylwin ratificó su pensamiento así: “la verdad es que la acción de las Fuerzas Armadas y del Cuerpo de Carabineros no vino a ser sino una medida preventiva que se anticipó a un autogolpe de Estado, que con la ayuda de las milicias armadas con enorme poder militar de que disponía el Gobierno y con la colaboración de no menos de diez mil extranjeros que había en este país, pretendían o habrían consumado una dictadura comunista” (La Prensa, 19 de octubre de 1973).

Es imposible, a la luz de todos estos antecedentes, no concluir que la intervención militar fue el resultado de una rebelión civil ante una tiranía. Ella fue legítima e inevitable, pues, como ha sostenido Vaclav Havel (líder checo recientemente fallecido), un hombre que sufrió por varias décadas la dictadura comunista en su país, “el mal debe ser confrontado en su cuna y, si no hay ninguna otra manera de hacerlo, entonces tiene que hacerse con el uso de la fuerza” (New Yorker, 6 de enero, 2003).

Los hechos demuestran entonces que:

a)        El Presidente Salvador Allende fue el principal responsable de su propia caída, pues cometió un suicidio político al declararse en rebelión contra la Constitución de la República.

b) El entonces presidente del Senado, Eduardo Frei Montalva, fue el líder determinante de la resistencia civil que concluyó con la acusación de que el gobierno de Allende había cometido veinte violaciones a la Constitución y con un llamado a la intervención de las Fuerzas Armadas.

c) Las Fuerzas Armadas, al remover al gobierno socialista-comunista de la Unidad Popular, obedecieron un mandato moral y político de la Cámara de Diputados, un brazo del mismo Congreso que en 1970 había elegido Presidente a Salvador Allende.

Algo sorprendente sucedió en esa fría noche del 22 de agosto de 1973 inmediatamente después de terminada la votación del Acuerdo. Algunos diputados de la oposición comenzaron a cantar la Canción Nacional. Y ese gesto comenzó a ser imitado por otros hasta que al final toda la Cámara estaba de pie entonando el himno patrio.

En ese amor a Chile, compartido por todos, sobrevivía la esperanza.

(Post Scriptum. He escrito este ensayo como una contribución a la causa de que nunca más se quiebre la democracia en Chile, para lo cual estimo imprescindible conocer las razones que la destruyeron y concordar hacia el futuro tres principios fundamentales para una convivencia cívica pacífica: a) Bajo ninguna circunstancia, con ninguna justificación, y en ninguna forma, un grupo debe propugnar, y mucho menos iniciar, la violencia como mecanismo de cambio económico, social o político bajo un régimen democrático; b) Iniciada la violencia por algún sector, ella debe ser atajada de inmediato por el gobierno de ese momento, dentro de la ley pero aplicando toda la fuerza de la ley; y c) El rechazo a los que propician y ejercen la violencia, y el apoyo al gobierno que la combate con mano firme, debe contar con el respaldo unánime y decidido de la sociedad política y de la sociedad civil.

VACLAV HAVEL, EL HOMBRE QUE AMABA LA LIBERTAD

Por Carlos Alberto Montaner, CATO Institute
 

Fue como un cuento. En diciembre de 1989, súbitamente, Vaclav Havel se convirtió en Presidente de Checoslovaquia. En pocas semanas, el escritor checo pasó desde de la más absoluta indefensión a la cúspide del poder. Todavía a mediados de noviembre la policía política continuaba aporreando a los disidentes y el Partido Comunista mantenía las riendas del control social.

En la tercera semana de noviembre comenzó la asombrosa Revolución de Terciopelo. Las calles y las plazas se llenaron de miles de personas que, finalmente, se atrevieron a manifestar lo que creían del sistema comunista, pero no se aventuraban a decir: era un tormento horrible que debía terminar cuanto antes. Comenzaron las huelgas. El régimen se desplomó. El comunismo teórico era un disparate. El comunismo real, consecuentemente, se había tornado en una creciente pesadilla. Havel le llamaba “Absurdistán”. Hubo algo sorprendente en el vertiginoso fin del comunismo checoslovaco. En febrero, los eslovenos —entonces una república adscrita a la federación yugoslava— crean un partido de oposición. Polonia, de la mano de Lech Walesa y con el impulso masivo del sindicato Solidaridad, había comenzado a derrotar la dictadura en las elecciones de junio. Los tres países bálticos, en agosto, pidieron la independencia de la URSS. En octubre, los comunistas húngaros habían cambiado de nombre y aceptaban el pluripartidismo. A principios de noviembre los alemanes derribaban el Muro de Berlín. El 25 de diciembre los rumanos fusilaron al dictador Nicolás Ceaucescu y a su pérfida mujer, la inefable Elena, para poder dar inicio a los cambios. Un mes antes lo habían elegido por unanimidad como líder del Partido Comunista. Los checos, en cambio, parecían rezagados. De pronto, la libertad llegó como un relámpago. El 29 de diciembre Havel era elegido Presidente por un Parlamento que no veía otra salida a la crisis. Su figura se había agigantado al frente del Foro Cívico, una organización que agrupaba, esencialmente, a escritores y artistas disidentes. Era el primer país que rompía sin ambages la cadena moscovita e iniciaba el entierro de las supersticiones marxistas. Seis meses más tarde la inmensa mayoría de la sociedad le concedía sus votos a Havel. Y aquí vino lo bueno. Los agoreros pensaban que un escritor poco conocido, sin experiencia política, y mucho menos burocrática, amante del jazz y del rock, bohemio y tímido, que había pasado casi toda su vida adulta preso o perseguido, sería incapaz de gobernar a un país que mudaba de sistema y se enfrentaba a la inmensa tarea de corregir las arbitrariedades, errores, abusos y estupideces cometidos durante algo más de cuarenta años de dictadura comunista. Es verdad que no fue fácil y en el trayecto, al poco tiempo, checos y eslovacos se divorciaron por mutuo consentimiento (algo que hoy parece mucho menos traumático que entonces), pero, en general, el escritor inexperto resultó ser un gran estadista. ¿Cómo sucedió ese fenómeno? Ocurrió algo primordial: Havel no conocía de leyes, pero había conocido la injusticia. No sabía economía, pero sí experimentó la escasez y la falta de oportunidades. No tenía experiencia gerencial, pero estaba dotado de sentido común, sabía delegar y escogía bien a sus colaboradores. Era, además, una persona inteligente.

Havel tenía un objetivo: devolverles a sus compatriotas el control de sus vidas. La libertad era eso: la posibilidad de tomar decisiones sin coerción ni miedo. Los checos, que una vez formaron parte del imperio austrohúngaro, habían visto cómo los austriacos libres se habían convertido en ciudadanos prósperos de una nación pacífica. Y habían comprobado que la Alemania libre era mil veces más feliz y rica que la Alemania comunista. La regla de oro era obvia: había que tomar decisiones y crear instituciones que fortalecieran la libertad individual. Havel gobernaría desde los valores y los principios. El pragmatismo casi siempre es el disfraz de los oportunistas y los inescrupulosos. El título de una de sus últimas obras resumía su concepción de la política: El arte de lo imposible.Por eso Havel me honró con su trato solidario. Cuando era presidente me recibió en Praga, en el Castillo, públicamente, con toda la alharaca posible, para subrayar su respaldo a los demócratas cubanos y su repudio a la dictadura de Castro. Creía que los ex satélites europeos tenían una obligación moral con las víctimas de la última tiranía marxista-leninista de Occidente. Los pueblos habían sido hermanos en el infortunio y debían salvarse juntos. Cuando dejó de ser presidente organizó un Comité Internacional por la libertad de Cuba y una tarde me convocó a Praga para que presentáramos juntos un libro del gran poeta cubano Raúl Rivero, entonces preso en la Isla. Lo hicimos en un café, como cuando él luchaba contra la dictadura checa. Ya estaba enfermo, pero los ojos le brillaban con fiereza. Era el fuego de la libertad.

 

ARGENTINA: CONSEJOS A CRISTINA

Por Deepak Lal, UCLA
 
 

Estuve en Argentina a mediados del 2011 después de más de una década. La primera vez que visité Argentina fue cuando era Administrador de Investigaciones para el Banco Mundial a mediados de los ochenta, cuando el país enfrentaba una hiperinflación. Todavía tengo un billete de un millón de pesos, que valía unos cuantos centavos de dólar y que he enseñado a mis estudiantes para mostrarles los efectos de políticas fiscales y monetarias laxas. En una visita al gobernador del Banco Central de la República de Argentina (BCRA), le pregunté cómo habían logrado aumentar la oferta monetaria del país en un 80 por ciento durante el mes anterior. Me miró como si yo fuese un idiota y dijo “Tenemos una imprenta”.

Este mundo de “Alicia en el país de las maravillas” cambió cuando Carlos Menem, asesorado por mi viejo amigo Domingo Cavallo, estableció una caja de convertibilidad, abrió la cuenta de capitales y ancló el tipo de cambio del peso al dólar. Una estabilización de las expectativas de inflación y la prudencia fiscal ayudaron a controlar la inflación y Argentina gozó de casi una década de crecimiento rápido y estable.

La última vez que visité Argentina a finales de los noventa, estaba en medio de una bonanza, gracias a los términos de intercambio favorables. Cavallo, considerado el arquitecto de este auge, estaba planeando una campaña presidencial fundamentada en estos logros. Cuando me reuní con él, le comenté que Argentina necesitaba tener una estrategia de salida del tipo de cambio fijo porque, dada su histórica volatilidad, si los términos de intercambio de Argentina empeoraban, se requeriría una devaluación para asistir el ajuste necesario. Él no estuvo de acuerdo y el resto —incluyendo el colapso de sus aspiraciones presidenciales— es parte de la historia, junto con la profunda crisis argentina a fines de los noventa y su declaración de default sobre una deuda extranjera de casi $100.000 millones. Hay malas señales de que este viejo ciclo argentino se está repitiendo.

La euforia que vi en abril en Argentina, basada en un crecimiento de 8 por ciento durante un largo periodo, fue seguida de una resonante victoria de Cristina Fernández con 54 por ciento de los votos en las recientes elecciones. Pero la señal de peligro está ahí. La recuperación se basó en lo que Fernández denominó “El Modelo”, diseñado por su difunto esposo, el ex presidente Néstor Kirchner. Su elemento esencial era mantener superávits comerciales y fiscales para contrarrestar la falta de acceso de Argentina a los mercados internacionales de capitales luego de haber declarado el default. Un tipo de cambio competitivo y la disciplina fiscal le permitieron a Argentina atravesar de manera sostenible lo que fue una bonanza de precios de los commodities para sus productos agrícolas, estimulada por el rápido crecimiento chino. También le permitió expandir considerablemente los programas sociales del Estado, incluyendo computadoras portátiles gratis para todos, beneficios para los niños, aumentos en los salarios del sector público y en las pensiones.

Pero desde 2007, la disciplina fiscal se ha debilitado. El superávit fiscal ha desaparecido y el gasto público aumentó en un 35 por ciento anual. Los efectos de un déficit fiscal no reconocido e incipiente han sido postergados saqueando los fondos de pensiones y las reservas de divisas extranjeras. De manera predecible, esto ha derivado en inflación, la cual de acuerdo a cálculos independientes se estima que está por encima de 20 por ciento, aunque oficialmente solamente es de 9 por ciento. Cualquiera que cuestione este cálculo oficial está sujeto a multas y persecución. La razón para imponer esta mentira: alrededor de la mitad de la deuda doméstica de Argentina está atada a la inflación. Para evitar una devaluación explícita, la cual fomentaría una mayor inflación, se ha introducido un complejo sistema para equiparar las importaciones con las exportaciones. Hay una creciente fuga de capitales, dado que los argentinos con dinero temen otro saqueo estatal de sus ahorros. Si los términos de intercambio de Argentina —desde ya en un nivel históricamente alto— se deterioran, con una caída del precio de dos tercios de sus exportaciones que consisten en productos agrícolas, conforme el mundo y la economía china se desaceleran, Argentina se encontrará en medio de otra crisis económica.

Aún así,  a pesar de todas estas señales de un desastre inminente gracias al “modelo”, la Sra. Fernández fue reelecta con una mayoría sólida. Muchas veces me sorprende cómo los argentinos no han aprendido de sus errores pasados y se han dejado llevar por las promesas de una continua generosidad estatal, la cual ellos saben que no se puede financiar, conduciendo inevitablemente a una crisis económico-política. Tal vez la clave yace en la esquizofrenia colectiva que sufren los argentinos, resumida con agudeza en esta frase que escuché durante mi última visita en 2011: “los argentinos son italianos que hablan español, viven como los franceses y quieren ser ingleses”.

¿De qué otra manera explicaría por qué un país tan inmensamente rico en recursos, que a principios del siglo veinte estaba por sobrepasar a EE.UU. como el país más próspero del mundo, ahora tiene una economía que constituye un sexto de la economía brasileña, un tercio de la mexicana y probablemente será sobrepasada por Colombia? El Peronismo populista, que parecía haber terminado con la conversión de Menem al “Consenso de Washington”, ha resurgido con el neo Peronismo Kischnerista.

Esto se volvió evidente al final de una reunión de la Sociedad Mont Pelerin en Buenos Aires, a la cual asistí. El último día, cuando los participantes estaban regresando de una visita a una hacienda que recuerda aquellas residencias de campo en Inglaterra, nos encontramos con un inmenso contingente de policías. Ellos estaban controlando una gran manifestación afuera de nuestro hotel. Luego supimos que había sido organizada por varios sindicatos que respaldan a la Presidente. Todos pensamos que estaban protestando la presencia de uno de los participantes, Mario Vargas Llosa, una persona particularmente no grata para Cristina. Pero cuando alguien tradujo los slogans que estaban siendo repetidos en español y los nombres que estaban siendo denunciados (incluyendo el de este columnista, muchos distinguidos economistas argentinos y anteriores funcionarios públicos), quedó claro que ellos estaban protestando en contra de la supuesta agenda “neoliberal” de la reunión.

No obstante, se está volviendo cada vez más claro que Cristina necesita prestar atención a este consejo “neoliberal”, dadas las tormentas a las que “el Modelo” podría enfrentarse. Embriagada con los subsidios que ofreció al país durante los buenos tiempos, Argentina aparentemente respaldó “El Modelo” en las últimas elecciones. Es como si Eva Perón hubiera regresado. Pero para mí, Argentina se parece a un surfista indiferente encima de la cresta de una ola que, conforme empiece a retroceder, una vez se caerá. Esto tiene una lección para la India, conforme sus políticos populistas crean una economía de crecientes beneficios estatales.

 

 

LA PAPA ENERO

LO CONTARON EN CHINA

Es un secreto que parece estar bajo siete llaves, pero casi por casualidad un importante ciudadano chileno que viajó a China recibió el siguiente comentario de ciudadanos pekineses cuando lo trasladaban al aeropuerto para su regreso a Santiago: con motivo de la firma del Tratado de Libre Comercio entre ambos países, nuestro Gobierno recibió como obsequio “al pueblo chileno” un sitio de 100 hectáreas en las proximidades de la capital.

Como el obsequió debía tener alguna formalidad, la donación se hizo a nombre de la Presidenta Michelle Bachelet. Y según la misma versión allí se plantaron berrie, pero las heladas los quemaron

Ahora, el Gobierno de Piñera está haciendo gestiones para cambiar el uso de suelo de ese terreno y que doña Michelle lo transfiera para destinarlo a fines inmobiliarios.

LA POLAR: DOS Y MEDIO

Iniciado a todo bombo el proceso judicial por el “caso La Polar” entre todos los trascendidos y solicitudes de las partes querellantes, hay un análisis hecho por la Superintendencia de Valores y Seguros luego de realizar sus propias investigaciones: según ésta,  sólo un ejecutivo es culpable directo   -el autor del sistema de repactaciones inconsultas-, otro que “estaba al tanto” y no se atrevió a denunciar la irregularidad y el tercero sería el Gerente General de ese entonces pero sólo por su “responsabilidad legal”.

¿QUIÉN  PUEDE EXPLICARLO?

Camila Vallejo pololea hace tres años con un chileno-cubano que estudia Medicina  en la Universidad de Chile llamado Julio Sarmiento.

La pregunta que se hace todo el mundo es ¿qué hace este joven comunista  estudiando en Chile si la educación es tan  mala y cara como él y su polola lo afirman? Si en Cuba la medicina es lo mejor ¿por qué se vino a Chile a estudiar y a subvertir el orden público?

Podría haberse quedado en La Habana para incentivar los paros, tomas, manifestaciones y los derechos humanos en pro de la democracia.

VIAJEROS INCAUTOS

Ya son decenas los viajeros chilenos que atraídos por las ofertas de Air Canadá adquieren boletos para trasladarse a ese país o, simplemente, para pasar en tránsito por Montreal rumbo a otro destino, han tenido que pagar un costo adicional.

Resulta que el gobierno de Canadá exige visas no sólo a los que van a ese país, sino a los que desembarcan en tránsito en alguno de sus aeropuertos. Aunque los pasajeros son informados de ello, en la mayoría de los casos las visas no son concedidas y, además del trastorno, hay que solicitar la devolución del pasaje ya cancelado.

Por norma, la devolución se produce, pero más de un mes después y con inexplicables “descuentos” del valor del ticket cancelado por el cliente.

OPERATIVO DC

Ante la baja de sintonía del noticiero central de canal 13, el director de Prensa Jorge Cabezas decidió “sacar de pantalla” a uno de los animadores, Iván Valenzuela, porque diversos focus group dieron como resultado que el conductor “resulta antipático” a la audiencia.

Sin embargo, el presidente del directorio del canal, René Cortázar, no opinó lo mismo: le pidió la renuncia a Cabezas y mantuvo a Valenzuela en el noticiero. ¿La razón?: ambos son militantes de la DC.

CON ENFERMERA PROPIA

Guillermo Luksic sufre de una dolencia perenne que lo obliga a inyectarse diariamente un fármaco, por lo cual es asistido por una enfermera universitaria que lo atiende profesionalmente, incluso en sus permanentes viajes al exterior.

En el ámbito de sus colegas, la asistente de Luksic es sanamente envidiada en virtud de los honorarios mensuales que obtiene por su trabajo, lejos el mejor remunerado de todas las enfermeras del país.

DEBIDO PROCESO

Hace algún tiempo, el  Ministerio del Interior, actuando precipitada y atropelladamente, expulsó mediante Decreto Administrativo desde Chile al coronel (R) argentino Guillermo Duret, condenado en su patria por delitos de lesa humanidad. El retirado oficial se encontraba de vacaciones en Chile.

El documento en cuestiòn fuè firmado por orden del Ministerio del Interior por el  Intendente de Talca, Rodrigo Galilea, y puesto en la frontera  en tiempo record.
A raíz de ello, el abogado Jorge Balmaceda presentó un  Recurso de Amparo ante la Corte de Apelaciones, alegando la ilegalidad de la medida por ser el procedimiento regular en estos casos la extradición.

La Cuarta Sala de dicho tribunal  acogió en todas sus partes la presentación  y dejó en claro que,  desde siempre, el procedimiento  aplicable en estos casos es la extradición y no la expulsión mediante un acto administrativos como es un decreto del Ministerio del Interior.

OTRA DEL MINISTERIO DEL INTERIOR….

En dos causas distintas sobre derechos humanos que afectan a  oficiales ® de Ejercito, Mateo Durruty (absuelto) y Aldo Leiva (condenado con beneficio de libertad con firma), todas las partes  del pleito se manifestaron conformes con las sentencias, incluyendo los propios querellantes. Sin embargo, el único   discrepante y que recurrió con un  Recurso de Casación  en contra del fallo  ante la Corte Suprema  fue…¡el Ministerio del Interior!

 

HUMOR ENERO

GREGORIO

Una mujer en el confesionario:

– Padre, hoy he conocido a Gregorio, y hemos estado haciendo el amor hasta el atardecer.

– Pues en penitencia, rezas tres padrenuestros y dejas 20 dólares de limosna.

Más tarde, otra mujer:

– Padre, hoy he conocido a Gregorio, y hemos estado haciendo el amor hasta el amanecer.

– Pues en penitencia, rezas 10 padrenuestros, y echas 30 dólares de limosna.

Más tarde otra nueva mujer:

– Padre, hoy he conocido a Gregorio, y hemos estado haciendo el amor todo el día.

– ¡Pero esto no puede ser!, rezas 20 padrenuestros y echas 50 dólares de limosna.

Más tarde:

– Padre…

– Sí, tu también has conocido a Gregorio y habías estado haciendo el amor…

– No, padre. Yo soy Gregorio… O vamos a medias en la limosna o me llevo a todas las mujeres a otra parroquia.

 

LA PURA VERDAD

“Los políticos y los pañales se han de cambiar a menudo…

y por los mismos motivos”. (Sir Bernard Shaw)

 

PREGUNTAS DE CULTURA GENERAL A ASPIRANTES A MISS ESPAÑA

Pregunta a miss Barcelona: ¿Cree usted que Gadafi debe dejar Libia?

Respuesta: Pienso que si no se llevan bien y claro está y si no tienen hijos pequeños, se deben divorciar.

 

Pregunta a miss Sevilla: ¿Qué opina usted del tsunami?

Respuesta: Es muy bueno, pero a mí me gusta más el tiramisú.

 

Pregunta a miss La Rioja: ¿Qué opina usted sobre la situación en que vive hoy la niñez por el temblor de 8.9 grados y el tsunami en Japón?

Respuesta: Rezo porque todos los niños de Japón estén bien resguardados de ese frío de 8.9 grados junto a su mami, su papi y sus hemanitos.

 

Pregunta a miss Bilbao: ¿Qué piensa usted de la onda radioactiva en Japón?

Respuesta: Me parece bien que una emisora haya llegado tan lejos.

 

Pregunta a miss Donosti: ¿Qué cree usted que hubiese pasado si el epicentro hubiese sido en el mismo Tokyo?

Respuesta: Bueno, pienso que ellos también tienen derecho, pues si Donosti tiene un multicentro, Durango tiene un Megacentro, entonces, por qué Tokyo no puede tener un epicentro?

 

Pregunta a miss Tarragona (dijo que hablaba bien el inglés): ¿What´s a tsunami?

Respuesta: My nami is Carla Pujol.

 

2da pregunta a miss Barcelona: ¿Cómo se dice perro en inglés?

Respuesta: Dog

 

3ra Pregunta a miss Barcelona (era favorita), ¿Y cómo se dice veterinario en inglés?

Respuesta: Dog tor

 

Pregunta a miss Almería: ¿Qué opina sobre los últimos acontecimientos ocurridos en el Japón?

Respuesta: Lamentable, muy lamentable. No entiendo cómo se metió tanta agua en Japón teniendo allí la muralla china.

 

 

CUERPO PORNO

Hoy me levanté, me miré al espejo en ropa interior y descubrí que tengo un cuerpo sensualmente y espectacularmente porno

PORNO hacer ejercicio

PORNO cuidarme en las comidas

PORNO dejar de comer chocolate

PORNO dejar de tomar cerveza

PORNO hacer nada

 

ÁRABES Y JUDÍOS

Un árabe va al almacén de un judío a comprar unos sostenes negros.

El judío, olfateando un buen negocio, le dice que le quedan pocos y que, entonces, se los vende a 60 dólares cada uno. El árabe compra 6.

El árabe regresa unos días más tarde y pide 2 docenas.

El judío dice que se han vuelto todavía más caros y que se los vende a 70 dólares cada uno.

Un mes más tarde, el árabe compra todos los que le quedan al judío por 80 dólares cada uno.

El judío, con curiosidad, le pregunta qué hace él con todos esos sostenes negros.

El árabe le responde:

“Yo los corto en 2 y hago kiphá (gorros)  que les vendo a los judíos a 100 dólares cada uno”.

EN MIGRACIÓN

Un  matrimonio chileno viaja a Europa de vacaciones. En la aduana de Alemania,  la esposa, que domina muy bien el idioma, conversa con la funcionaria de migración.

-Buenos día, señora, ¿sus papeles?

-Aquí los tiene.

El esposo, al no entender, pregunta:

-Mi amor, ¿qué dijo?

-Me pidió los papeles- contesta la esposa.

Vuelve a preguntar la funcionaria:

-¿Cuál es el motivo de su visita?

-Venimos de vacaciones- contesta la esposa.

El esposo, nervioso, vuelve a preguntar a la esposa:

-Mi amor ¿qué dijo ?

-Me preguntó a qué venimos a Alemania…

Continua la funcionaria:

-¿De dónde vienen, señora?

-De Santiago de Chile.

Nuevamente, el marido, muy nervioso, se dirige a su esposa:

-Mi amor ¿qué dijo?.

La esposa, un poco desesperada ya, le contesta:

-Pregunta que de dónde venimos.

La funcionaria comenta entonces:

-Oh, Santiago… ¡Una vez estuve allá! ¡Qué ciudad tan hermosa! La gente es  increíble, pero tuve la mala suerte de toparme con un hombre que era insoportable, machista, celoso, preguntón, desconfiado y no me dejaba en paz.

El marido de nuevo pregunta:

-¿Qué dijo, mi amor?

-¡Qué te conoce, amermelado, que te conoce!

 

EN EL CIRCO

El propietario de un circo ha colocado un anuncio solicitando un domador de leones.

Aparecieron dos personas: un hombre de buena apariencia, jubilado, llegando a 70 años y una espectacular rubia de 25 años.

El dueño del circo habla con los dos postulantes y les dice:

-Me voy directo al grano. Mi león es muy fuerte y mató a mis dos últimos entrenadores. Ustedes son realmente buenos o no van a durar un minuto. Aquí está el equipo: banco, látigo y pistola. ¿Quién quiere ser el primero?

La rubia dice: “voy yo”, y hace caso omiso del equipo, del látigo y la pistola y rápidamente entra en la jaula.

El león ruge y empieza a correr hacia la rubia. A un metro, la rubia se abre el vestido y se queda completamente desnuda, mostrando todo el esplendor de su cuerpo.

El león se detiene de inmediato. Se acuesta en la parte delantera de la rubia y le lame los pies.

Al dueño del circo se le cae la pera al suelo y le pregunta al señor:

-¿Usted puede hacer lo mismo?

Y la respuesta del hombre fue:

-Si, claro,…!pero primero saque al león!

 

 

DE ABOGADOS

Un respetable profesor de Derecho le dice a sus alumnos:

– Recuerden, muchachos, que lo más importante cuando se es abogado es saber que algunos casos se ganan y otros se pierden, pero en todos se cobra.

—————————————————————————

Durante una audiencia en el juzgado se genera una disputa y el fiscal le grita al abogado defensor:

-¡Usted es un ladrón!

El defensor le contesta al fiscal:

-¡Y usted es un vendido!

Luego el juez dice:

-Ya que las partes se han identificado correctamente, sigamos con la

audiencia…

——————————————————————————-

Un campesino pasa frente a una lápida que dice:

“Aquí yace un abogado, un hombre honrado, un hombre integro”.

El campesino se persigna y dice asustado:

-¡Virgen Santísima, enterraron a tres hombres en la misma fosa!

————————————————————————–

Se encontraba Moisés leyendo a su pueblo los mandamientos:

-Noveno, no desear la mujer del prójimo.

Ante lo cual se oye la protesta general de la muchedumbre.

Moisés aclara:

-Eso dice la ley, esperemos a ver qué dice la jurisprudencia.

———————————————————————–

Método del gato para determinar la clase de abogado con que negocia: Coloque un gato sobre el escritorio.

Si el gato sale corriendo, ese abogado es muy perro. En cambio, si el gato se lanza al abogado es porque es una rata.

————————————————————————

Un abogado tomaba el sol en un parque, cuando se le acerca un médico y le pregunta:

–  ¿Qué hace?

–  Aquí robándole unos rayitos al sol.

–  Como siempre, trabajando a todas horas ¿no?.

————————————————————————-

P.- ¿Cómo se salva la vida de un abogado que se está ahogando en una bañera…?

R.- Se le quita el pie de encima.

 

————————————————————————–

P.- ¿Por qué los vampiros nunca atacan a los abogados?…

R.- Por ética profesional.

 

—————————————————————————————

 

Un grupo terrorista se apodera del Palacio de Justicia.

Liberan a todas las personas menos a los 500 abogados que estabaen ese momento en los juzgados y cámaras de apelaciones. Exigen 10 millones de dólares y los medios para escaparse a un lugar seguro. De lo contrario comenzarán a soltarlos de uno en uno,vivos.

 

——————————————————————————-

 

Se encuentran dos abogados y uno le dice al otro:

–  ¿Vamos a tomar algo?

– ‘Bueno…  ¿de quién?’

 

Saludo Navideño

Una Navidad que sea una pausa esperanzadora y un Año 2012 en que se restituyan los valores de todo tipo son los deseos de VOXPRESS.CL para sus fieles lectores en compañía de sus familias.

 

 

 

“Nuestra pluma es la lengua del alma”

Miguel de Cervante


LAS DUDAS DE BACHELET

Por VOXPRESS.CL

A menos de un mes del advenimiento del 2012, será el año en que -sí o sí-   comenzará a perfilarse una carrera presidencial, ya con un sello casi definitivo. Este 2011 se caracterizó por un simple balance de encuestas -siempre con las mismas preguntas y siempre con las mismas respuestas que dieron como resultado una cierta incertidumbre en el oficialismo, pero invariablemente una certeza en el mundo opositor, con Michelle Bachelet como única alternativa

El hecho de que Bachelet, fuera de Chile y ajena a la tradicional pelea corta de la política local, mantenga tan tremenda ventaja sobre otras figurillas de la venida a menos Concertación, se debe precisamente a que ésta ha desaprovechado dos años para rearmarse y rearticularse, en un intento por reencantar a tantos ochentenos que se ilusionaron con sus promesas de alegría.

Tras 20 años en el poder, la Concertación no logró hacer de Chile un país alegre y, lo que es más grave, gran parte –si no toda- responsabilidad en la generación del actual “movimiento social” (o “indignados criollos”), la tuvieron precisamente sus cuatro gobiernos al no satisfacer las aspiraciones de jóvenes preñados de ilusiones y utopías que quisieron ver realmente el arco iris.

El desaliento de esta gente con sus propios compinches de izquierda llevó a la Concertación al gris panorama actual, en que carece de líderes, no tiene caudillos emergentes, se desafían y se atacan entre ellos y que hasta les cuesta actuar como bloque. Si hasta para aprobar el Presupuesto 2012 se alinearon a la fuerza.

Durante estos dos años en la vereda de enfrente, la Concertación se limitó a hacerle zancadillas al Gobierno y no fue capaz de construir un “modelo de país” para ofrecerlo a los ciudadanos en el bluff del 5 de octubre. La gente sólo ha sido testigo del desparpajo de sus políticos que presentan proyectos alternativos al Gobierno en materias de relevancia que a ellos no se les ocurrieron  durante sus 20 años como dueños casi soberanos del país.

Sólo disfrutaron –y se aprovecharon- del poder y aspiran a recuperarlo para seguir disfrutándolo y saqueándolo. Sin proyecto país, sin ideas matrices, sin una alternativa real de cambio, esta izquierda de caviar sabe muy bien que no tiene más salvavidas que Michelle Bachelet, y eso exclusivamente gracias a las encuestas.

Este convencimiento  fue el que llevó a los bacheletistas de la DC  -Jaime Pizarro y Roberto León- a pedir que se le proclamase ya como candidata única, saltándose todo proceso interno del partido. Sus frenéticos deseos los siguió Soledad Alvear, comentando que debe ser ella la candidata…pero idealmente participando en primarias…, con lo cual la puso al nivel de los que casi no figuran en los sondeos.

Ésta es una más de las tantas contradicciones vitales de la DC, la que obliga a las autoridades que visitan Cuba a reunirse con los disidentes y que levanten su voz a favor de los derechos humanos violados por Fidel…pero que, sin embargo, son hinchas a ojos cerrados de quien abandonó una ceremonia oficial en La Habana para correr a los tropezones a echarse a los brazos del comandante en medio de la gira que hizo a la isla.

Obviamente que Bachelet sabe de esta desesperación por ella. Y, por lo mismo, no ha querido “quemarse” entrando firme al debate interno. Por los viajes demandados por su cargo en la ONU da señales de vida pública, pero dejó en manos de sus delfines la información de la cotidianeidad politiquera criolla para monitorearla a distancia.

Lo único que ha trascendido hasta la fecha sobre sus planes son sus deseos de que la Concertación no sólo se discipline como bloque, sino que amplíe su base de apoyo, única opción de sumar los votos indispensables para recuperar el poder. Pero ninguno de los peregrinos que han viajado hasta su departamento neoyorquino obtuvo una respuesta concreta y su Fundación Dialoga en Santiago recién salió del silencio al anunciar un estudio sobre el aborto terapéutico para presentarlo al Congreso Nacional como proyecto de ley.

¿Por qué pese a liderar en forma perenne las encuestas, Bachelet no se decide? Fundamentalmente, porque el espectro político en Chile y en el mundo ha variado significativamente con la actitud de millones de jóvenes adultos que motivaron duras rebeliones y han incorporado al diario vivir de muchas ciudades sus violentas protestas contra los políticos tradicionales.

Bachelet sabe que ella es un estereotipo del político tradicional y que grafica a quienes hacen lo “políticamente correcto”, conducta que es la que está sometida a juicio por este nuevo tipo de pequeñas sociedades que se toman las calles en varios países del mundo. Sabe la ex Mandataria que ahora no le basta con ser la mujer símbolo de la izquierda dura para cautivar a la gente, sino requiere de muchas más virtudes que las suyas.

Uno de los candidatos a presidente de la FECh y adversario de Camila Vallejos  -Gabriel Boric- en un discurso de campaña dijo que “no estamos para pactos ni menos para ponerle una alfombra roja a Bachelet para que vuelva”. En la infinidad de marchas en los últimos meses, su rostro apareció no pocas veces en medio de satíricas leyendas y un dibujo preferido fue como conductora del Transantiago.

Como contrapartida, en esas mismas marchas abundaron las fotografías de Salvador Allende y mensajes de adhesión a su figura. Allende es un ícono de los más ultras, tremendamente venerado por los comunistas y atrae a los jóvenes casi como un rockstar. Y  -¡oh, coincidencia!- en el seno del PS, cuyo presidente es un fanático bacheletista, se conoció una encuesta en que un 70% opina que la senadora Isabel Allende, hija de Salvador, tiene las condiciones perfectas para ser candidata a la Presidencia.

Al margen de ello, Michelle Bachelet sabe que si decide transformarse en la rescatista de la Concertación no le bastarán su sonrisa ni sus ojos claros.

Esta vez tendrá que  justificar ante el país porque echó a andar una de las iniciativas más desastrosas que conoce Santiago como es el Transantiago, el cual  le cuesta millones y millones a todos los chilenos, siendo que una mayoría no lo conoce ni lo usa.

Tendrá que explicarle al país porqué recién en el 2012 se terminarán las listas de espera de su revolucionario Plan AUGE. De volver a la contienda política local deberá enfrentar la investigación judicial en contra de los responsables de anunciar que no habría maremoto la madrugada del 27 de febrero del 2009, lo que provocó la muerte de centenares de compatriotas. No podrá eludir los cuestionamientos por defraudar al Fisco al visar a falsos exonerados políticos y con qué cara hará frente a los alumnos de la UNIACC que perdió su acreditación a raíz del escándalo de las “becas Valech”.

Una pregunta que vale millones es acaso Bachelet estará dispuesta a salir a dar explicaciones y buenas respuestas en una campaña política de violento fuego cruzado. Ya no tendrá a su cerebro -y rey sin trono- como fue su ministro de Hacienda: Andrés Velasco  -precandidato en plena campaña como independiente pro DC- y ella se disgustaron precisamente porque el economista tuvo la mala idea de decir que “Michelle y yo somos una misma persona”.

Los que como gatos a la carnicería, siguen mirando a Nueva York a la espera de la respuesta salvadora están, al parecer, perdiendo el tiempo. Sería más aconsejable que se dediquen a crear o descubrir a algún personaje que represente un nuevo estilo de hacer política, ojalá “a la pinta” de esta nueva y vociferante sociedad emergente mundial y chilena. En caso contrario   -y como dicen en la hípica-, Marco Enriquez se les puede meter por los palos.

 

 

 

LOS “INTERLOCUTORES” DE HOY

Por Raúl Pizarro R.

El conflicto social que con la llegada de fin de año se ha ido aminorando, ha escrito uno de los capítulos más negros de nuestra historia política. Los estereotipos de un Ejecutivo con autoridad y un Legislativo con dignidad son sólo, ya, añorados y buenos recuerdos.

Por una simple cuestión semántica, tendríamos necesariamente que llamar a la génesis del conflicto como “estudiantil”, pero al tenor de lo expresado por los  imberbes cabecillas del movimiento habrá que denominarlo “social”.

El Presidente, sus ministros y los parlamentarios demoraron más de seis meses en percatarse de que el tierno y bien intencionado movimiento estudiantil en pos de educación gratis y de calidad se fue transformando hasta convertirse en un forcejeo por  cambiar el modelo económico, poner fin a los pactos políticos, hacer desaparecer a los partidos, rehacer la Constitución de la República y buscar “alternativas de poder” que garanticen igualdad a todos.

Durante meses, ministros y políticos dialogaron con una trilogía de quienes virtualmente se tomaron la CONFECH  -Vallejos, Jacson y Ballesteros- en la ingenua certeza de que con ellos se llegaría a un acuerdo. En el transcurso se perdió un año escolar en los establecimientos públicos, sus propios alumnos destruyeron sus liceos en tomas y los seguidores de Jaime Gajardo disfrutaron prácticamente de un año sabático.

Los más inquietos por su propia  educación –los secundarios- terminaron siendo los principales perjudicados: no sólo porque los caudillos terminaron centrándose en el ámbito universitario, sino porque, a la postre, aprobaron el año escolar tanto los que asistieron a clases ocho meses como los que lo hicieron sólo dos…¡Record mundial!

El gran objetivo de este movimiento que se incubó entre las paredes del paraíso comunista del ex Pedagógico en avenida Macul no fue nunca genuinamente la educación, sino alterar el orden público para hacer conciencia de que la sociedad chilena tiene que darle un lugar, escuchar y hacer caso a este nuevo género de interlocutores extremistas.

En el mundo árabe las explosiones sociales se dieron en protesta a regímenes dictatoriales o maquilladamente democráticos que por años manipularon las elecciones para perpetuarse en el poder; en Estados Unidos salió a flote el nacionalismo de los norteamericano que no aceptaron que a su país le hayan quitado las acreditaciones mundiales de seguridad económica; en Europa, la virulencia de las masas se explica por el fin forzado de los innumerables bonos de los Estados paternalistas a sus ciudadanos.

Pero ¿qué explicación tiene el estallido de violencia en Chile? Se utilizó hábilmente como justificativo el slogan que utilizaron los “pingüinos” en 2006, pero a poco andar quedó en evidencia que se trataba sólo de un pretexto.

Derechamente, en este interminable episodio de marchas, protestas, desfiles y confrontaciones que terminaron por sacar de quicio a los ciudadanos, el Presidente, sus ministros y los parlamentarios hicieron el ridículo al sentar en sus mesas de palacio a este tipo de interlocutores, que son  -a no dudarlo- el peor tipo de estudiantes que existe en Chile.

Vivos y adoctrinados, estos revolucionarios de jeans y camisas rayadas se aprovecharon de la ingenuidad de las autoridades y de la falta de muñeca política de uno en particular para ir sacándoles sí tras sí sobre materias de enorme y delicada transcendencia y que históricamente se han radicado en grupos de excelencia, intelectuales expertos y de primerísimos niveles académicos.

En las escasisimas ocasiones en que los que realmente conocen el tema educacional pudieron opinar, se encendieron de inmediato las luces que iluminaron el fin del túnel: a raíz del costo en la educación superior deben aumentarse considerablemente las becas y en cuanto a la educación básica y media, dar una gratuidad regulada por ingresos familiares y rendimientos académicos y esperar a que en 20 años logre el magisterio entregar (por fin) una educación realmente de calidad.

Sin embargo, mientras los jóvenes realmente interesados en estudiar retomaban las clases y las marchas se jibarizaban, estos jóvenes caudillos políticos pusieron de rodillas a las autoridades, exigiéndoles siempre algo más en cada reunión. En ningún país serio se hubiese permitido escuchar siquiera a estos adolescentes iluminados por el cambio social plantear materias que las ignoran del todo.

Uno de ellos, haciendo gala de sus conocimientos de historia republicana, llegó a plantear a ministros y parlamentarios que “Chile debe ser regido por una Asamblea Constituyen” y que el Poder Legislativo tiene que ser sustituido “por Juntas de Vecinos”.

Éste es un ejemplo dramático de lo que ha sido este año político en Chile. Y quedará como corolario el pésimo manejo del Ejecutivo y del Legislativo en esta materia, espinuda materia, pero manejable en cuanto no se hubiese aceptado este tipo de interlocutores.

 

 

 

LA GRATUIDAD

Por Piri

Compartir con un cubano anticastrista debe ser una de las experiencias más estimulante para todo individuo que no profesa la doctrina marxista, sino más bien la desprecia.

Se trata de un cubano que estudió educación básica y media en las escuelas públicas gratuitas del comunismo castrista y, en busca de un trabajo acorde con sus conocimientos, salió de la isla en busca de mejores horizontes. Así llegó a Chile donde lleva 13 años como director ejecutivo de una gran empresa informática y da empleo a un importante número de chilenos.

Es la antítesis de lo que los hermanos Castro llamaron “gusanos”, esto es, los primeros enemigos de la revolución y que partieron al exilio. No éste, nuestro personaje, esperó estoicamente concluir sus estudios antes de sentir la necesidad de la emigración por razones laborales.

Cuenta que la gratuidad en escuelas y liceos tiene un alto precio: ser muy buen alumno. Ser reprobado en un ramo es motivo de despido del establecimiento. Esta rígida disciplina es la responsable de que con una enseñanza de esas características de excelencia abunden los profesionales de gran nivel en todas las áreas.

Es muy oportuna esta información en momentos en que los pseudo estudiantes de nuestro país pelearon encapuchados y a piedrazo limpio por la gratuidad en la educación. Sin embargo, estos mismos alborotadores del orden público aún no han aclarado qué entienden ellos por “educación gratuita”. Al parecer, es tan sólo no pagar.

Es un discurso fácil exigir el no pagar por la enseñanza y que esa responsabilidad sea de todos los chilenos, gracias a un mayor aporte tributario de las empresas o simplemente que lo financie la renacionalización del cobro, esto es, el despojo  (robo) de las mineras privadas, como ocurrió en la UP.

Por un mínimo sentimiento de solidaridad, seguro que hay muchos chilenos, innumerables empresas e instituciones dispuestas a contribuir con un aporte extra para que compatriotas con carencias pero responsables y con deseos de salir adelante estudien sin obligaciones económicas. Pero también hay una inmensa mayoría que no está dispuesta a aportar un solo peso para fomentar la sobrepoblación de alumnos flojos que, incluso pagando, no tienen disciplina para asistir a clases y repiten curso con absoluta indiferencia.

A poco de iniciarse el mal llamado “movimiento estudiantil”, alumnos que estudiaban gratis en una escuela de una conocida Fundación se tomaron el local “por solidaridad”. ¡Así entendían la gratuidad!

Hay experiencias en Venezuela y Argentina en que la gratuidad es sinónimo de longevidad estudiantil, porque, precisamente al no pagar, se carece de algún sentido de responsabilidad y permanecen mucho más de la cuenta en los recintos académicos.

En Chile hay innumerables estudios en torno al ausentismo escolar y   -ojo- nos referimos a establecimientos pagados. Nuestros muchachos carecen de la mínima cuota de moralidad que los haga reflexionar que el ser malos alumnos y repetir uno o más años es un atentado en contra de quienes financias sus estudios, que suelen ser sus propios padres.

Con este panorama, es de imaginar en qué puede convertirse la futura gratuidad de nuestros estudiantes. Si son indiferentes y flojos frente a la obligación de concurrir a clases, es casi obvio pensar en lo que va a ocurrir cuando no exista un compromiso monetario de por medio.

Pero no sólo eso: si a algún experto del MINEDUC o un parlamentario entendido tiene la ocurrencia de incluir en la nueva ley algún tipo de obligatoriedad académica  -como en Cuba-, habrá que afirmarse para soportar la inmediata reacción de esta nueva estirpe juvenil chilena que se hace escuchar a los gritos, a los piedrazas y a través de tomas hasta de recintos legislativos.

 

 

Y NOS SIGUEN CAMBIANDO LA HISTORIA…

Por Enrique Rivera

 

Un grupito de diputados de la Concertación, entre los cuales hay un comunista y apenas sólo un demócrata cristiano, tiene la esperanza de escribir un nuevo capítulo de la Historia de Chile del siglo XX, ésa que se ha modificado a discreción ante la pasividad de los ciudadanos adversarios de la izquierda y que, en su momento, repudiaron y hasta combatieron a la Unidad Popular.

 

Parece que aún no convencidos de lo que realmente pasó en un lapso apreciable de nuestra historia moderna, ahora presentaron un proyecto de ley para que se eliminen los escasos vestigios que existen del gobierno militar. El texto está presentado con una gran carga de odio hacia un período de la vida del país, cambiando frívolamente la realidad y construyendo -una vez más- un montaje que es transmitido a las nuevas generaciones como verdad absoluta.

 

El proyecto de ley en cuestión es el siguiente y lo patrocinan los siguientes diputados:

:

SERGIO AGUILO               INDEPENDIENTE PS

LAUTARO CARMONA        PC

MARCOS ESPINOZA         PRSD

TUCAPEL JIMENEZ           PPD

FERNANDO MEZA            PRSD

GABRIEL SILBER             PDC

 

 

 

 

PROYECTO DE LEY

 

 

Artículo 1°: Se prohíbe en los espacios y organismos públicos, así como en establecimientos educacionales, las imágenes, estatuas, placas o escudos que honren o recuerden al ex Comandante en Jefe del Ejercito de Chile, general Augusto Pinochet y todos los miembros de la Junta Militar que gobernó a nuestro país desde el 11 de septiembre de 1973 hasta el 11 de marzo de 1990.

 

Lo previsto en el párrafo anterior no será de aplicación cuando las menciones sean de estricto recuerdo privado.

 

No obstante, esta norma regirá también para el Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea.

 

 

Artículo 2°: A partir de la publicación de esta Ley, se tendrá un plazo de noventa (90) días para el retiro total de todas las imágenes, estatuas, placas o escudos.

 

 

Nuevamente, la izquierda elude cualquiera alusión al porqué existieron figuras como Pinochet, Merino y Leigh, además de innumerables otras autoridades de la época más oscura de la historia del siglo XX que fue aquélla en que Fidel Castro durante un mes de visita instruyó a todos los habitantes del país cómo debían hacerlo para transformar a Chile en una dictadura como la suya.

 

Eran los tiempos en que una conocida población llevaba el nombre de Ho Chi Min en homenaje al dictador comunista de Vietnam y con gran pompa, la UP inauguró un monumento al Che Guevara. Otro conjunto habitacional se llamó 26 de julio en recuerdo de la fecha de la toma del cuartel Moncada, inicio de la revolución cubana.

 

Fueron tiempos muy parecidos a los actuales, en que la policía uniformada fue víctima de golpizas por los violentistas de izquierda y en los que se institucionalizó el despojo de la propiedad privada, la expropiación a la fuerza de  predios agrícolas e innumerables industrias  pasaron sin apego a la ley a manos de sus trabajadores. Fue una época en que no había qué comer, la parafina para calentar los hogares había que adquirirla en el mercado negro y los propios vecinos realizaban rondas de protección de sus casas ante los saqueos programados por el gobierno de de Salvador Allende.

 

De esa época datan los caceroleos en contra del gobernante, acompañado de los gritos “¡que se vaya, que se vaya!” Y también de esa época se rescata la determinación de muchos valientes esfuerzos de privados por resistir hasta la muerte contra las arbitrariedades de todo tipo que llevaban en línea recta al país hacia el despeñadero llamado marxismo.

 

En ninguna parte de la historia reciente chilena se recuerda que el gobierno de Salvador Allende fue declarado INCOSTITUCIONAL  por el Poder Legislativo.

 

Fue esta trágica experiencia ciudadana, en la cual sólo imperó la sesgada voluntad y la violencia de la Unidad Popular la que impulsó a los habitantes no sólo pedir sino exigir la intervención militar para poner término al caos y al abuso. Seguramente, la historia ya ha archivado para siempre cómo en millones de casas del país se izó la bandera patria y se cantó con unción el himno nacional de pura felicidad por  ver caer a un pelele de la Unión Soviética y particularmente de Cuba.

 

No obstante, la permisividad de la centroderecha, su habitual y vieja cobardía para levantar la voz y su indiferencia para salir a las calles a expresar sus derechos de igualdad  -nada más que eso-, ha originado que muchas ciudades del país, y particularmente Santiago, estén tapizadas de recuerdos de estos íconos de la fracasada revolución marxista chilena.

 

*El gran artífice del desastre nacional ocasionado por la Unidad Popular, Salvador Allende, tiene un gran monumento frente a La Moneda donde fue ajusticiado por el oficial cubano castrista Tony de la Guardia, quien más tarde fue fusilado en La Habana para que no contase la verdad de lo ocurrido. Igualmente, el ex Mandatario socialista tiene innumerables calles, avenidas y plazas a lo largo del territorio y en el propio gabinete del ministro del Interior luce hoy un gran retrato suyo;

*A la conocida Avenida Pajaritos  que conduce a la comuna de Maipu, se le cambió el nombre por el de Gladys Marín, quien en vida aportó  sólo odio, activismo violento y una decidida acción por transforma a Chile en un régimen comunista;

 

*El Museo de la Memoria, cuya actual autoridad –marxista- la designó el Presidente Piñera, sólo consigna en archivos panfletarios la Historia de Chile desde 1973 en adelante, sin la menor consignación en sus muros de Allende entrenándose con su ametralladora en El Arrayán o las muertes de civiles y oficiales a manos de grupos terroristas, como el VOP, que ultimaron incluso a un ministro del Interior;

.
*En 2006,  la Cámara de Diputados –un gran emblema republicano, se supone- rindió homenaje a grupos subversivos armados y autores confesos de numerosos crímenes, como  el MIR y FPMR; por su “gran aporte” y uno de ellos fue calificado como “empresa” para pagarles a sus “socios” indemnizaciones con efecto retroactivo;
*Un ex alcalde socialista de Pedro Aguirre Cerda  casi tuvo éxito en su afán de levantar un monolito a Miguel Enríquez, fundador del MIR.

 

Así como éstos, los ejemplos sobran. Pero más relevante que todos estos casos de reverencia a los autores del patético experimento del “socialismo a la chilena”, lo que viene ahora es más trascendental aún: cuando llegue la hora de votar este proyecto de ley que borra de un plumazo todo vestigio de un período de nuestra historia moderna que no hizo más que revertir el camino al precipicio que ya había iniciado el país.

 

En ese instante, los honestos ciudadanos de buena memoria sabrán quiénes son quiénes…

¡A SACARSE LA CARETA!

Por Patricio Quilhot Palma

El aparente error de una asesora presidencial y las reacciones posteriores de la clase política nacional han confirmado que el conflicto de fondo entre los chilenos sigue vivo y que la manoseada reconciliación no es más que otra falsedad, entre aquéllas de las que se vale la sociedad para aparentar ser mejor de lo que realmente es.

La invitación al acto de homenaje al brigadier ® Krassnoff no representa en sí misma el verdadero problema, sino la posibilidad de que se esté produciendo un cambio de actitud y que los hasta ayer supuestamente aplastados simpatizantes del gobierno militar comiencen a salir de su trinchera y respondan el fuego con actos que reivindiquen la obra realizada.

Luego, el real quid del asunto radica en la publicidad otorgada a dicha invitación y en el consecuente rompimiento del asimétrico statu quo impuesto durante años por una izquierda vengativa. Gracias al escándalo desatado, la simple ceremonia de lanzamiento de la cuarta edición de un libro adquiere una relevancia que ni en sus mejores sueños esperaron los organizadores del acto, haciendo saber a la opinión pública que existe una visión diferente de aquélla que durante años nos ha sido vendida por la propaganda marxista.

Entretanto, y para quien no lo sepa, el brigadier ® Miguel Krassnoff Martchenko es el heredero directo del último soberano del heroico pueblo cosaco, aniquilado casi en su totalidad por la dictadura bolchevique. Fue traído a Chile recién nacido para preservar la estirpe de su familia del odio comunista. Siguiendo una vocación transmitida por generaciones de guerreros, entró a la Escuela Militar siendo un niño. Con el grado de teniente fue destinado ─como tantos otros oficiales─ a prestar servicios por algunos años en la Dirección de Inteligencia Nacional, donde cumplió sus deberes con la misma disciplina y eficiencia que en cualquiera de sus otras destinaciones. En medio de la lucha contra la subversión y el terrorismo que asolaba a Chile, le correspondió participar en el enfrentamiento en que resultó muerto el líder mirista Miguel Enríquez, lo que le valió hacerse merecedor de una persecución implacable, donde se usaron los recursos más increíbles para encarcelarlo, incluyendo el reconocimiento por parte de una de sus supuestas víctimas de 30 años atrás… tan solo por el olor de su perfume…

De nada ha valido su irreprochable conducta y su acendrado sentido del honor para enfrentar una desigual batalla jurídico-comunicacional, donde se le ha involucrado en cuanto caso se les ha ocurrido a sus enemigos, acusándolo de haber formado parte de la “cúpula de la DINA”, atribuyéndole una etiqueta de poder al que jamás pudo acceder por el grado subalterno que detentaba. La hombría de bien de este distinguido oficial es tal que a pesar de haber recibido del embajador de una Rusia recién liberada del marxismo el ofrecimiento de adoptar la ciudadanía que por derecho le corresponde y, así, poder exigir al gobierno de Chile su liberación, el brigadier ® Krassnoff se negó, aduciendo que ésta era la Patria que lo había acogido recién nacido y a la cual había jurado defender, razón por la cual no renunciaría a la ciudadanía chilena.

¡Ese es el “criminal” que afecta los delicados sentimientos y el pudor de muchos izquierdistas corruptos, incapaces de reconocer la enorme diferencia que separa a un gran hombre de sus ídolos de paja como Hoenecker, Castro y Gadaffi! Ya es hora de que nuestra clase política se saque de una vez por todas la careta para mostrase tal como es y a qué lado está. Nos guste o no, hay dos Chile totalmente irreconciliables, separados por la barrera indestructible de la herencia ideológica de unos y los valores patrios irrenunciable de los otros. No parece haber intención ni deseo en la clase dirigente de que la sociedad se reencuentre, especialmente en una izquierda fracasada y amoral que junto a sus socios pseudo cristianos y aprovechadores de siempre, vuelve a encontrar en la violencia física y verbal la última de sus cartas para evitar que el estado de bienestar y el mejoramiento de las condiciones de vida de la población les haga perder la base de su poder.

político: la lucha de clases.

Debido a ello, nadie debe esperar que en nuestro país se vaya a alcanzar una política de convivencia y de acuerdos, si no, por el contrario, seremos testigos de la escalada de todo tipo de conflictos sociales, destinados a producir el fracaso de la derecha hasta conseguir la retoma del poder por la izquierda.

Éste es el precio que hacen pagar a sus contrincantes por haberlos llevado a la derrota en las elecciones de 2010. No digo por “haberlos derrotado”, puesto que cada día es más claro que la derecha no conquistó el poder por sí misma, si no más bien fue la izquierda quien no fue capaz de conservarlo.

Con excepción del fútbol y de las amenazas externas, la “unidad nacional” simplemente no existe. Aunque nos duela reconocerlo, nos encontramos divididos entre “ellos” y “nosotros”, firmemente escindidos por una historia reciente arteramente manipulada por una ideología perversa que ─gracias a la condescendencia cobarde de una derecha inconsecuente─ construyó el muro virtual que hoy nos separa en “víctimas” y “victimarios”, dejando en aquel lado no sólo a los supuestos violadores de los derechos humanos, sino a todo quien ose manifestar su aprecio por la obra del gobierno militar.

Ellos, por su parte, aprovechando su condición doliente, no han cedido un milímetro de su posición y siguen adorando y homenajeando a sus íconos políticos sin reconocer los atroces crímenes cometidos por éstos en nombre de la “revolución socialista”.

Ante la noticia de que se rendirá homenaje a una de sus presas recurrentes, la horda marxista salta de sus covachas para agredir a quien se le ponga al frente. Los secunda un amilanado gobierno, que en su patética búsqueda de simpatías trata de no herir ni provocar rechazo en el mundillo de los derechos humanos. El tenor de las reacciones de los actores políticos va, así, desde una anodina disculpa de algún funcionario de gobierno, advirtiendo que “no habría asistido aunque lo invitaran…”, hasta propuestas increíbles, como la de aquel politicucho que ofreció no presentar candidatos de izquierda a la alcaldía de Providencia a cambio de que la UDI niegue el patrocinio a la reelección de Labbé. ¡Que descaro! Quien hizo la propuesta es de los mismos que se vanaglorian de haber otorgado asilo al criminal Hoenecker y aplauden sin disimulo al mayor dictador de todos los tiempos, Fidel Castro.

Así como el distinguido brigadier ® Krassnoff, hoy existen muchos militares más en la condición de presos políticos. La verdad comienza tímidamente a aparecer y la sociedad chilena empieza a despertar gracias a la información que fluye lentamente desde la oscuridad. Es de esperar que el valor alcance también el espíritu de aquéllos que hoy -por temor- no se atreven a manifestar públicamente su reconocimiento a lo que hicieron las FF.AA. y de Orden para restablecer el orden y la paz en Chile.

 

 

“DEMOCRACIA” CUBANA

EL TERRORISMO

 

Por Fernando Navajas I.

 

Según el diccionario de la R.A.L. del idioma español, una de las definiciones de terrorismo es: táctica política que preconiza el uso de la violencia; el objetivo no es tanto derrocar el poder como crear las condiciones para que lo hagan otros agentes sociales.

En este momento en Chile, hay una situación de terrorismo que busca cauces de  potenciamiento a nivel nacional.   Se ha manifestado en acciones violentas  de amedrentamiento y dislocación de la vida ciudadana por parte de los llamados “encapuchados”, quienes fueron  identificados por las autoridades políticas como minorías del lumpen, pero que resultaron en su mayoría ser estudiantes secundarios y universitarios y agitadores de extrema izquierda.  Participaron en graves desordenes utilizando las marchas por demandas estudiantiles y, recientemente, con el objetivo  de hacer fracasar el lanzamiento de un libro relativo al Brigadier Miguel Krassnoff. Hubo extrema violencia, con ataque a las personas que intentaban acudir al acto y a las instalaciones donde se desarrollaba.  Llamó la atención la odiosidad demostrada por los manifestantes que se manifestaba en insultos , ataque físico a las personas incluyendo de tercera edad , empleo de proyectiles varios contra el recinto , dejando varios heridos entre los Carabineros que intentaban infructuosamente contenerlos.   Quedó en evidencia la participación de agitadores y violentistas terroristas de un  brazo armado del partido comunista u otras organizaciones de la izquierda radical, los cuales mantienen incólume su postulado que legitima la violencia como medio para obtener sus objetivos políticos.  La acción estaba perfectamente planificada y coordinada. Incluso anunciada, por lo que quedó en evidencia que la autoridad  no destinó los medios policiales adecuados, dejando en duda su real voluntad de reprimirla para restablecer el orden.      En esta  última acción, estos desalmados se ensañaron con una persona de la tercera edad, fue destruida su vestimenta, como también golpeado y sujeto a toda suerte de insultos y humillaciones. Esta es una de las mayores cobardías de los últimos días y demuestran la degradación moral a que ha llegado un sector de jóvenes que atacan a un anciano sólo por pensar diferente a ellos.  Siempre lo hacen en grupos porque  individualmente no se atreven.

Lo peor es que al día siguiente, se acusó a Carabineros de haber sido parciales en restablecer el orden frente al caos que agitadores generaron; el infalible diputado  Gutiérrez del PC comunicó que presentará querellas contra esa fuerza de orden.  Este odio se asemeja al que existía en 1973; ese partido usando las mismas tácticas leninistas,  se dice democrático; es intolerante e insolente y ha contribuido a perturbar cívicamente almas y mentes. Toda persona que no piense como ellos es un enemigo y debe ser destruido; determinan que no debe realizarse  un acto contrario a sus consignas, se adueñan de las calles y proceden a atacar violentamente a los asistentes. ¿Esa es su democracia?

Algo más increíble; el hombre que fuera el jefe del aparato militar del PC, es hoy día un hipócrita diputado, mostrando una actitud de mesura que, no se condice con lo que piensa. El fue el responsable del mayor contrabando de armas que haya existido en el país, un delito gravísimo.¿armas para qué?¿se han preguntado por qué un partido político, necesita un aparato militar?

Están usando esta máxima de Mao: pinchad, pinchad con las bayonetas hasta encontrar acero; en ese momento retroceded dos pasos para avanzar uno después.; o sea, una técnica sin tiempo. No sé si en Chile se encontrarán con el acero; ya sea material o espiritual. Creo que  el acero físico no lo van a encontrar –por el momento-pero sí espero y confío que el pueblo chileno tenga la lucidez y el coraje para oponerse a sus acciones; ese es el verdadero acero y ellos lo saben. De ahí todos estos actos de amedrentamiento y ataque.

Será difícil, pues el PC y la izquierda radicalizada, a través de los profesores, los padres militantes y otros agentes ideológicos les inculcan el odio a los niños y adolecentes deformando la historia y convenciéndolos por repetición de falsedades que producen horror y odio.    Esos mismos niños y adolecentes  cuando devienen en padres, repetirán lo mismo y el odio continuará su ciclo, especialmente en los ambientes más vulnerables.

En este escenario es donde se empieza a larvar el terrorismo y es cuando el gobierno debe intervenir con tolerancia cero contra la violencia ideológica.  Es mala práctica que las autoridades responsables evadan su deber de dar seguridad a la población e impedir que sectores violentistas o grupos de choque de la izquierda radicalizada, conspiren organizadamente contra  la estabilidad institucional del país y de los derechos ciudadanos de la sociedad para imponer sus objetivos.  Minimizar o  bajar el perfil a las situaciones de extrema violencia y falta de respeto a las autoridades constituidas, es esconder a los ciudadanos los síntomas que conducen a extremos ya experimentados en nuestro país, que parecieran querer ser recreados por la izquierda extrema.  La Funa es una forma de terrorismo, porque busca amedrentar por medio de la violencia para imponer la voluntad de quien la realiza.  Bajo esta modalidad de lucha, se dio recientemente en una ceremonia privada, una alarma de bomba para completar los requisitos de una acción terrorista.

Los medios de comunicación son cómplices al darles tribuna y difusión, casi sin réplica, contribuyendo a  que la población se confunda respecto de sus referencias institucionales y favorezca las posiciones demagógicas o exigencias utópicas de la violencia callejera.

Una de las reglas de oro para combatir el terrorismo, es no darles cabida en los medios de comunicación. Así se hace en los países  civilizados, donde la sociedad civil apoya a sus autoridades , sin distingos  de preferencias políticas, cuando se trata de frenar el extremismo violento El gobierno se ha mostrado indeciso y tambaleante , sin una convicción clara  enfrentar las  situaciones vividas los últimos siete meses y no parece tener la claridad ni la voluntad política para desterrarlas definitivamente del futuro próximo, empleando todas las facultades e instrumentos que legal y legítimamente tiene a su disposición.  Cuando el  agua llega al cuello, el margen de acción es muy estrecho.

El odio es contrario a la moral cristiana, cual es el referente de la mayoría de nuestra sociedad.   Cabe hacer un llamado urgente a los padres como autoridades morales naturales de la familia, a los maestros en los establecimientos educacionales, a los sacerdotes y pastores de las religiones cristianas, para que la ejerzan sin complejos en beneficio de la amistad cívica y la tranquilidad ciudadana.    También extender este llamado, pero como legítima exigencia,  a las autoridades políticas e institucionales para que depongan sus intereses personales y corporativos y cumplan con el primer deber del Estado, cual es garantizar la seguridad y el orden públicos , como condición esencial para el desarrollo integral de una nación.   Por la razón o la fuerza.

PARA ESTE SEÑOR DE LA TERCERA EDAD NO HAY DD.HH.

® El Mercurio