Monthly Archives: July 2011

AUTORIDAD EN DEMOCRACIA

Por VOXPRESS.CL

El tema fue abordado sin mayor drama por el socialismo francés luego de que su candidata perdiese las elecciones presidenciales frente al centroderechista Nicolás Sarkozy. En medio de tanto desánimo y reproches por la derrota, un iluminado  -porque, a veces, la izquierda también los tiene- llamó a la calma con el siguiente raciocinio: “esto será mejor para nosotros, porque el escenario será favorable para expresar públicamente nuestras protestas y para reagruparnos y unirnos”.

 

Es incuestionable que la izquierda no se siente cómoda en escenarios políticos cuyos gobernantes son del mismo sesgo, pero se desliza en aguas ideales cuando quienes ejercen el poder son sus adversarios.

 

En Chile, nunca pudo expresarse en forma desembozada en los gobiernos concertacionistas por el freno inconsciente de ir contra quienes sacaron del poder a sus enemigos históricos: los militares. Sin embargo  descontando la transición de Aylwin, en las administraciones de Frei-Ruiz Tagle, Lagos Escobar y Bachelet tuvieron motivos más que de sobra para protestar y tomarse las calles. Pero, cosa curiosa, sólo cuajó una manifestación y, además, transversal y apolítica: la de los estudiantes que exigieron una educación de calidad.

 

Desde todos los sectores estudiantiles impugnaron la falta de jerarquía del magisterio y su precaria entrega de conocimientos. . Fue un movimiento que capturó la simpatía general precisamente por su objetivo: el anhelo de aprender más y la toma de conciencia de que quienes debían instruirlos eran una tropa de ineficientes.

 

El comunismo limitó al extremo su participación en dicho movimiento  porque los blancos de los reproches estudiantiles fueron sus camaradas del Colegio de Profesores.

 

Muchos se preguntan hoy cuáles son las razones de tanta efervescencia social en el país y qué ha llevado a variados sectores a manifestarse violentamente con una seguidilla de marchas y de violencia callejera. Incluso, se materializó un encuentro en La Moneda entre el Presidente y el arzobispo Ricardo Ezzati para analizar la imparable escalada de protestas de todo tipo que nos asemeja cada vez más al ambiente que imperó en los mil días de la UP.

 

Los más fríos perciben esta realidad como el coletazo de un fenómeno mundial (“vemos protestas en todos los países”), pero con la diferencia que Chile no es víctima de ninguna crisis económica con un alto número de desempleados y pérdida de subsidios.

 

Otros atribuyen el fenómeno al explosivo aumento de ciudadanos que definitivamente le dieron vuelta sus espaldas a la clase política tradicional y repudian por igual al Gobierno y a la Concertación.

 

Pero, en definitiva, quien ha permitido esta escalada de protestas y manifestaciones que atentan contra el derecho constitucional del resto de los ciudadanos de libre movimiento y de respeto a la propiedad privada, es el propio Gobierno. Con sus contradicciones, balbuceos y actitudes que reflejan más debilidad que fortaleza, abrió cada vez más flancos para que la izquierda lo atacase.

 

Ingenuamente, Interior creyó que con medidas ingenuamente populistas –como el caso de las lacrimógenas- podía neutralizar el movimiento estudiantil impulsado por el PC. Luego de que fuera zamarreado, el ministro de Educación se sentó y abrazó a la líder comunista Camila Vallejo en su propia oficina para entregarle por escrito –tal cual ella lo exigió- respuestas a sus demandas.

 

Ante tanto signo de debilidad del Ejecutivo, los estallidos sociales se multiplicaron y hoy irrumpen en las calles los deudores habitacionales, los cesantes, los que no quieren un hospital geriátrico, los agricultores, los enemigos de antenas celulares, los que rechazan cárceles en sus comunas, los que están por energías limpias, la CUT, las feministas, los calameños, la ANEF, funcionarios de la salud municipalizada, quienes exigen que les  reconstruyan sus casas tras el terremoto, los gays, los anarquistas, el “mundo intelectual”, los que viven en campamentos, y, así, suma y sigue. Hoy, en el país, no queda casi nadie que no se manifieste públicamente y vociferante en contra del Gobierno. Y que se “tome” con gran desfachatez oficinas públicas y de organismos internacionales, además  -naturalmente- de liceos y colegios.

 

Está claro que ningún Gobierno en parte alguna del mundo posee el don de la magia para solucionar decenas de problemas a la vez. Pero sí tiene la opción de comunicar a la gente lo que realmente hace, pero hasta en este aspecto clave ha fallado. Amparándose en su muletilla del diálogo y de la poco productiva política de los acuerdos, el Ejecutivo dilapida el tiempo ante una cruzada violentista fríamente calculada por el PC.

 

La Moneda no ha sabido defender a quienes desean estudiar, a quienes desean trabajar, a quienes les repugna destruir por destruir y, lo más grave, a quienes aspiran a hacer una vida pacífica y con normalidad. Esta espiral de desórdenes callejeros en los que no existe límite alguno, irradia la imagen hacia el mundo de que Chile vive sumido en la violencia y en el caos.

 

Algunos residentes de La Moneda creen que el concepto de autoridad está natural y directamente asociado a un gobierno de facto. Ése parece ser el complejo que impide a las autoridades ejercer como corresponde la autoridad y reponer el orden.

 

La autoridad de quien ejerce democráticamente el poder está consignada en la Constitución y en las leyes. No ejercerla es una patética demostración de falta de coraje y hasta de convicciones.

 

DIPLOMACIA, LEGALIDAD Y ENCUESTAS

Por Raúl Pizarro R.

El poeta y político español de comienzos del siglo 19, Gabriel García Tassara,  situó el nacimiento de la diplomacia en las antiguas cortes reales y la definió como “el arte de la corrupción”. Dos centurias antes, su compatriota Diego Saavedra Fajardo, que era diplomático, definió a esta actividad como “el arte de ganar con elegancia y de perder con dignidad”.

 

Éstas y otras definiciones existentes acerca de este oficio, por muy hipócrita que sea, no pueden obviar el hecho indiscutible que la diplomacia se ejerce en beneficio de los intereses propios. La diplomacia de mantequilla, ésa que “no pisa huevos”, favorece inexorablemente a la parte contraria.

 

Sólo quien no lo crea así, podría entender el desenlace  del episodio de los 14 miembros de un regimiento de Oruro que fueron sorprendidos de uniforme y con armas en territorio chileno y tripulando vehículos buscados por robo. ¿Qué hizo con ellos la cancillería chilena? Los puso en la frontera de regreso a su país y recibió a cambio un reclamo de La Paz porque los militares fueron tratados como delincuentes y se exigió una explicación oficial de nuestro Gobierno. Y para mayor realce del equívoco chileno, Evo Morales condecoró y ascendió a los autores de tan “heroica” incursión en territorio ajeno.

 

La actitud de esos uniformados acreditaba un proceso judicial, sí o sí, por cualquiera de las siguientes trasgresiones a la ley: ingreso ilegal al país; porte de armamento; tropa de un ejército extranjero sin autorización y por desplazarse en automóviles robados. Todas esas acciones eran motivo de imputación y sometimiento a proceso; sin embargo, a las pocas horas, y luego de interrogarlos y darles de comer, los militares invasores fueron devueltos a su país..

 

Una de las razones que tuvo nuestra diplomacia para devolver  -casi envueltos en papel celofán- a los militares bolivianos fue “la tensión” que existe entre ambas naciones por el anuncio del Presidente boliviano de, primero, desconocer el Tratado de Paz y Amistad de 1904 y, segundo, de llevar a Cortes Internacionales su aspiración de recuperar una salida al Pacífico.

 

Tal nivel de agresividad y de provocación del gobierno boliviano jamás ha sido respondida con la firmeza debida, excepto por el titular de Defensa, Andrés Allamand, que “las cantó clarita: “si no quieren respetar los Tratados, para eso están nuestras Fuerzas Armadas”. No obstante, después de ello, el ministro fue instado desde Palacio a cuidar su lenguaje…

 

Para Defensa y Relaciones Exteriores no son desconocidas incursiones de un camión militar y de un bus con “universitarios” peruanos en territorio nacional, pero en ambos episodios se les advirtió que “equivocaron el camino” y que, por favor, se devolviesen.

 

La población chilena, confiada en las garantías de un pasado militar glorioso, no es belicista y –por lo mismo- parece no estar “ni ahí” con las reales amenazas vecinales. Pero posee un orgullo patrio que la lleva a no aceptar provocaciones e insolencias como las de Humala y Morales. Todo el país reaccionó con admiración cuando el ex Presidente Ricardo Lagos Escobar, en un ejemplo de liderazgo, le golpeó la mesa a su colega boliviano en un foro internacional.

 

Absolutamente todas las encuestas en las que se consulta sobre el tema reflejan que una abrumadora mayoría (80%) es reacia a dar una salida soberana al mar a Bolivia. Sin embargo, el Gobierno se empeña en mantener (y ofrecer) un diálogo sobre la materia, cuando sabe muy bien que cualquiera decisión al respecto debe pasar por la venia de Perú de acuerdo al Tratado de Paz de Ancón.

 

Y sobre esto, las señales que sigue recibiendo Chile no son muy alentadoras: en su visita a Evo Morales, el electo Presidente Ollanta Humala declaró que “sueño con revivir la Confederación Perú-Bolivia”. Ante gestos de esa envergadura, nuestra Cancillería calla y, lo más desconcertante aún, continúa con sus demostraciones de amistad en un ingenuo afán por distender una tensión artificial generada por Bolivia.

 

La gente percibe que está haciendo falta otro golpe en la mesa al Presidente boliviano. En caso contrario, las encuestas sobre el gobierno de Piñera continuarán en rojo.

 

EL PROBLEMA NO ES LA EDUCACIÓN

Por Enrique Rivera V.

Escudados tras añejos lemas de los instructivos del PC, como “no al lucro” y “sí a la educación gratuita”, miles de estudiantes de nuestro país se lanzaron a las calles, se tomaron colegios y destruyeron sus mobiliarios, saquearon establecimientos comerciales y han estado a punto de conseguir su principal objetivo: poner de rodillas a las autoridades de Gobierno.

 

Los discursos de sus jóvenes y subversivos caudillos son todos iguales, casi copiados, y los recitan cada vez que -con gran generosidad- los periodistas les ponen un micrófono delante de sus bocas. Hemos dicho hasta la saciedad que las primeras grandes infiltraciones del PC se centraron en el ámbito educacional y en la Iglesia Católica. Especialmente propicias les resultan las aguas de la escolaridad, donde estos maestros de la cizaña, del odio social y del revanchismo político encuentran un fecundo caldo de cultivo.

 

EL PC y sus jóvenes discípulos líderes universitarios y secundarios aspiran a materializar la siniestra ENU que Salvador Allende no tuvo tiempo de materializar, modelo copiado de las dictaduras marxistas. Si la gratuidad de la educación es tan accesible, la hubiese llevado a cabo alguno de los cuatro gobiernos concertacionistas y más específicamente los socialistas de Lagos y Bachelet. No obstante, casi no tocaron el tema. Por algo será.

 

En cuanto al lucro, ello no es más que un slogan del antiguo discurso izquierdista y que no se detiene, siquiera, a medir el significado de sus consignas. El lucro es “la ganancia o provecho obtenido por alguna cosa”, de tal forma que todo ser que trabaja o vende, lucra, porque obtiene una compensación, partiendo por los padres de estos jóvenes caudillos estudiantiles.

 

Es tan inescrupuloso el manipuleo de estos jóvenes -e incluso niños-  que hasta el más ortodoxo de los socialistas, el senador Camilo Escalona, llamó a poner fin a este manejo.

 

Singularmente, los que protestan no son alumnos que aspiran honestamente a ser profesionales o técnicos eficientes. Éstos siguieron con sus clases en sus establecimientos porque sólo así pueden mantener sus becas, el aval del Estado o el sacrificio de sus padres para financiarles los estudios. Incluso, hubo quienes presentaron un Recurso de Protección ante la Justicia por el daño que les producía no estar en las aulas y el Mineduc –en ésta sí que atinó- creó cupos en establecimientos  con funcionamiento normal para quienes no deseaban perder continuidad en sus programas de estudio.

 

Los buenos alumnos saben que perseverando y siendo aplicados obtendrán buenos puntajes en la PSU y podrán acceder a programas prácticamente de gratuidad o con convenientes ventajas financieras. Por consecuencia, los que salen a las calles y destrozan los mobiliarios y botan las raciones de comidas de sus liceos no cumplen con las características genuinas de un estudiante típico.

 

La ciudadanía no políticamente fanatizada  -esto es, la mayoría- y que ve con impotencia y con indignación como estos “estudiantes”  destrozan ciudades, sabe perfectamente de quiénes se trata. No son jovencitos que pugnan por un derecho legítimo a la educación de calidad, sino son frutos prematuros de la vertiginosa y progresiva falta de valores en las familias y, por consecuencia, en las aulas.

 

Hoy, el respeto no existe y es cuestión de revisar los niveles de agresión a profesores al interior de las salas de clases para comprobarlo. Cuando los apoderados son citados al colegio a dar explicaciones por infracciones de sus hijos no caben más de dos respuestas: o le “echan la choreada” al docente o casi con desesperación claman que ya no saben qué hacer con ese niño y que lo consideran perdido. Consecuencia de ello, la maldad se ha enseñoreado entre los jovencitos estudiantes y lo reflejan los macabros índices de maltrato a sus compañeros con desenlaces hasta de suicidios.

 

No pueden entenderse como legítimas las ansias de recibir una educación óptima, siendo que un alto porcentaje no quiere concluir el Cuarto Medio y un número considerable de quienes acceden a la Educación Superior se retira de las universidades tras el primer año.

 

Es cosa de poner atención a los gritos de las columnas de manifestantes: en su mayoría son groserías con la misma entonación de las barras bravas del fútbol. Y los desórdenes y los daños no los origina el lumpen –como majaderamente se apresura en aclarar el periodismo-, sino son ellos mismos, los de chaqueta azul y pantalón gris y mochila a la espalda.

 

Y es a este tipo de personajillos sin destino e hinchados de malos valores a los que el Gobierno invita al diálogo, como si estuviesen realmente inquietos por la educación que reciben. Tan “preocupados” están por una enseñanza de calidad que exigen, incluso, un cambio a la Constitución  -que nunca la han tenido en sus manos y menos consultado- y hasta una reforma tributaria.

 

Bien sabemos los chilenos a quienes pertenece este dicurso…

 

POBRES BOLIVIANOS (HONESTOS)

Por Piri

 

En un mundo en que se tiende a la estigmatización de los géneros y de las personas, parece necesaria una reflexión hacia los miles de bolivianos honestos que viven en su país y a los millares dispersos por el mundo y, en particular, en Chile.

A cualquiera persona de cualquiera nación del planeta no le gustaría estar en el pellejo de los decentes ciudadanos de Bolivia que deben soportar la desvergüenza y el descaro de su Presidente quien autorizó la legalización express de cien mil vehículos robados, fundamentalmente desde el norte chileno, desde Brasil y Paraguay.

No debe ser fácil para los bolivianos honestos cargar con estas políticas de protección y apoyo a la delincuencia internacional ideada por Evo Morales, un cocalero que  -con certeza- domina los secretos de tráficos clandestinos.

Tanto Carabineros como la PDI saben del destino de miles de vehículos chilenos que fueron conducidos hasta la frontera boliviana para ser entregados a delincuentes de ese país e incluso  -ahora recién lo hemos descubierto- hasta a militares involucrados en el negocio ilegal.

Los canales de TV locales han hecho varios programas con este tráfico ilícito de vehículos y son miles los propietarios de autos  -4×4 especialmente- que saben con certeza que sus coches desaparecidos cruzaron la frontera, ya sea enteros o desarmados.

Las autoridades bolivianas del rubro calcularon que cien mil vehículos se acogieron a este “perdonazo” presidencial de permitir “sanear” los vehículos sin placa ni documentos ingresados clandestinamente a Bolivia desde países fronterizos.

La gente se ha habituado a los públicos desaciertos y sinvergüenzuras de estos líderes populistas sudamericanos, pero así y todo hay situaciones que no dejan de sorprender como este blanqueo de robos ideado por el mismo personaje que,  recordando su historia patria, destacó que “Bolivia debió combatir contra el Imperio Romano”…

Tanta ignorancia y falta de preparación hacen algo entendible el impacto de autorizar la legalización de productos robados. Pero lo que nadie comprende es el silencio de la comunidad internacional, la que a través de sus siempre diligentes organizaciones como la ONU, la OEA y comisiones de derechos humanos están siempre prestas a tirar las orejas a los países hasta por asuntos menos graves y harto menores que transformar por decreto en lícito lo que es fruto de un robo.

Este silencio es claramente una señal de complicidad de las entidades internacionales con un gobierno socialista que les resulta simpático y afín. Pero ya que Evo a los chilenos no nos resulta simpático ni afín, es imprescindible que la Justicia o el propio Gobierno chilenos den alguna señal en contra de un delito a escala internacional y con patrocinio del Presidente boliviano que afecta a centenares de indefensos compatriotas.

 

HISTORIA DE CHILE ESCRITA CON LA MANO IZQUIERDA

Por Patricio Quilhot Palma

Bastaría apenas con las antiguas clases de Educación Cívica, hoy curiosamente descartadas de los programas educativos, para darse cuenta de que la estructura de poderes del Estado chileno está mostrando signos de agotamiento, afectada por una progresiva desviación o entrecruzamiento de funciones que conduce hacia la pérdida del equilibrio entre ellos, elemento esencial para la coexistencia del Poder Ejecutivo, Legislativo y Judicial.

En este sentido, vemos desde hace tiempo cómo el Ejecutivo traspasa parte de sus obligaciones al Poder Judicial y al Legislativo, dejando que se “judicialicen” los conflictos o derivando temas de su exclusiva responsabilidad a un eterno e ineficaz debate parlamentario. El Poder Legislativo, por su parte, elude cada vez más la responsabilidad que le cabe en el mejoramiento y fortalecimiento de las leyes que regulan la vida de los ciudadanos, postergando innecesariamente su discusión y sustituyéndola por temas cada vez más alejados del interés de las grandes mayorías.

Sin otra alternativa que recoger el guante ofrecido y afectado también por las vanidades humanas de algunos de sus integrantes, el Poder Judicial se ha ido involucrando cada vez más en temas que no son de su área jurisdiccional, si no propios del mundo político, como ocurre con la responsabilidad asumida de escribir la historia reciente a partir de los juicios efectuados a los militares.

Con la exacerbación de la morbosidad pública generada por un sector interesado, algunos jueces cayeron en los últimos años en la trampa de la fama, gozando de la adulación proveniente de una izquierda que se sirvió abiertamente de sus fallos para obtener beneficios políticos y que hoy los tiene exhumando cadáveres enterrados hace casi medio siglo, en un macabro despropósito, destinado -según sus impulsores- “a establecer la verdad histórica”.

Esta mayor atención comunicacional dada a la labor de los jueces ha generado un especial “empoderamiento” en aquéllos que aún actúan dentro del sistema procesal antiguo, donde  ─junto con llevar a cabo la investigación─  son ellos mismos quienes fallan la causa, a diferencia del nuevo sistema procesal penal, donde se separan claramente ambas funciones para garantizar en mejor forma la equidad y los derechos de las personas.

Con esta nueva tarea de redactores de la historia, el Poder Judicial ha visto su seno afectado por una innegable influencia política, la cual ─junto con debilitar su imagen─ tiende a involucrarlo en la contingencia del momento, hecho agravado por la mantención de los nombramientos de la Corte Suprema y la aprobación del presupuesto anual en manos de los otros poderes del Estado. Nadie puede negar que todo ello contribuye a una politización creciente de la judicatura nacional, hecho íntegramente aprovechado hasta ahora por una izquierda vengativa, ansiosa por mantener vivas las añejas banderas de lucha que la llevaron al poder.

La preocupación que genera la entrega a la Justicia de la responsabilidad por establecer la Verdad Histórica sobre la mayor crisis política que hemos vivido en Chile desde la Guerra Civil de 1891, involucrándola en una discusión ajena a su condición obligadamente apolítica, se acrecienta al observar a jueces que ─en vez de limitarse a la simple aplicación de la ley en la investigación y sanción de los delitos investigados─ se involucran más allá de lo prudente en procesos cuya carga emocional y el contexto en que ocurrieron los hechos, los transforma en verdaderos juicios políticos, propendiendo a que su trabajo sea utilizado para fines ajenos a los jurídicos, en especial para encubrir una verdad histórica que la sociedad necesita para sanar las heridas del pasado y evitar que se sigan abriendo aquéllas que provoca la venganza.

El Ejecutivo actual, por razones ajenas a la innegable calidad de sus ministros y subsecretarios, sigue sin concitar la simpatía popular y en su incómoda situación adhiere abiertamente a la distorsión impuesta por la Concertación marxista-cristiana, mostrando una temerosa actitud hacia los grupos agitadores de los DD.HH., quienes siguen exigiendo justicia “contra” los militares.

Con su debilidad, el Gobierno ha conseguido que el ritmo de la agenda siga siendo impuesto por una minoría vengadora e interesada en que no se le acabe la fuente inagotable de dinero en que se transformó el tema de los DD.HH. Ni soñar con la posibilidad de que el interés presidencial o de sus ministros sectoriales pueda llegar a ser puesto en la búsqueda de una solución al problema de fondo. ¿Para qué quemarse por un tema que no traerá votos y cuyos afectados no incendian buses ni agreden carabineros? A cambio de ello, sigue promoviendo el Museo de la Memoria y decide crear una Subsecretaría de DD.HH.

El Poder Judicial en Chile, al igual que sus congéneres Ejecutivo y Legislativo, se encuentra en un proceso de debilitamiento lamentable, donde las buenas intenciones y la excelencia de algunos buenos jueces no bastan para evitar los casos de prevaricación como los hoy investigados en Arica y Concepción y quien sabe si mañana por los abusos cometidos contra los militares en los casos de DD.HH. La disposición recurrente de algunos jueces para iniciar o reabrir procesos basados en hechos claramente prescritos o cubiertos por la Ley de Amnistía, aumenta el involucramiento del Poder Judicial en áreas que lo alejan de su rol verdadero y minan más aún las bases de su independencia y la especificidad de su función.

Como vamos, pareciera que inevitablemente terminaremos encontrándonos con la necesidad de volver a refundar nuestro Estado, para que se reponga a cada uno en su rol. Esto podría no ser tan malo, si con ello se consigue poner término a la vergonzosa “lavada de manos” y “chuteo de problemas” que prolifera en nuestro mundo político, donde las responsabilidades propias son traspasadas a un tercero o simplemente postergadas cuando no conviene tratarlas.

Lo lamentable es que ─con esta negligencia del mundo político─ junto con desmotivar a una juventud que cada vez los rechaza con más fuerza, se nos conduce irresponsablemente hacia una nueva crisis, incentivada por la falta de comprensión de los fenómenos históricos por la mayor parte de la clase política y por la falta de coraje que demuestran sus actores para enfrentar el verdadero tema que nos divide, aquél que impide la reconciliación entre los chilenos y mantiene vivo el fuego del odio.

Podremos seguir escuchando muy buenos discursos acerca de la “unidad nacional”, pero sin acciones que apaguen de una vez por todas el odio de ayer y dejen de promover el que comienza a nacer no conseguiremos que nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos puedan llegar a mirarse cara a cara, sin pensar si el antepasado de aquél fue causante de la muerte o de la prisión injustificada de su padre o abuelo.

Los políticos tienen la palabra, los jueces su función. El libro de la Historia sigue esperando que alguien tenga el coraje de escribir la Verdad Verdadera, ésa que seguramente irá a contener un poco de todas las verdades particulares debidamente ponderadas. No como ocurre ahora, en que se pretende escribirla solo con una mano izquierda que rasguña las hojas con la tinta más ácida que pueda existir: aquélla que destila del árbol de la venganza.

 

PERÚ: CUANDO SÓLO REINEN LOS INDIOS

Por Martín Santiváñez, miembro correspondiente de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas de España.

Sinclair Thomson, profesor de la Universidad de Nueva York, ha escrito un libro titulado Cuando sólo reinasen los indios sobre la política aymara en la era de la insurgencia virreinal. Thomson demuestra que el primitivo afán reformista de las revoluciones andinas producidas en las postrimerías del siglo XVIII pronto se transformó en un reclamo sostenido de autogobierno indígena, con el fin de alcanzar, según Thomson: “la posibilidad de una igualdad entre blancos e indios, una hegemonía indígena sobre todos los pobladores de los Andes, o una eliminación radical del enemigo colonial”.

Han pasado más de doscientos años desde aquellas revueltas y el mundo aymara vuelve a incendiarse, esta vez en el Perú. El jefe de la nueva insurrección tiene un nombre irónicamente mestizo: Walter Aduviri. Las últimas semanas, en su calidad de presidente del Frente de Defensa de los Intereses de la Zona Sur de la Región Puno, Aduviri y cientos de aymaras puneños han puesto en jaque al Estado peruano. El líder indigenista ha dicho en una entrevista televisiva que se siente “más aymara que peruano” y defiende la unificación de la “nación aymara” dispersa en los territorios de Bolivia, Chile y Perú. Según Aduviri, se trata de un pueblo que existe “antes que el imperio incaico” y que ha resistido por 518 años la invasión extranjera enfrentándose primero a los quechuas hegemónicos, luego a la férula española y finalmente, a la indiferencia republicana. Aduviri no cree en el Perú. El sueña con una nación aymara en la que el capital extranjero no explote los yacimientos mineros ni edifique represas como la de Inambari. El buen Walter, como es obvio, camina sonámbulo, en pos de lo que Vargas Llosa llamó “la utopía arcaica”. En el fondo, lo que plantea, es una distopía etno-radical.

La miseria extrema de los aymaras jamás se solucionará apelando a la autarquía. La economía global necesita mercados abiertos que generen posibilidades de intercambio y riqueza. Todo ello, por supuesto, respetando la justicia social y el medio ambiente. Por lo demás, es falso que exista una cultura aymara impermeable, que se ha mantenido pura e incorrupta a lo largo de los siglos. El propio nombre “Walter Aduviri” lo denota. El señor Aduviri es un mestizo, como todos los latinos. Víctor Andrés Belaunde decía que si bien es posible que exista una población con mayor ADN indígena en un país concreto —un ethnic core— nadie, absolutamente nadie se escapa del mestizaje cultural y espiritual. Aduviri, como el resto de los aymaras, mantiene tradiciones de una cultura ancestral, pero estas han sido enriquecidas y transformadas a lo largo de los siglos. Por eso el buen Walter habla en castellano, se viste como cualquier occidental y, cuando inicia una revolución, no sólo emplea las tácticas aymaras, también las de cualquier movimiento social del siglo XXI. Aduviri es un mestizo que busca la involución apelando al anacronismo demagógico, sin dejar de moldear a su gusto “el Estado de Derecho”, “el Parlamento” y el “gobierno central”. Todo un político occidental.

A estas alturas del partido, hablar de “cultura propia” implica un desprecio soterrado por los que no hablan el jaqi aru, la lengua aymara. Y Latinoamérica no necesita que se potencien los liderazgos demagogos que buscan construir barreras artificiales o raciales cuando es más, mucho más lo que nos une. Walter Aduviri se equivoca. Para desarrollarse, el pueblo aymara no necesita constituirse en una nación destruyendo otra, con incendios y revoluciones de por medio. Al buen Walter le conviene recordar el ejemplo de ese gran hombre que fue el presidente Andrés de Santa Cruz, mestizo, hijo de hidalgo español y noble aymara. Allí dónde el cóndor andino quiso unir Bolivia y Perú, Walter pretende desmembrar y separar. Santa Cruz buscó la concordia mestiza en el mismo escenario en que Aduviri invoca la pureza racial. No, así no. La presidencia de Humala todavía no comienza y es imposible saber qué hará en los primeros meses de su gobierno, pero algo sí se puede afirmar. Su ideología fomenta la desintegración, el cainismo racial. Basta con repasar los spots publicitarios de su campaña. No hay negros, blancos, gringos o chinos. Todos son cholos, como yo. Eso de que “solo reinen los indios” tiene un nombre, que pocos se atreven a pronunciar: racismo. Latinoamérica es un arca mestiza y por el sendero de ese racismo exclusivo y excluyente no llegaremos a ningún lugar, mucho menos al desarrollo, como pretende el indigenismo radical.

 

VENEZUELA: CUIDADO CON LOS MALOS DESEOS

Por Mary Anastasia O’Grady, Wall Street Journal

En momentos en que el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, convalece en un hospital de La Habana, su condición sigue siendo un secreto. La versión oficial de su partido es que tuvo una cirugía de urgencia el 10 de junio por un absceso pélvico. Pero no ha sido visto en público desde hace más de dos semanas y ha crecido la especulación de que está batallando contra algo más serio.

Sus detractores deberían tener cuidado con lo que desean. Aunque la opinión generalizada sostiene que el fallecimiento de Chávez liberaría a Venezuela, podría hacer que el país se vuelva aún más represivo. Si existe alguna justicia en el mundo, regresará a Venezuela para cocinarse en su propio caldo, el desastre económico que creó durante los últimos 12 años. Una enfermedad seria que lo sacara del juego dejaría a Venezuela embrujada por el fantasma del chavismo de la misma forma que el peronismo ha marcado a Argentina por el pasado medio siglo.

Algunos venezolanos piensan que hay gato encerrado. Con el nivel de vida cayendo gradualmente en su país y con el descontento popular aumentando, esos escépticos dicen que Chávez está buscando una manera de revivir su imagen. Un regreso triunfal a Caracas, luego de estar aparentemente cerca de la muerte en Cuba, podría lograr ese efecto. Si esta “resurrección” coincide con la celebración el 5 de julio del bicentenario de la independencia del país, para la cual se ha planeado un desfile militar de estilo soviético, sería incluso más espectacular.

Para la mitad o más de la población que se opone al mandatario venezolano, incluso el pensamiento de un regreso de ese tipo es insoportable. Detestan sus interminables decretos y su manipulación de la ley. Pero lo que irrita más a sus opositores es su teatralidad, como cuando se apodera de las transmisiones varias veces por día para cantar canciones y dar demagógicas peroratas. Un retorno como héroe probablemente sólo incremente su conducta narcisista. También es verdad que ha dicho que no dejará el poder incluso si pierde la elección el próximo año.

Aun así, vale la pena considerar un desenlace alternativo. Debido a que Chávez ha destruido instituciones para forjar un culto a la personalidad en torno a él, su muerte podría implicar un enorme caos, así como una oportunidad para los violentos y los ambiciosos. El baño de sangre por hacerse del poder no sería entre demócratas y chavistas. Sería entre las muchas facciones armadas que él ha nutrido. Una vez que triunfe, el ganador tratará de heredar el poder insistiendo en que el país rinda culto a su memoria. Dado que ninguno de sus posibles sucesores comparte su carisma, la represión posiblemente se vuelva peor.

Cuba estará lista para ayudar. Los hermanos Castro hace tiempo que proveen el aparato de inteligencia y seguridad que Chávez utiliza para ahogar la disidencia. A cambio, Chávez canaliza al menos US$ 5.000 millones anuales al régimen de la isla. La supervivencia de esa relación simbiótica sería una alta prioridad para la dictadura militar cubana.

No hay dudas que un Chávez recuperado organizaría un comité de bienvenida para él mismo e incluso podría obtener una mejoría en las encuestas como consecuencia. Pero también tendría que asumir responsabilidad por una serie de problemas creados por su gobierno bolivariano.

Para comenzar, tendría que confrontar la banda muy armada que se ha apoderado de la cárcel El Rodeo, en el estado de Miranda, y a las familias de los casi 2.000 presos cuyas vidas están en riesgo. Esos son sus votantes y él ha prometido hacer que el sistema carcelario sea más justo. Pero la situación solamente ha empeorado durante su presidencia.

La organización no gubernamental Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP) calcula que las instalaciones construidas para 14.000 presos actualmente albergan más de 49.000. También dice que casi 46% de los detenidos está en un “limbo judicial” y no conoce “el estatus de su proceso”. De acuerdo con el OVP, hubo un aumento de 22% en las muertes en prisión en el primer trimestre del año respecto al mismo lapso de 2010. Desde 1999, han muerto más de 4.000 presos.

El Rodeo es representativo de un problema todavía mayor para Chávez. Los venezolanos más vulnerables todavía están esperando que cumpla sus promesas de darles una vida mejor. Hasta ahora, los ha sobornado con subsidios y retórica. Pero una inflación de casi 30% está destruyendo sus ingresos y sus palabras están envejeciendo.

Las 30.000 familias que perdieron sus casas en las inundaciones de fines del año pasado supuestamente iban a ser una prioridad para su gobierno. Pero ahora están sin refugio, y sus protestas se están haciendo cada vez más ruidosas. Chávez se ha comprometido a construir 153.000 casas este año, pero en el primer trimestre solamente 1.600 fueron completadas.

Si se agrega a esto el desabastecimiento de alimentos, los cortes de energía eléctrica, la fuga de capitales y uno de los mayores niveles de criminalidad del hemisferio, no es sorprendente que las perspectivas económicas sean tan sombrías. El petróleo y el tráfico de drogas han mantenido satisfechos a los militares hasta ahora. Pero la paciencia de las masas algún día llegará a su límite. Cuando eso ocurra, deben tener la oportunidad de dirigir su ira contra el arquitecto de su miseria.

 

¿DE IZQUIERDA O DERECHA?

*Cuando a un tipo de derecha no le gustan las armas, no las compra.

Cuando a un tipo de izquierda no le gustan las armas, quiere prohibirlas.

*Cuando un tipo de derecha es vegetariano, simplemente no come carne.

Cuando un tipo de izquierda es vegetariano, hace campaña contra los productos a base de proteína animal.

*Cuando un tipo de derecha es homosexual, vive tranquilamente su vida como tal.

Cuando un tipo de izquierda es homosexual hace escándalo para que todos lo respeten.

*Cuando un tipo de derecha es perjudicado en el trabajo, reflexiona sobre cómo salir de dicha situación, y actúa.

Cuando un tipo de izquierda es perjudicado en el trabajo, levanta una ruidosa queja y hace huelga contra la discriminación de que fue objeto.

*Cuando a un tipo de derecha no le agrada un programa de televisión, simplemente cambia de canal.

Cuando a un tipo de izquierda no le agrada un programa de televisión, tira piedras, bombas molotov o demanda judicialmente al canal del programa que no le gusta.

*Cuando un tipo de derecha es ateo, no va a la iglesia, ni a la sinagoga ni a la mezquita, y el domingo o sábado lee el diario y hace fila para comprarlo con quienes vuelven de la iglesia.

Cuando un tipo de izquierda es ateo, no quiere ninguna alusión a Dios en ninguna parte, en ninguna esfera pública y reclama contra las religiones.

*Cuando un tipo de derecha tiene problema, trabaja más, intenta pagar lo mas posible sus deudas, y ahorra.

Cuando un tipo de izquierda tiene problema, le echa la culpa al gobierno (si es de derecha), a los empresarios, a la burguesía, al Estado, al capitalismo, a la globalización, al papá, a su mamá, a su raza y a los militares.

*Cuando un tipo de derecha lee este mail se ríe y se lo envía a sus amigos.

Cuando un tipo de izquierda lee este mail, se enoja, insulta al que se lo mandó y lo borra.

 

 

¿QUO VADIS DEMOCRACIA CHILENA?

Por Patricio Quilhot Palma

 

Durante años hemos escuchado la cantinela de “la democracia”, primero como la aspiración máxima de un “pueblo oprimido” y, después, como recurso al que se echa mano cada vez que se quiere manipular a las masas populares o engatusar a un ingenuo electorado.

Si la “democracia” fue lo que se vio el 21 de Mayo, quiere decir que los políticos nos han engañado una vez más. Esta vez, vendiendo una idea que ellos son los primeros en no respetar. Como evidencia de ese engaño, la clase política chilena ha vuelto a dar un triste espectáculo, acercándose peligrosamente al de aquellos años que culminaron en 1973 con la inevitable intervención de las FF.AA. Así, vemos una vez más cómo se dejan de lado los intereses superiores de la Patria y el respeto a los símbolos nacionales, para satisfacer mezquinas ambiciones de poder, burlando obligaciones constitucionales y lo que la gente espera de sus representantes.

Toda violencia anexa es simplemente consecuencia de ello, por más que algún analista trate de convencernos diciendo que la agitación actual proviene de un “movimiento mundial de empoderamiento del ciudadano común” o que es “la consecuencia inevitable de la conectividad que ofrecen las redes sociales”. Ésas son simplemente patrañas. La verdad es que las viejas herramientas del marxismo ortodoxo han regresado en gloria y majestad, volviendo a implantarnos la agitación y la propaganda que siguiendo los perversos designios de Gramsci se valen de la ingenuidad y falta de cultura de una gran parte de la sociedad que comulga ciegamente con sus falacias.

Así tenemos a una enorme cantidad de manifestantes alegando en contra de Hydroaysén, sin que tengan la menor idea de qué se trata realmente el proyecto, haciendo para ello suyas las ideas fuerza difundidas por una campaña millonaria que nadie sabe quien la financia desde el exterior y que representa una intervención inaceptable en nuestra soberanía nacional. No se trata de aceptar o rechazar porque sí y ante sí un proyecto de esta naturaleza, si no de la falta de un debate serio que debió haber sido iniciado mucho antes de la llegada de este Gobierno, lo que no ocurrió debido a la clásica “muñeca política” de los marxistas y democratacristianos, acostumbrados a dejar las tareas complicadas para el que vendrá.

Conformado por gente de mayor preparación que el anterior, este Gobierno debió haber puesto el tema en el debate público desde el primer momento sin dejar su discusión en manos de quienes tienen intereses creados en el proyecto. A raíz de su inacción, los simples ciudadanos nos encontramos sumidos en un profusa campaña propagandística proveniente de los ecologistas, enfrentada por una muy poco consistente campaña de la propia empresa eléctrica. ¿Y el Gobierno no tiene nada que decir? ¿O creyó que con mencionarlo en el Mensaje del 21 de Mayo iba a bastar? Esta marginación del Ejecutivo deja a los ciudadanos comunes expuestos a absorber lo que la mejor propaganda consiga imponerle, como si se tratara de la competencia entre las bebidas Cola. No es posible que gente tan preparada no haya previsto que no bastaba con el mercado para informar adecuadamente a la sociedad acerca de la importancia estratégica que representa para el futuro de Chile la explotación racional y oportuna de nuestros limitados recursos energéticos.

A pesar de las manifestaciones y de la violencia asociada al tema de la Patagonia, el verdadero problema que aqueja a nuestra sociedad y a la democracia que aún decimos sustentar, es la degradación de la calidad de los representantes del pueblo, en particular de una gran parte de los parlamentarios, que ─desprovista de dignidad y de vergüenza─ no solo violan las leyes del tránsito, cometen abusos, usan dineros y bienes fiscales para sus propios intereses, sino, además, se dan el lujo de faltar el respeto a los símbolos patrios y a la institucionalidad republicana como ocurrió durante el Mensaje Presidencial del 21 de Mayo.

Podemos concluir que la clase política se autovalora cada vez menos y que hace méritos para el desprecio que la mayor parte de la ciudadanía les profesa. Si agregamos el despliegue de lienzos propagandísticos, financiados por privados de quien sabe dónde y el uso malicioso de las invitaciones por algunos congresistas de la oposición para infiltrar agitadores que interfirieran con la solemnidad del acto, podemos seguir sumando desprecio y rechazo. Si a todo ello agregamos la falta de respeto y de buenas costumbres mostrada por aquellos congresistas que dejaron de prestar atención a las palabras del presidente para dedicarse a “twitear” o mandar correos electrónicos, se supera todo límite aceptable respecto de la caballerosidad y corrección que deberíamos esperar de nuestros representantes en el Poder Legislativo, demostrando su falta de clase y de don de gentes.

¿Cómo pueden entonces pretender los señores del mundo político que el resto de la sociedad se comporte en forma correcta y respete las instituciones, si ellos mismos están demostrando que les importan un comino? Con esta degradación progresiva, nuestros malos parlamentarios y pésimos dirigentes sociales parecieran querer conducirnos aceleradamente hacia un nuevo colapso de la clase política, demostrando su incapacidad para convivir decentemente, porque no practican mayoritariamente la decencia; evidenciando su incapacidad para comunicarse entre sí, porque simplemente no saben escuchar; y finalmente mostrando su incapacidad para entender el rol que les corresponde dentro del Estado, porque su ignorancia cívica es mayúscula.

Si ésta es la “democracia” que ellos han proclamado como la panacea del mundo moderno ─a pesar de haber atentado algunos gravemente contra ella durante años─ debiéramos promover otra clase de gobierno, donde el poder de los parlamentarios sea evaluado periódicamente por sus electores, pudiendo relevarlos de su cargo ante el incumplimiento de sus deberes. Para ello, habría que hacer una gran reforma, llevándonos quizás a un sistema parlamentarista que ─como en el caso español─ amenace permanentemente a los ineficientes con el riesgo de ser derribados por el voto popular, como acaba de ocurrirle allí a los socialistas. Algo que en Chile no sucede, puesto que se les garantiza “a todo evento” una permanencia en la que hacen lo que quieren, como quieren y cuando se les da la gana … o hasta que se acerquen las próximas elecciones, momento en que salen a engatusar incautos para ganar su voto.

Los ciudadanos comunes queremos orden y seguridad, queremos finalmente paz. A cambio de ello, nuestros políticos nos ofrecen cada vez una mayor polarización y el odio ─clásica bandera de lucha de los marxistas─ se instala cada día con mayor fuerza en nuestras almas. Si no lo creen, pregúntenle que siente al esposo de la señora embarazada, asaltada y abusada por un par de delincuentes que fueron liberados en dos horas gracias a la justicia impuesta por los señores Aylwin y Cumplido.

 

PODER JUDICIAL: ARGUMENTOS KAFKIANOS

PODER JUDICIAL: ARGUMENTOS KAFKIANOS

Por Marcelo Elissalde Martel.
Existen en el Derechos nacional e Internacional principios universalmente respetados para lograr la necesaria pacificación social de los pueblos, sobre todo después de situaciones de conflictos que, en nuestro país, se aplican para todos los ciudadanos, menos para los miembros de las FF.AA. que combatieron la subversión armada, generando un odioso doble standard  que deja en tela de juicio el principio constitucional de la Igualdad ante la ley. Revisemos, sólo a modo de síntesis, los principios procesales  respecto a los cuales nuestros tribunales hacen  caso omiso:

 

1) La Cosa Juzgada:
Según éste no pueden reabrirse casos judicialmente terminados, resueltos por sentencia de término. Pues con la llegada del Presidente Aylwin y su ministro Cumplido, se reabrieron innumerables casos, incluso algunos  fallados  por la Justicia Militar.

2) La Amnistía:
Ésta hace desaparecer el delito y sus consecuencias. Se encuentra plenamente vigente el Decreto Ley 2191 de 1978. A la fecha no ha sido derogado y en la practica los jueces no la aplican, porque estos delitos, de acuerdo al principio internacional del Ius cogens (que no está considerado en nuestra normativa legal), serían inamnistiables.

3) Debido Proceso:
Cuando se juzga a una persona, el procedimiento  debe ser racional y justo. Aquí, los tribunales suponen situaciones y los testigos aparecen de la nada por docenas y con gastos pagados. ¿Puede ser creíble el “debido proceso” que en Roma (Italia) enfrenta el anciano ex Fiscal Militar de Temuco, Alfonso Podlech, o el que tuvieron los chilenos  condenados en  ausencia en Italia y Francia?

4) La Prescripción:

Se extingue la responsabilidad penal con el transcurso del tiempo, sin que el Estado haya actuado contra el hechor. Para los delitos en Chile, este plazo es de 15 años. Pero tampoco se aplica en virtud de la “ficción legal”  del Ius Mogens, en circunstancias  que en nuestra legislación basta que el juez constate que ha transcurrido el plazo de prescripción para no seguir investigando, dictando el correspondiente sobreseimiento.

Pues bien, aquí los jueces siguen investigando hechos  acaecidos hace ya casi 40 años…..Basta ver las exhumaciones solicitadas a los cadáveres de Allende, Frei y, últimamente, se les ha sumado Neruda. Y después de 40 años,  la Corte Suprema acepta someter a tramitación 1.200 querellas nuevas presentadas en 2011, totalmente fuera del plazo de prescripción.

5) Presunción de Inocencia:
Es uno de los mas básicos derechos  de todo individuo que enfrenta a la justicia. Se encuentra expresamente consagrado en la ley positiva. En el caso de los miembros de las FF.AA., los jueces parten al revés, con una “Presunción de Responsabilidad” imposible de revertir a lo largo del proceso. Hasta los delincuentes más peligrosos  se benefician de este principio y eso explica la célebre “Puerta Giratoria” de los Tribunales de Garantía.

6) Principio de Legalidad:
El articulo 19, numero 3, de la Constitución Política del Estado consigna que el tribunal como la ley deben estar establecidos con anterioridad a la perpetración del hecho. Y respecto  al delito debe estar expresamente descrito por una ley promulgada con anterioridad a éste. Aquí simplemente se han inventado delitos nuevos, inexistentes

7) Delitos de Lesa Humanidad:
Son delitos graves que afectan a la humanidad toda. Se dice, pero se agrega, que sólo lo cometen agentes del Estado, no los civiles. De manera que es claro que se aplica  sólo a unos pero a otros, no…La ex Presidenta Bachelet antes de irse, en julio de 2009, firmó el reconocimiento de  estos delitos, pero se dejó expresa constancia que operarían sólo a futuro. Nuestros jueces, en cambio, los aplican 40 años hacia atrás.

8) La Constitución por sobre los Tratados Internacionales de DDHH:
Siempre se nos ha enseñado que la Constitución Política del Estado es la norma máxima de todo país y, por lo tanto ninguna norma puede ser igual o superior a ella .Éste es el principio de Supremacía  de la Constitución, pilar del Estado de Derecho. Nuestros tribunales, en virtud del ya mencionado principio  del Ius cogens hacen prevalecer  Tratados Internacionales   por sobre la Constitución Política de Chile….

9)Secuestro Permanente:
Significa  que las personas desaparecidas hace casi 40 años se las presume vivas hasta hoy, en circunstancias que en  la llamada Mesa de Dialogo del  2001 las FF.AA. reconocieron que estas personas se encuentran fallecidas. Pero como los cuerpos no aparecen, ello es motivo suficiente para que la justicia, mediante este inexistente delito, mantenga los procesos abiertos al no aparecer los ” secuestrados “…Y lo que es mas grave, se está condenando a los miembros de las FF.AA. por esta sui generis figura penal. Veremos si algún tribunal del mundo va a procesar a los comandos navales norteamericanos o a Obama por el “secuestro” de Osama bin Laden, pues su cuerpo también fue arrojado al mar y, por tanto, no aparece.

10) Igualdad ante la Ley, articulo 19 Número 2 de la Constitución Política.:

Sólo unos ejemplos:

a) a los subversivos se los favoreció con la amnistía, la prescripción e  indultos presidenciales, además de beneficios económicos varios. La misma figura se les niegas a los uniformados que los  enfrentaron. Se ha escuchado en tribunales el slogan “que paguen por lo que hicieron “, referidos a las FF.AA., pero entonces que paguen todos por igual.
b) Durante los cuatro gobiernos de la Concertación , entre delincuentes comunes y  subversivos se indultaron 905 personas contra sólo UN uniformado,  diferencia abismante y exagerada .En este aspecto destaca el ex Presidente Aylwin que indultó 257  subversivos “químicamente puros “, muchos de los cuales habían asesinado carabineros.
c) De los 70  presos militares cumpliendo condena, gran cantidad de ellos pueden acceder a beneficios penitenciarios que se otorgan a través del Ministerio de Justicia. Solamente se concedió una salida de fin de semana a principios de este año y los demás han sido todos rechazados  por el SEREMI de Justicia de la Región Metropolitana, a pesar de que venían concedidos por Gendarmería y la Comisión de Jueces.

UN SHERIFF QUE NOS HACE FALTA

 

Joe Arpaio es el sheriff  del Condado de Maricopa, en Arizona, y sigue siendo reelecto período tras período, como ocurrió hace poco.

He aquí las razones:

El sheriff Arpaio creó un campamento de carpas carcelario para evitar que Arizona gastara decenas de millones de dólares en la construcción de otro complejo carcelario.

Ha bajado el costo de la ración alimenticia a 30 centavos de dóares y les cobra a los presos por su comida.

Ha prohibido fumar y mirar revistas pornográficas en las cárceles, ha retirado los aparatos de entrenamiento y levantamiento de pesas y ha cortado todo espectáculo cinematográfico, exceptuando películas clase ‘G’. Dice: ‘están en la cárcel para pagar una deuda con la sociedad, no para desarrollar músculos para asaltar gente inocente cuando dejen la prisión’.

Inició cuadrillas encadenadas para que los internos realicen trabajos en proyectos del condado y de la ciudad, ahorrándole dinero al contribuyente. .

 

Cortó la televisión por cable hasta que se enteró que una orden de la Corte Federal exigía proveer con televisión por cable a las cárceles. Volvió a conectar la televisión por cable, pero sólo permite el canal Disney y el canal meteorológico.  Cuando le preguntaron porqué conectaba el canal meteorológico, dijo: ‘así estos turros sabrán como será el tiempo cuando trabajen en mis cuadrillas encadenadas’.

 

Cortó el café porque tiene cero valor nutritivo y es, por eso, un derroche del dinero de los contribuyentes. Cuando los internos protestaron, les dijo: ‘esto no es el Ritz Carlton. Si no les gusta, no vuelvan’.

 

Las temperaturas en Phoenix son más altas que de costumbre (43º C, un nuevo récord alcanzado el 2 de junio de 2011). Associated Press escribió que aproximadamente 2.000 internos alojados en un campamento de carpas rodeado por alambrados de púa fueron autorizados a despojarse de sus ropas y quedar vestidos únicamente con sus calzoncillos color rosa aportados por el Gobierno.  Se escuchó comentar a los internos vestidos con calzoncillos rosados en las carpas, donde las temperaturas llegaron a 53º C, que  ‘esto es el infierno, estamos adentro de un horno’.

 

Joe Arpaio, que obliga a sus presos a vestir de rosado y comer sándwiches de mortadela, no es condescendiente en absoluto: ‘los criminales deberían ser castigados por sus crímenes, no vivir a todo lujo hasta que les llegue la libertad condicional, sólo para que salgan a cometer más crímenes y volver para vivir a costas del contribuyente y disfrutar de cosas que los mismos contribuyentes no pueden disfrutar para sí’.

 

Les dijo a los internos que se quejaban por las temperaturas en las carpas: ‘tenemos entre 48º C en Afganistán; nuestros soldados allí también viven en carpas, caminan todo el día bajo el sol cargados con sus pertrechos de guerra, encima les disparan y ellos no han cometido ningún crimen”

 

¡Adelante, Sheriff! Si todas las prisiones fuesen como las suyas habría muchos menos crímenes y no estaríamos en la situación actual de emergencia carcelaria por falta de espacio.

 

LA PAPA JULIO

PRIMERA EXPERIENCIA


No salió color de rosa el primer crucero de instrucción del buque escuela Esmeralda con tripulación de varones y mujeres.

A poco de desplazarse por el Pacífico hacia el norte, una guardiamarina debió ser desembarcada y retornada a Valparaíso, luego de confesar a la jefatura a bordo que no podía realizar ejercicios muy exigentes por hallarse embarazada…

EL “MAGO” EN TODAS


Muy bullado fue el escándalo farandulero protagonizado por Angie Alvarado, la hija de la “Geisha” Anita Alvarado,  y el “Mago” Jorge Valdivia, quien a juicio de los “reporteros” del rubro tuvo una conducta poco decorosa con ella vía skype.

Sin embargo, ningún acucioso investigador de la farándula criolla ha querido contar que uno de los causantes –entre varios otros- de la ruptura de Belén Hidalgo y el “Negro” Piñera fue ni más ni menos que el “Mago”.

SUEGRO Y NUERA

Agustín Edwards Eastman es el presidente de la Federación de Criadores de Caballos Chilenos y entre el 2010 y el 2012, titular de la Federación Internacional de Criadores de Caballos Criollos (FICCC).

La presidencia de este ente internacional  -que agrupa a los ”caballistas” de Sudamérica- le fue concedido en virtud de que Chile será la sede de la Exposición FICCC el próximo año.

La FICCC aspira y presiona a Chile para que a la denominación de  “caballo chileno”  -cuya sangre se preserva desde la llegada de los conquistadores-  le agregue el calificativo de “criollo”. Incluso, si no lo hace lo tiene amenazado de expulsarlo del organismo y, por ende, quedarse sin la ExpoFICCC 2012.

Una de las grandes impulsoras de que no se debe cambiar el nombre de “caballo chileno” y agregar el “criollo” es Therese Mathews…nada menos que la nuera de Agustín Edwards.

BIEN…PERO MAL

Contentos pero no tanto se hallan los ejecutivos de canal 13 de TV con sus niveles de rating. Si bien del cuarto lugar en la guerra de los matinales pasó a disputarle palmo a palmo el n°1 a TVN, la estación de Andrónico Luksic se posicionó como la de más alta sintonía en el segmento C, muy lejos del ABC 1 con que soñó.

Los expertos dicen que cuando los teleespectadores se van –en este caso los ABC 1- es muy difícil recuperarlos.

ALUMNOS MENOS

Las universidades privadas que se sumaron a las tradicionales en el proceso de la PSU no han sacado cuentas muy alegres, pero cualquier sacrifico es válido  por subir de status.

De acuerdo al promedio de alumnos que las privadas reciben cada año, luego de adherirse a la PSU las universidades que lo hicieron perderán aproximadamente un 10% en sus niveles de ingreso.

APROBAR O NO APROBAR

Hay que recordar que las protestas de los universitarios partieron a raíz del apoyo a los alumnos en huelga  de la Central que se oponen a que el establecimiento cambie de dueño, luego del aporte de capital del Grupo Norte Sur, integrado por inversionistas pro DC.

Los nuevos Estatutos para que los flamantes dueños asuman el control ya están listos y sólo falta la aprobación del Ministerio de Educación. Si da el vamos, será un estímulo  a la revuelta universitaria y si no lo hace, todo volverá a fojas cero y tendrán que hacerse cargo los antiguos dueños…devolviendo los millones que ya recibieron.

 

 

 

HUMOR JULIO

Arte Revolucionario

 

DE ABOGADOS

Dos trabajadores estaban caminando por el costado de la ruta, volviendo de una fábrica donde habían laborado duro el día entero, cuando un abogado, que venía a toda velocidad en su auto  los atropelló.

Uno de ellos atravesó el parabrisas y cayó dentro del coche del abogado y el otro voló bien lejos, a unos diez metros del lugar del accidente.

Tres meses después, ellos salieron del hospital y, para sorpresa general, inmediatamente fueron a la cárcel. Uno por invasión de propiedad privada y el otro por huir del lugar del accidente.

 

—————————————————————————————————

Un alumno de Derecho al  presentarse a un examen oral.

 

– ¿Qué es un fraude?

 

– Es lo que el señor profesor está haciendo- responde el alumno.

 

El profesor queda indignado.

 

– ¡Lo que faltaba! ¡Explíquese!

 

Entonces el alumno dice:

 

-Según el  Código Penal, ‘comete fraude todo aquél que se aprovecha de la ignorancia del otro para perjudicarlo’.

 

—————————————————————————————-

Una persona en busca de ayuda llega al estudio del abogado más caro de la ciudad, y al entrar le dice:

 

-Sé que usted es un abogado muy caro, pero por $1.000.- ¿puedo hacerle dos preguntas?

 

El abogado responde:

 

-Claro, ¿cuál es la segunda?

——————————————————————————————————–

¿Cuáles son las 3 frases más utilizadas por un abogado?

 

1- ¿Tiene usted dinero?

 

2- ¿Puede conseguir más?

 

3- ¿Tiene algo que pueda vender?

—————————————————————————————————

-¿Sabes cuál es la diferencia entre jueces de Primera Instancia y los de Segunda?

 

– Los primeros piensan que son Dios y  ¡los otros están seguros!

 

 

 

LOS IMPUESTOS

Luis, que acaba de morir, está parado frente a las puertas del cielo. San Pedro le dice que no puede entrar así no más al paraíso, ya que vivió toda su vida evadiendo impuestos.

La única manera en la cual Luis puede entrar al paraíso sería si acepta dormir con una mujer espantosa y estúpida durante los próximos cinco años, y, además, disfrutarlo.

Luis decide que es un precio barato por una eternidad en el paraíso.

Entonces, le endosan una mujer increíblemente fea y estúpida, y se retira, fingiendo, además, que es muy feliz.

Luis ve a su amigo Daniel caminando adelante, del brazo de una mujer incluso mucho peor que la suya, por lo cual le pregunta que fue lo que pasó:

-La verdad es que evadí mis impuestos toda la vida, y por si fuera poco estafé al Estado por un montón de plata

Cuando se dan cuenta que los dos están en la misma situación deciden pasarlo juntos, como una manera de disminuir la carga.

Luis y Daniel, con sus especímenes del brazo, siguen caminando, pensando en sus destinos, cuando repentinamente ven a alguien que parece ser un viejo amigo, Alejandro, el rengo, tuerto, y sin un brazo, que viene hacia ellos. Es Alejandro, con una mujer descomunal.

Impactados, Luis y Daniel se acercan al tipo y descubren que, efectivamente, es su amigo Alejandro. Le preguntan cómo hizo para enganchar semejante diosa:

-La verdad es que no tengo idea, pero se imaginarán que no me voy a ir a quejar. Pero hay una sola cosa que no entiendo: cada vez que la busco, esta mujeraza me da la espalda y grita “¿por qué diablos no pagué mis impuestos?”.

 

 

CARAMELOS

La mujer va al médico con los ojos morados:

 

-¿Qué le sucedió, señora?-  preguntó el médico.

 

-Es que cuando mi esposo llega a casa borracho siempre me pega…

 

-Hay una solución para eso- dice el médico-; cómprese muchos

caramelos de leche y cuando su marido entre a la casa borracho, métase

5 caramelos en la boca y comience a masticarlos lenta, pero muy

lentamente.

 

Un mes después la mujer regresa  al consultorio:

 

-Doctor, su recomendación resultó muy efectiva. Cada vez

que mi esposo ha llegado borracho me he comido los caramelos, los he

masticado muy lentamente y nunca más me ha vuelto a golpear…

 

-¡Qué bueno, señora. ¿Ve la conveniencia de mantener la boca cerrada?

 

 

 

 

EL BESO

 

Va por la carretera la caravana de fornidos y bigotudos motociclistas en sus poderosas, enormes y negras Harley-Davidson cuando de pronto ven a una chica a punto de saltar de un puente al río. Se detienen y el líder, particularmente corpulento y de aspecto rudo, desmonta, se dirige a ella y le pregunta:

-¿Qué diablos se supone que estás haciendo?”

– Voy a suicidarme- responde suavemente la delicada muchacha con voz cadenciosa y gesto fatal.

El motociclista piensa unos segundos y finalmente le dice:

-Antes de saltar, ¿por qué no me das un beso?

Ella asiente, se hace a un lado su larga y rizada cabellera y le da un largo y apasionado beso en la boca. Después de esa intensa experiencia, la tribu de motociclistas aplaude, el líder tiene que recuperar el resuello, se alisa la barba y al cabo admite:

 

-Ése fue el mejor beso que me han dado en mi vida. Es un verdadero talento el que se perderá si te suicidas. ¿Por qué quieres matarte?

-Porque a mis padres no les gusta que me vista de mujer.

 

 

 

—————————————————————————————————————————————————————————

 

LA LÓGICA

 

Dos monjas salían del convento para vender biscochos.

 

Una es la Hermana Maria y la otra es la Hermana Luisa.

 

Hermana Luisa: – ¿Ya te diste cuenta que un hombre está siguiéndonos

hace como media hora?

 

Hermana Maria: – Si, ¿Que será lo que el quiere?

 

Hermana Luisa: – Es lógico: quiere violarnos.

 

Hermana Maria: – ¿Y ahora, que debemos hacer? El nos alcanzará en un minuto.

 

Hermana Luisa: – La única cosa lógica que nos resta hacer es separarnos.

Tú vas para aquel lado y yo voy por aquel otro. El no podrá seguirnos a

las dos al mismo tiempo.

 

Entonces, el hombre decidió seguir a la Hermana Luisa…

 

La Hermana María llegó al convento preocupada con lo que podría haberle sucedido a la Hermana Luisa.

 

Pasado un buen tiempo, llega la Hermana Luisa.

Hermana Maria: – Hermana Luisa.  Gracias a Dios que llegó. Cuéntame lo que sucedió.

 

Hermana Luisa: – Sucedió lo lógico. El hombre no podía seguirnos a las

dos, entonces el opto por seguirme. Lo lógico, yo comencé a correr lo mas rápido que pude y el corrió lo mas rápido que el podía también…

 

Hermana Maria: – ¿Y entonces?….

 

Hermana Luisa: – Nuevamente sucedió lo lógico: el me alcanzó.

 

Hermana Maria: – ¡Oh, Dios mío!  ¿Y tú que hiciste?

 

Hermana Luisa: – Hice lo lógico, me levanté el hábito.

 

Hermana Maria: – ¡Oh, Hermana Luisa!  ¿Y que hizo el hombre?

 

Hermana Luisa: – El, también hizo lo lógico, se bajó sus pantalones.

 

Hermana Maria: – ¡Oh, no! ¿Y que sucedió después?

 

Hermana Luisa: – ¿No es obvio, Hermana Maria? Una monja con el hábito levantado consigue correr mucho más rápido que un hombre con los pantalones abajo…

 

 

MIS CALZONES

 

Le dice el doctor a la paciente:

 

– Bien, señora, vístase por favor.

 

Al minuto ella le dice:

 

– Doctor, ¿y mis calzones? ¡No están! Si no aparecen llamo a mi abogado.

 

– Señora -dice el doctor- yo no toqué sus calzones, pero ¡tampoco es para

que llame a su abogado!

 

– Pues lo voy a llamar: aló, licenciado, ¿no habré dejado  por ahí mis calzones?